Obispos piden a migrantes no exponer a sus hijos

En declaración conjunta los obispos de EU, México, Guatemala, El Salvador y Honduras también exhortaron a los gobiernos a dar una respuesta integral al problema de la migración.
Los obispos reiteraron la urgencia de respetar la dignidad humana de los migrantes indocumentados.
Los obispos reiteraron la urgencia de respetar la dignidad humana de los migrantes indocumentados. (Carolina Rivera)

Ciudad de México

En declaración conjunta los obispos de Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador y Honduras exhortaron a los padres de familia a no exponer a sus hijos a emprender el peligroso viaje hacia México y Estados Unidos.

Y a los gobiernos a dar una respuesta integral al problema, creando políticas públicas que den servicios básicos y protección al migrante, examinado las raíces del éxodo migratorio, asignando recursos federales para invertir en los países expulsores a fin de evitar la necesidad de migrar, y promoviendo programas de reunificación familiar para los migrantes.

Los obispos reiteraron la urgencia de respetar la dignidad humana de los migrantes indocumentados; fortalecer las instituciones gubernamentales para que sean auténticamente democráticas, participativas y al servicio del pueblo.

Y “combatir con firmeza la reprobable actividad de los grupos delictivos y del crimen organizado, cuya inhumana acción condenamos enérgicamente; garantizar la seguridad de los ciudadanos; e invertir en Centroamérica”

En este sentido hicieron un llamado a los empresarios, especialmente católicos, a que inviertan y contribuyan a promover la justicia y la equidad.

Porque aseguran esos niños “salieron de sus países empujados por la miseria, la violencia o el deseo de reunirse con sus padres o algunos de sus familiares que ya han migrado, y ahora, luego de enfrentar toda clase de privaciones y peligros, viven una terrible crisis humanitaria. Esta dramática situación nos afecta a todos y ha de comprometernos a globalizar la solidaridad, reconociendo, respetando, promoviendo y defendiendo la vida, dignidad y derechos de toda persona, independientemente de su condición migratoria”