Camacho Solís, el político de las negociaciones

Los acuerdos con los damnificados del sismo de 1985, los diálogos de paz en Chiapas, los cambios en el IFE en 1994 y hasta la unidad de las izquierdas en 2012 son atribuibles al político mexicano.
Momentos políticos en los que Manuel Camacho Solís participó.
Momentos políticos en los que Manuel Camacho Solís participó. (Especial)

Ciudad de México

Manuel Camacho Solís tenía una vocación por las negociaciones, las alianzas y la formación con miras a transformar el sistema político.

Ignacio Marván, director de la división de estudios políticos del CIDE y ex colaborador de Camacho Solís desde la academia y en todos sus cargos políticos, recuerda momentos clave de la carrera del que fue su jefe y amigo. En cada de uno de esos momentos, dice Marván, estaba de por medio la transformación de la política mexicana.

"En cualquier tipo de conflicto, veía la posibilidad de negociación y de salida. Buscar salidas que replantearan y reformaran elementos clave del sistema político mexicano", dice.

El sismo de 1985

La primera gran negociación de Camacho Solís fue con los damnificados del sismo de 1985 en la Ciudad de México. Marván estuvo con él.

Camacho Solís era entonces secretario de desarrollo Urbano y Ecología. En la etapa de reconstrucción de la ciudad y atención a las familias perjudicadas por el sismo que sacudió la capital decidió integrar a la negociación a grupos ajenos al PRI. No eran tiempos democráticos. El PRI tenía 56 años en el poder y Camacho sentó a la mesa a otros, un pluripartidismo que no existía en el país.

"El primer momento, muy significativo, fue lo del sismo del 85 y el proceso de negociación con los damnificados donde realmente su misión y capacidad de interlocución lo ayudó a resolver ese problema en el que estaba atorado, pero se abrió la negociación a otro tipo de grupos que no fueran del PRI. Eso fue de los momentos de cambio claves del sistema político mexicano", recuerda Marván.

La reforma política de 1992-1993

En un entorno de absoluta crisis de legitimidad del gobierno que encabezaba en la Ciudad de México, Camacho Solís ordenó a Marván coordinar el proyecto de reforma política para el Distrito Federal.

Había llegado al gobierno de la Ciudad con la ciudadanía en su contra. Quien lo nombró, Carlos Salinas, había perdido en el Distrito Federal en la elección presidencial de 1988. Cuauhtémoc Cárdenas había obtenido la mayoría de los votos en la capital del país, lo que ponía en crisis al regente.

Por eso impulsó cambios para que la ciudad tuviera un gobierno independiente al gobierno federal. El regente impuesto por el presidente volvía la capital un espacio de la democracia.

"Me encargó la coordinación de ese proyecto. Ese también es un momento muy significativo para el sistema político mexicano, porque Salinas perdió la elección del Distrito Federal de manera significativa. Camacho entró a gobernar la ciudad con el 27 por ciento de los votos, cuando Cuauhtémoc Cárdenas había conseguido entre 48 y 49 por ciento. Esa crisis de legitimidad del gobierno de la ciudad provocó el replanteamiento de una reforma, que fue la base de la creación de un gobierno propio y representativo del Distrito Federal", cuenta Marván.

Los diálogos de Chiapas

Para el conflicto de Chiapas y el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, Marván recuerda que participaron en la propuesta de una salida política democrática.

Camacho Solís fue nombrado coordinador para el Diálogo y la Reconciliación de Chiapas.

En una entrevista con MILENIO en 2013 dijo que fue a buscar paz, mediante un trabajo político fuerte, en el que no sólo se trataba de conocer a los zapatistas, sino que "había que conseguir el respaldo nacional".

El 14 de febrero de 1994 fue a un encuentro con el subcomandante Marcos. Aunque Camacho admitió que "era casi imposible hablar con Marcos", el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el gobierno mexicano, empezaron con negociaciones y diálogos.

Su primer logro fue la liberación del general Castellanos (a quien los zapatistas tenían secuestrado). Después, comenzaron los Diálogos en San Cristóbal, tras los cuales se le reconoció por la labor que había desempeñado y a punto de lograr la paz asesinaron a Luis Donaldo Colosio, lo que concluyó con su misión en Chiapas.

Autonomía del IFE

Marván dice que Camacho Solís fue clave para lograr un acuerdo a través del cual los partidos políticos, sobre todo el PRI, dejaran de tener injerencia en las decisiones del Consejo General del recién creado Instituto Federal Electoral, porque los partidos dejaron de tener voto en el consejo.

"En una cosa que es muy importante donde Manuel fue clave es el acuerdo por la paz y la democracia a partir de enero de 1994. Es ahí donde se plantea y consigue la autonomía del entonces IFE, porque lo que se negocia entre Cuauhtémoc Cárdenas, Diego Fernández de Cevallos y Luis Donaldo Colosio es quitarle el voto a los partidos dentro del Consejo General del IFE", cuenta Marván.

Recuerda que antes de eso el IFE tenía "claramente un predominio del PRI", por lo que esa negociación representó "el gran quiebre que hace posible la elección de 1994".

"Esto modifica las instituciones políticas y electorales en México y esta negociación fue conducida por el licenciado Manuel Camacho", dice.

Fox-Cárdenas y la candidatura de AMLO

Sin éxito, encabezó las negociaciones para intentar una alianza entre Vicente Fox y Cuauhtémoc Cárdenas en 1999.

"Participamos e intentamos la formación del Partido del Centro Democrático, no muy exitoso, pero lo más relevante del papel de Manuel en ese momento fue el intento de alianza entre Cuauhtémoc Cárdenas y Vicente Fox, en donde le tocó armar el grupo para tratar de negociar entre los dos equipos la posibilidad de una candidatura común que no cuajó. Camacho estuvo en el centro de esa alianza", recuerda.

Marván cuenta que Camacho Solís jugó un papel clave en 2012 en la articulación de un frente común de las izquierdas para impulsar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

La negociación en la que no pudo participar

Para Marván resulta una gran paradoja y una muy triste casualidad que Camacho se empezara a enfermar entre septiembre y octubre del año pasado, "cuando el sistema político mexicano entra en la más grave crisis que ha vivido y de la cual no sale todavía".

Considera que en su trayectoria académica en El Colegio de México, luego política en el PRI, PCD y PRD, Camacho logró transformar este sistema y darle viabilidad, pero en el momento en el que entró en una crisis muy grave como la que estamos viviendo actualmente él estuvo enfermo, por lo que su muerte, dice, "es una gran pérdida para México, la democracia y para los que creemos que este sistema político puede mejorar".