El 'negro' historial del abogado Ponce Rojas

Está involucrado en casos polémicos desde los 80, como el crimen del industrial Guindi Azquenazi y el del periodista Manuel Buendía.
Federico Ponce Rojas, presidente del consejo y director general en Megatelmx.
Federico Ponce Rojas, presidente del consejo y director general en Megatelmx. (Jorge Carballo/Archivo)

México

El escándalo de espionaje y fraude por 15 millones de dólares descubierto en Banamex y denunciado por la Procuraduría Fiscal de la Federación vincula como principal sospechoso a Federico Ponce Rojas, personaje con un polémico pasado como servidor público y que se venía desempeñando en la institución crediticia en diferentes cargos.

En los 90, Ponce Rojas fue funcionario de la Procuraduría General de la República (PGR), cuando Ignacio Morales Lechuga estuvo al frente de la institución; se sabe que fue relevado del cargo porque filtró información que implicaba a militares en la muerte de agentes de la Policía Judicial Federal, quienes fueron "confundidos" con narcotraficantes en Llano de Las Víboras, Veracruz.

De 1992 hasta enero del presente año Ponce Rojas trabajó para Banamex: primero, como abogado de la presidencia de esa institución, cargo que desempeñó por nueve años ocho meses; después, fue abogado de la presidencia Banamex-Citi por 12 años dos meses y, finalmente, se desempeñó como consultor jurídico especializado por nueve meses, según se detalla en su perfil de LinkedIn.

También impartió cursos de actualización al personal del banco, así como en temas de lavado de dinero y código de ética.

La semana pasada, el procurador fiscal de la Federación, Javier
Laynez, informó que la PGR atraería la investigación del presunto fraude por 15 millones de dólares descubierto al interior de una subsidiaria de Banamex.

El delito se cometió en la Unidad de Servicios Especiales de la presidencia, que otorgaba seguridad a directivos del banco; se detectó que se interceptaron llamadas telefónicas y se vendían servicios de seguridad a personas con recursos de Banamex.

Laynez señaló que el pasado 2 de octubre las autoridades financieras fueron informadas por Banamex respecto de la auditoría que Citigroup realizó a una de las subsidiarias del banco y en la que se detectó la posible comisión de ciertos ilícitos. "Se habla de fraude y uso de información relacionada con telecomunicaciones interceptadas", dijo.

En cumplimiento de la ley, agregó Laynez, de forma coordinada con Banxico, la Secretaría de Hacienda y la CNBV, informaron los hechos el 6 y 7 de octubre al Ministerio Público de la Federación.

Citi explicó que una investigación externa había dejado al descubierto un fraude de 15 millones de dólares en la firma que presta servicios de seguridad a Banamex.

El presidente de la CNBV, Jaime González Aguadé, aclaró que dicha subsidiaria no presta servicios financieros al público en general.

Actualmente, según su perfil, Ponce Rojas es presidente del consejo y director general en Megatelmx, "empresa internacional de telecomunicaciones comprometida con la prestación de comunicaciones accesibles a través del despliegue de la red wifi".

Escándalos

A finales de los 80, en la Ciudad de México se registró el crimen del industrial Simón Guindi Azquenazi; los involucrados en ese caso fueron la esposa e hijo de la víctima.

Luego de las investigaciones, se comprobó el montaje de un asalto a su casa, en las Lomas de Chapultepec, por lo que se consignó a los principales sospechosos. El asunto lo manejó Ponce Rojas, quien en ese entonces era delegado de la procuraduría en la Miguel Hidalgo.

Como parte de las diligencias, se localizó un revólver debajo del asiento del coche del hijo de Guindi; la pistola fue a parar al depósito de objetos del delito de la agencia del MP que estaba bajo su tutela, pero el arma desapareció, por lo que el juez se vio impedido a procesar a los sospechosos.

Otro escándalo ocurrió meses después, cuando Ponce Rojas ya era director general de Averiguaciones Previas de la procuraduría del DF. Un procesado, integrante de la banda de Los Rolex, que asaltaba automovilistas en la vía pública y los despojaba de sus valiosos relojes en las Lomas de Chapultepec, declaró que uno de los objetos robados apareció en la muñeca de Ponce Rojas durante una conferencia de prensa y cuyas fotos fueron publicadas en varios medios.

Otro caso sonado fue el relacionado con Antonio Zorrilla Pérez y Rafael Moro Ávila, ex director y agente, respectivamente, de la Dirección Federal de Seguridad. A ambos se les culpó del homicidio del periodista Manuel Buendía, ocurrido en 1984.

Parte de las investigaciones estuvieron a cargo de Ponce Rojas; una ex novia de Moro Ávila, la artista Jacaranda Alfaro, fue llamada a declarar sobre el asunto; un periódico de circulación nacional publicó una presunta relación sentimental entre Jacaranda y Ponce Rojas.

También se sabe que Ponce Rojas se vio involucrado en la publicación que hizo el New York Times, acerca de la participación de elementos del Ejército en la protección de un cargamento de cocaína, en Llano de Las Víboras, municipio de Tlalixcoyan, Veracruz, el 7 de noviembre de 1991.

Los elementos del Ejército sostuvieron un enfrentamiento con agentes de la PJF, supuestamente al confundirlos con narcos, luego de que una avioneta aterrizara seguida de otra de la PGR en Llano de Las Víboras.

En el lugar murieron siete agentes de la Judicial Federal, pese a que éstos se identificaron. El hecho cobró trascendencia internacional.

Autoridades de la época revelaron que Ponce Rojas filtró la información, que generó un conflicto de imagen para el Ejército; eso le costó el puesto, pero llegó a Banamex, donde su medio hermano, Juan Miguel Ponce Edmonson, ex director de Interpol, presuntamente operó situaciones de espionaje y cobranzas a través de presiones a deudores.