El muro también beneficiará a México, dice el republicano

Firma dos órdenes ejecutivas para iniciar la obra, desaparecer las ciudades "santuario" y crear más centros de detención de inmigrantes ilegales; “vamos a sacar a los malos”, advierte.
El mandatario estadunidense se dijo ansioso de entrevistarse con Peña.
El mandatario estadunidense se dijo ansioso de entrevistarse con Peña. (Pablo Martínez/AP)

México

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que con la construcción del muro retomarán el control de la frontera, mejorará la relación bilateral y México también se beneficiará.

“Como lo he dicho, vamos a sacar a los malos, a los criminales, a los traficantes de droga, a los pandilleros, a los líderes de cárteles y ya no van a poder estar en este país. Esto también ayudará a México para disuadir la migración de personas de Centroamérica”, expresó.

Luego de firmar la orden ejecutiva para iniciar este proyecto, Trump aseguró que el aumento de inmigrantes está perjudicando a ambas naciones, por ello “vamos a mejorar la seguridad. Un país sin fronteras no es una nación. Estados Unidos volverá a retomar el control de sus fronteras”.

Reconoció la labor de la Patrulla Fronteriza y los agentes de migración, quienes “estarán muy ocupados haciendo su trabajo porque estamos en una crisis en nuestra frontera sur”. El mandatario también aprobó la desaparición de las ciudades santuario y la creación de centros de detención para inmigrantes ilegales.

Detalló que habrá una colaboración muy estrecha con México, por lo que está ansioso de reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto para abordar temas de seguridad, migración, desmantelamiento de los cárteles y su financiamiento.

“Vamos a salvar muchas vidas a ambos lados de la frontera... Trabajaremos con nuestros amigos mexicanos, enfocándonos en seguridad y desarrollo económico”, señaló en conferencia de prensa en Washington.

Trump refirió que una economía fuerte en México “es algo muy saludable para Estados Unidos” y estas medidas “ayudarán a México a disuadir la migración de centroamericanos, vamos a sacar a los malos, a los criminales. Nuestra relación con México va a mejorar”.

Anunció que contratarán 5 mil elementos más para la Patrulla Fronteriza y se triplicará el número de oficiales del ICE. “Nuestro decreto le pone fin a la política de capturar en la frontera y requiere que otros países vuelvan a recibir a sus criminales, le da poder a los policías de sacar del medio a gente que altera la seguridad”.

Resaltó que la vida de muchos estadunidenses fue afectada por crímenes cometidos por inmigrantes. “Nunca mencionan a las familias de los estadunidenses separados para siempre. Jamás mencionan a esas familias que han tenido víctimas y, como presidente, no tengo más deber que proteger la vida de estos ciudadanos”, finalizó.

Con la firma de la orden ejecutiva, Trump ordenó iniciar en cuestión de “meses” la construcción del muro con México y recrudeció la política hacia los inmigrantes indocumentados, con la promesa de crear más centros de detención.

También aprobó la interrupción de ciertos fondos federales a las ciudades santuario, como Chicago, Nueva York y Los Ángeles, que protegen de la deportación a los indocumentados.

Las ciudades, condados o estados llamados santuario —unos 300 en Estados Unidos— cumplen con las leyes migratorias, pero rechazan cooperar con programas voluntarios que ayuden a identificar, detener y deportar.

Además, Trump ordenó restaurar el controvertido programa Comunidades Seguras, cancelado en 2014, que permite que las autoridades locales compartan con el gobierno federal las huellas digitales de los indocumentados presos con el fin de expulsarlos.

El mandatario puede empezar a construir el muro, ya que una ley de 2000 permite levantar una valla de hasta 700 millas (mil 126 kilómetros, de los que más de mil ya están construidos).

Se espera que emita esta semana otra orden ejecutiva para bloquear temporalmente la entrada a Estados Unidos a aquellos que soliciten asilo y provengan de naciones “propensas al terrorismo”, en las que incluirá a Siria, Libia, Somalia, Irán, Irak y Sudán, entre otros.

Según el diario The New York Times, el decreto detendrá durante 120 días la admisión de refugiados y, cuando se reanude, el límite de personas que podrán obtener asilo se reducirá de 110 mil a 50 mil.

CLAVES

INICIATIVA DEMÓCRATA

Congresistas demócratas afirmaron que el muro afectará la economía y a todo EU, y presentaron un proyecto de ley para proteger a los dreamers.

Advirtieron que en las ciudades que gobiernan “no serán cómplices” del republicano y no harán “el trabajo sucio de destruir familias”.

La iniciativa anunciada busca proteger información personal de jóvenes indocumentados y evitar que sean ubicados para su deportación.