ENTREVISTA | POR FERNANDO DEL COLLADO

Patricia Mercado Secretaria del Trabajo del DF

"Falta para la jefatura de Gobierno, pero no es mi camino. Nadie me ha pedido cuotas. Me he comprometido con 10 mil empleos para jóvenes. Los vagoneros tendrán trabajo..."

“Soy la misma de siempre, la que quería ser presidenta”

Patricia Mercado.
Patricia Mercado. (Especial)

México

H

a vuelto a la esfera pública. Sin temores. Un largo camino desde la sociedad civil la respalda. Ahora, dice, regresa para construir una política laboral.

¿Es usted Patricia Mercado?

Sí, soy Patricia Mercado.

¿La misma de siempre?

¡La misma de siempre!

¿La misma que quería ser presidenta?

La misma que quería ser presidenta.

¿Y ya cambió de opinión o volverá a intentarlo?

No, cumplí un objetivo muy importante.

Igual dicen que en política nunca hay que darse por muerto…

Nunca, nunca… hay que seguir trabajando siempre.

¿Eso que lo escuche Marcelo?

No se ha ido. Él sigue trabajando en su idea de qué país quiere.

En fin… vaya hueso que agarró.

¡Me encanta ser secretaria de Trabajo y trabajar con Miguel Ángel Mancera!

¿Lo suyo fue compra de pánico o un saldo de enero?

Qué bueno que empezamos el año así. Además fue el 6 de enero, para mí fue un regalo la invitación.

¿Con cuánto la compraron?

Me compraron por mi historia, experiencia, por mi compromiso.

¿Qué le pidió Mancera?

Me pidió: “Patricia, me he comprometido con 10 mil empleos para jóvenes y lo tengo que cumplir”.

¿Y usted qué le pidió?

Nada, yo le dije que seré leal, comprometida...

Algo negoció, ¿no?

No, no.

Patricia, usted no miente…

Mentiras piadosas creo que he hecho en la vida. Pero, en general, no.

¿Desde cuándo se conocen?

Personalmente nos conocimos hace dos meses, más o menos.

¿De quiénes van a recibir órdenes?

Yo de él, directamente.

¿Mancera se manda solo?

Yo creo que sí.

¿Como usted?

Bueno, ahora tengo un jefe que es él.

¿Se despidió de Carlos Navarrete?

Sí, me habló inmediatamente por teléfono.

¿Le garantizó protección?

No, me felicitó y me dijo: “Lo vas a hacer muy bien”.

¿Qué tiradero le dejaron?

No mucho… Hay siete u ocho señalamientos de contraloría que estoy estudiando.

¿Navarrete qué se llevó?

Creo que su entusiasmo por ser un político.

¿Nada?

Nada.

¿Ni para publicidad en revistas?

Bueno, él tendrá que contestar.

¿Llega con el apoyo de Los Chuchos?

Que yo sepa, el jefe de Gobierno es el que me invita.

¿Jesús Zambrano?

No, no he visto a Zambrano, pero seguramente está contento, somos sonorenses.

¿Y entre paisanos no se golpean?

Entre paisanos no nos golpeamos.

¿Igual Manlio Fabio Beltrones es sonorense, no?

Así es, somos sonorenses.

¿Todavía lo ve como presidenciable?

Seguramente es presidenciable, sí.

¿Recuerda cuando Beltrones se metió con Alternativa?

Sí, me acuerdo… no estaban necesariamente conmigo.

¿Querido y respetado?

Muy respetado y como cualquier político tienes adversarios y tienes amigos.

¿Es verdad que oculta más de lo que negocia?

Le toca responder a él.

Bueno, ¿y usted para qué regresa a la cosa pública?

Siempre he estado en la cosa pública; ahora quiero hacerlo dentro de un gobierno. Creo que ahí puedo hacer también mucho.

¿Jefa de Gobierno?

¡No, no, no, no!

¿Quizá les urja alguien con carisma?

No sé. Falta mucho tiempo y habrá muchos que se apunten. Ése no es mi camino.

¿Ve a alguien con carisma en el gabinete capitalino?

Todos están haciendo su trabajo.

Insisto, ¿arrancamos la campaña para la jefatura?

No, no, estoy como secretaria y la más feliz con eso.

¿Senadora?

Falta tanto tiempo, depende de los resultados y depende de lo que quiera el jefe de gobierno. En este momento trabajo con él para la ciudad.

Si quiere no conteste, solo mire a la cámara.

A ver…

Nos habían advertido que tiene ojos muy bellos…

Pues ya se me hicieron medio chiquitos. No es lo mismo 20 años que 56.

¿Ojos como los de un venado?

Pues sí, el venado sonorense.

A propósito, ¿le gusta la caza?

No, no he cazado.

¿Ni por diversión?

Ni por diversión.

¿Y respeta la vida de los animales?

Ahí, sí. Un país donde sus ciudadanos respetan a los animales es un país que vale la pena.

En fin, ¿Mancera le dio libertad de movimiento?

Sí. Me dio instrucciones precisas: “Ahí está el programa, hazlo”.

¿No la habrán llamado para buscar entradas para las campañas que vienen?

No, no.

¿Usted ya fijó alguna cuota para gestionar algún diferendo?

No, no, para nada. Nadie me ha pedido cuotas.

¿Secretaria, pues qué ha aprendido de la política en este país?

Que hay que hacerla con convicciones, con valores. Teniendo claro eso, puedes tomar decisiones. Eso es la política.

Ya, en serio, ¿a poco se trabajará en beneficio de los derechos laborales?

Sí.

¿Y sí los hay?

Sí, claro que hay muchos derechos.

Pero si no dejan ni manifestarse…

Bueno, hay que ponernos de acuerdo en qué tipo de manifestación. Pero a nivel del trabajo está la huelga y están muchas cosas.

¿Hay que regular las marchas, secretaria?

De alguna manera que no implique que la gente deje de manifestarse. Es muy importante que la gente se manifieste en la calle.

¿Hay que suspender el plebiscito?

No… adelante con el plebiscito. Son derechos políticos para la ciudadanía.

¿Hay que privatizar el servicio de salud?

No. La gente tiene que tener acceso a la salud.

¿Hay que seguir aumentando los impuestos capitalinos?

No necesariamente, hay que eficientar lo que se tiene.

¿Hay que legalizar la mariguana?

Absolutamente sí, hay que discutir ese tema y legalizarla.

¿Entonces, en qué está de acuerdo con Mancera?

¡Pues en eso!

¿A poco votó por Mancera?

¡Sí, por supuesto!

¿Y volvería a votar por él?

Sí, claro.

¿Aunque se enoje Ebrard?

Es un asunto entre ellos. No sé por qué está enojado. Ellos tienen una relación, digo, Mancera participó en su gobierno.

¿Y usted cuánto tiempo se dará de gracia?

Pues espero terminar el sexenio con Mancera.

¿Por qué renunciaría?

Nunca estaré dispuesta a algo que vaya contra mis convicciones.

¿Principios en la política de este país?

Sí, hay que tener principios. Es una de las cosas que tenemos que fortalecer, la clase política.

Por cierto, ¿le queda equipo?

Sí, sí tengo equipo.

¿La quieren en la Asamblea?

Voy a ver. Espero que sí, por lo menos que podamos establecer diálogo.

Ya nada más nos falta que nos diga que se volverá perredista.

No, no me volvería perredista para estar en la jugada política. Yo creo que en la ciudadanía.

¿Se ha subido al Metro, secretaria?

Sí, incluso cuando ya Mancera me invitó.

¿Sabe cuánto gasta un trabajador tan solo en transporte?

No sé muy bien. Metrobús 11 pesos, el Metro ahora cinco… gastará unos 10, 15.

¿Y un estudiante?

Igual.

¿Le preocupa?

Claro que me preocupa. Pero está habiendo alternativas con descuentos.

¿Y le preocupa tanto como los llamados vagoneros?

Sí, me preocupan. Los vagoneros tienen que tener alternativas de venta totalmente legítimas.

Por cierto, ¿de ahí cuánto dejarán de percibir solo por corrupción?

No sé, no sé, pero creo ya es una cuestión que se está poniendo en orden.

¿Acabarán con ese mercado ilegal?

Esperemos que sí.

¿Con el director Joel Ortega?

¡Sí, por supuesto!, está en esta perspectiva. Es lo que le ha instruido el jefe de Gobierno…

¿Hay que olvidarnos del New’s Divine?

¡Claro que no, para que no nos vuelva a pasar!

¿Habrá trabajo para los vagoneros?

Vamos a ver si entramos por seguro de desempleo, por el Instituto de Capacitación, para que tengan otros oficios o reubiquen su manera de ofrecer sus productos.

¿Ya escuchó que están amenazando con delinquir?

Pues sí, ese es el tema y no hay que permitirlo.

¿También hay que tratarlos como a los maestros disidentes?

Hay que dialogar. Hay alternativas, no necesitamos por qué amenazarlos.

En fin, ¿a buscar trabajo?

¡A buscar trabajo, exactamente!

¿Incluso para Alberto Begné?

No sé… es otro asunto.

A ver si no lo revive también el jefe…

Bueno, tenemos historias diferentes.

Seamos serios, ¿finalmente para quién va a trabajar?

Para los trabajadores y las trabajadoras informales y para aquellos que buscan trabajo: desde trabajadoras domésticas hasta profesionistas.

¿Y usted para qué regresa?

Regreso para eso, para hacer una política laboral.

¿Qué diría Gilberto Rincón?

Yo creo que ya me hubiera felicitado.

¿Una “ciudad posible”?

Sí, está siendo posible.

¿Con el PRI?

Eso quién sabe, ya la ciudadanía decidirá.

¿Regresará el PRI?

Pues es legítima la pelea.

¿Y no trabajará para ellos?

No, no. Trabajaré para la ciudad, para su gente.

¿Y si se va Mancera al PRI, usted también se iría?

Creo que no se va a ir. Digamos, estamos en las izquierdas. Y ahí me quedaría.