PRI asegura que recuperará municipios panistas

La senadora Ana Lilia Herrera expresó que el PRI ganará en San Nicolás, San Pedro, Santa Catarina y Monterrey.
La senadora Ana Lilia Herrera es la dirigente nacional de Movimiento Territorial, organismo priista.
La senadora Ana Lilia Herrera es la dirigente nacional de Movimiento Territorial, organismo priista. (Roberto Alanís)

Apodaca

En un evento a la manera del antiguo PRI, la dirigente nacional del Movimiento Territorial, la senadora Ana Lilia Herrera, para no desentonar, se remontó al pasado, al pronosticar “carro completo” en las elecciones de 2015.

Al tomarle la protesta al nuevo dirigente del Movimiento Territorial en Nuevo León, Luis Antonio Guajardo, la legisladora aseguró, y pocos se lo creyeron, que en esta entidad su partido recuperará San Nicolás, San Pedro, Santa Catarina, y por supuesto, Monterrey.

Entre los asistentes hubo intercambio de miradas, las menos fueron de satisfacción y agrado, pero las más de asombro e incredulidad, como que ese escenario tan deseado es imposible.

En el evento hubo muchas aristas, en tres ocasiones los asistentes tuvieron que escuchar los nombres de los integrantes del presídium.

Además, tuvieron que soportar a los tamborileros que, con su apoyo ruidoso, opacaban los aplausos, y desde luego, las porras orientadas a sus simpatizantes.

Estuvieron además del dirigente priista Eduardo Bailey y el delegado del Comité Ejecutivo Nacional, Félix González Canto, las senadoras Ivonne Álvarez, Marcela Guerra y Cristina Díaz, quien se incorporó minutos después que se  inició la asamblea.

El ex gobernador Sócrates Rizzo recibió una distinción por ser quien impulsó el Movimiento Territorial en Nuevo León, que creó el desaparecido candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio, cuando dirigió el partido tricolor.

Un poco largo fue el mensaje de Eduardo Bailey, líder del PRI, pero más tiempo ocupó en su discurso el nuevo líder del MT, Luis Antonio Guajardo, quien además tuvo varios errores de dicción.

Estuvieron los alcaldes metropolitanos priistas, algunos de la zona rural, y los antecesores al nuevo líder del MT, Armando Leal Ríos, Margarita Martínez y Héctor Tejeda, a quienes sentaron abajo, pues no hubo lugar para ellos en el presídium.

La asamblea terminó, literalmente, en un circo, al sacar a desfilar a enanitos y personas en zancos, que en lugar de agradar, echaron a perder el acto político.

El PRI se resiste a cambiar, sigue igual que antes, cuando ya son tres los lustros del nuevo siglo.