Aureoles pide protocolos contra “desaparición” de militares

Instó a la Sedena y demás instituciones de seguridad a establecer protocolos para el resguardo de militares y policías ante el riesgo de convertirse en víctimas de “levantones”.
Silvano Aureoles, coordinador de los diputados del PRD.
Silvano Aureoles, coordinador de los diputados del PRD. (Especial)

Ciudad de México

El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, instó a la Secretaría de la Defensa Nacional y demás instituciones de seguridad a establecer protocolos para el resguardo de militares y policías ante el riesgo de convertirse en víctimas de “levantones” del crimen organizado.

MILENIO dio a conocer en su edición impresa de este lunes un informe del Ejército Mexicano sobre la “desaparición” de 242 militares entre enero de 2010 y abril de 2014.

De acuerdo con funcionarios de la Defensa Nacional consultados al respecto, los oficiales y elementos de tropa no localizados pudieron ser víctimas de grupos delincuenciales cuando se encontraban en actos de servicio, aunque algunos pudieron haber desertado o fallecido por causas ajenas a sus actividades castrenses.

Al respecto, Aureoles sostuvo que dicho fenómeno evidencia el grado de descomposición social y remarcó por ello la necesidad de fortalecer los protocolos de actuación y resguardo para los propios militares.

“Es un asunto general, un asunto del país, que habla de la capacidad de los grupos delincuenciales para cometer esta terrible práctica de los levantones, desaparecer, secuestrar, y que no solamente afecta a la población civil, sino también a las fuerzas armadas, en este caso la Secretaría de la Defensa Nacional, pero también a otros cuerpos de seguridad, la propia Policía Federal tiene desaparecidos, y no dudo que otras instancias también”.

En entrevista, el también coordinador del PRD en la Cámara de Diputados subrayó que, independientemente de su condición de personal de las fuerzas armadas, la misma preocupación debe generar la desaparición de un elemento del Ejército, la Policía Federal, la Marina o la PGR que un ciudadano común.

“Hay que proteger los derechos de todos y hay que agregar que estos hombres, en su inmensa mayoría, se juegan la vida todos los días para hacerle frente a este terrible problema social que vive el país, que es la violencia, la inseguridad, el secuestro, la extorsión y la desaparición”, dijo.