• Regístrate
Estás leyendo: Morena y PRI se dan con todo en San Lázaro por caso Iguala
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 00:50 Hoy

Morena y PRI se dan con todo en San Lázaro por caso Iguala

Con pancartas, legisladores del PRI y PVEM intercambiaron acusaciones con diputados de Morena y PRD; "Fue el Estado", alegan unos; "¿y Aguirre, cuándo?", replican los otros.

Publicidad
Publicidad

Los diputados federales del bloque PRI-PVEM protagonizaron un ríspido intercambio de acusaciones y señalamientos con los legisladores de Morena y PRD, al debatir el informe de los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la desaparición de 43 normalistas en Iguala, Guerrero, hace casi un año.

Legisladores de Morena irrumpieron incluso en la tribuna y exhibieron cartulinas con las leyendas "Fue el Estado" y "Peña Nieto mentiroso", al tiempo de reivindicar la consigna "vivos se los llevaron, vivos los queremos".

En respuesta inmediata, un grupo de priistas y verdes se acercó hasta el frente del presídium y desplegó sendos cartelones con las frases "¿Y Aguirre, cuándo?" y "Da la cara, AMLO" por encima de un collage de fotografías del gobernador con licencia de Guerrero, Ángel Aguirre, con personajes como Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard.

Desde lo alto de la tribuna, el diputado presidente, Jesús Zambrano, llamaba a la calma e intentaba evitar que de los insultos y empellones, los legisladores pasaran a las manos.

"Les pido serenidad, no dejarse llevar por la pasión. Les pido que no distraigan la atención de la diputada en el uso de la palabra, a todo mundo se escuchó con respeto y civilidad. Les pido que con cordura se expresen y no distraigan, no obstruyan los trabajos de esta plenaria. Es un asunto muy delicado el que estamos abordando", arengó el perredista.

Como oradora en turno, la vicecoordinadora priista, Ivonne Ortega, reclamaba a Zambrano respeto del pleno a su intervención, pero sobre todo reponerle los seis minutos de interrupción.

Aun cuando los coordinadores parlamentarios incluyeron como un debate pactado los posicionamientos de sus bancadas respecto al informe del Grupo Interinstitucional de Expertos Independientes sobre el caso Iguala, los ánimos se encendieron con las primeras intervenciones de las fracciones de izquierda.

La diputada María Candelaria Ochoa, de Movimiento Ciudadano, abrió en su turno la andanada de cuestionamientos y descalificaciones a la "verdad histórica" de la PGR sobre la noche de Iguala y no solo pidió investigar por ello al ex procurador Jesús Murillo, sino llamar a cuentas a la actual titular del Ministerio Público, Arely Gómez.

Pero fue el joven legislador Guillermo Rafael Santiago, de Morena, quien al debutar en tribuna atrapó la atención del pleno y aprovechó cada minuto de su tiempo para evidenciar lo que a su juicio ha sido la "mentira histórica" de Ayotzinapa.

"Sí, es cierto, ya no tenemos a un Gustavo Díaz Ordaz, pero en su lugar tenemos una alianza entre las autoridades de Iguala, policías estatales y federales, fuerzas del Ejército y un cártel del narcotráfico. La realidad ha demostrado que Ayotzinapa es el símbolo manifiesto de que algo muy hondo se rompió en el cuerpo de la nación: después de esos lamentables hechos ya nada es igual, nada puede ser igual", dijo, entre los aplausos generalizados de los representantes de las izquierdas.

La bancada Verde envió entonces al guerrerense Arturo Álvarez Angli a responder en tribuna y su discurso dio justo en la sensibilidad de los diputados del PRD, Morena y Movimiento Ciudadano:

"Nadie en esta plenaria deberá oponerse, por supuesto, a que asista la procuradora general de la República e informe los avances de la investigación, pero también necesitamos exigir que asista Lázaro Mazón, Andrés Manuel López Obrador, Armando Ríos Piter, que hoy está más preocupado por obtener la dirigencia nacional de su partido y no de explicar sus vínculos con José Luis Abarca y con María de los Ángeles Pineda".

Desde sus curules, los legisladores de las izquierdas lanzaban en tanto encendidas arengas y no menos de 20 de ellos alistaban su protesta.

La perredista Cristina Gaytán fijó entonces la posición de su bancada y tras desligar nuevamente a su partido de Abarca, escaló el discurso hasta la exigencia de renuncia inmediata de la procuradora Gómez y juicio político para su antecesor, Murillo Karam.

El turno de la panista María Guadalupe Murguía marcó una pausa en la confrontación del PRI-PVEM con las izquierdas.

La diputada queretana enderezó también una crítica puntual a las inconsistencias de la versión oficial sobre los hechos trágicos de Iguala entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre del año pasado, y al final aterrizó en tribuna el multicitado discurso de la dirigencia nacional de su partido y de su fracción parlamentaria:

"Para Acción Nacional solo hay dos posibilidades: o una probada falta de capacidad de quien llevó a cabo la investigación o lo que sería aún peor, un encubrimiento de los hechos ocurridos, y de ser cierto lo informado por el grupo de especialistas, entonces esto sería algo muy delicado y tiene que haber responsables".

El llamado a la diputada Ortega para fijar el posicionamiento del PRI en la tribuna tuvo también un efecto de alerta entre los legisladores de Morena.

Tan pronto como la yucateca comenzó su intervención, un puñado de representantes de la bancada lopezobradorista se deslizó hacia la tribuna y sacó a relucir sus pancartas, en tanto los gritos de "¡fuera, fuera, fuera!" retumbaban desde los espacios asignados al PRI y al PVEM.

Seis minutos después, Ortega pudo reiniciar su intervención, calculadamente conciliadora, pero sin conceder la admisión de una responsabilidad del gobierno federal por el caso Ayotzinapa.

Así, los de Morena volvieron lentamente a sus curules; priistas y verdes respiraron tranquilos otra vez, y el diputado presidente Zambrano dio paso inmediato al resto del orden del día de la sesión.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.