Por prueba de trenes no hubo mantenimiento 4 meses a L12

El vocero del consorcio ICA-Carso-Alston, Gabriel Ibarra, afirmó que una vez que detectaron la incompatibilidad entre los trenes y las vías se hizo saber, pero nunca tuvieron respuesta.
Debido a fallas, once estaciones de la Línea 12 fueron cerradas.
Debido a fallas, 11 de un total de 20 estaciones de la Línea 12 fueron cerradas. (Cuartoscuro /Archivo)

Ciudad de México

Debido a la prueba de trenes para la Línea 12, el STC Metro no permitió durante cuatro meses el mantenimiento "urgente" que necesitaban las vías, informó Gabriel Ibarra, vocero del consorcio ICA-Carso-Alston.

En entrevista con Carlos Zúñiga, para Más Milenio, explicó que durante ese lapso el STC Metro estuvo recibiendo nuevos trenes que debían someterse a pruebas, las cuales se realizaban en la noche, por lo que "se limitó fuertemente el tiempo para que el consorcio tuviera el acceso para continuar labores de mantenimiento que eran urgentes en ese momento".

Consideró que debió buscarse otra solución al problema y no el cierre temporal en la Línea 12, ya que aseguró que los daños en las vías eran "resolubles en términos de dar un esmerilado, un reperfilado", pero en el caso de los trenes es evidente que hay incompatibilidad, lo que causa daños a ambos.

Gabriel Ibarra afirmó que una vez que entraron en operación la totalidad de los trenes y que se observó el desgaste ondulatorio en la vía debido a la incompatibilidad se informó al Proyecto Metro que "habría que tomar cartas en el asunto".

Al respecto dijo que nunca obtuvieron una respuesta, "el STC siguió estudiando la problemática y la verdad desconocemos el detalle", pero celebró que hoy se realicen reuniones de trabajo tanto con autoridades del Metro como con el fabricante de los trenes, a las que sumarán expertos para tratar de resolver la problemática.

Cuestionado sobre de quién es la responsabilidad de que se hayan omitido los detalles y que el problema haya aumentado hasta llevar a la suspensión en 11 de las 20 estaciones de la Línea Dorada, el vocero del consorcio ICA-Carso-Alston resaltó la experiencia de éste, pues señaló que es responsable de la construcción de 230 kilómetros de la red del Metro del Distrito Federal.

Dijo que el proyecto de la L12 fue muy complejo y estaba compuesto de diversas interfaces técnicas que habrían que resolver, pero consideró que quedaron temas inconclusos al señalar que supieron de las características de los trenes hasta marzo de 2012, tres meses antes de que éstos entraran en operación.

"A nosotros no se nos proporcionó información del tren, sino hasta marzo de 2012, tres meses antes de que los trenes entraran en operación, llegaran a México, empezaran a tener pruebas y entonces nos dimos cuenta que el tren era muy distinto a la configuración que hasta entonces conocíamos que es más bien del tipo que tiene la Línea A del Metro", indicó.