México, a la espera de la política “real” de Trump

Rechaza Ruiz Massieu anticipar un escenario catastrófico.
La funcionaria estuvo en "El asalto a la razón", de MILENIO Televisión.
La funcionaria estuvo en "El asalto a la razón", de MILENIO Televisión. (Martín Salas)

México

El gobierno de México habrá de esperar hasta el próximo 20 de enero para conocer las propuestas reales de política pública del presidente electo, Donald Trump, más allá del momento electoral en el que había asegurado que construiría un muro fronterizo.

En entrevista con Carlos Marín para El asalto a la razón, la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, rechazó anticipar un escenario catastrófico por el triunfo del republicano y aseguró que es un buen momento para abrir un nuevo capítulo en la relación bilateral.

“De ninguna manera (mi visión es catastrófica), ni se acaba el mundo. Nuestras prioridades son las mismas y tendremos toda claridad de ellas y, por el contrario, vemos que hay una oportunidad de replantear, redefinir cómo vamos a profundizar nuestra asociación y de encontrar nuevas maneras para potencializar todo lo que tenemos en conjunto para proteger a nuestros connacionales en EU, empoderarlos y, sobre todo, para anteponer los intereses de México”, puntualizó 

En este sentido, la canciller aseguró que la relación entre ambos países no inicia ni se agota con una elección, por lo que si bien los gobiernos inciden, existen dinámicas y sinergias que trascienden, incluso a cualquier personaje.  

Además de que se mantiene una relación con los partidos demócrata y republicano, que trasciende la coyuntura electoral, y que se traduce en un diálogo cotidiano con sus actores más relevantes, por lo que ninguna persona puede determinar o modificar ésta. 

“Tenemos que verlo como una gran oportunidad para determinar cómo aprovechamos nuestra relación, cómo avanzamos nuestros intereses y cómo vamos a transitar los dos últimos años del presidente Peña Nieto y los primeros años de Trump”, dijo.

Por la mañana, la secretaria de Relaciones Exteriores rechazó que la estrategia para combatir el discurso antimigrante que prevaleció en la contienda haya fallado, por lo que el triunfo del magnate no reinventará la relación entre México y Estados Unidos.

“De ninguna manera (falló la estrategia), ésta siempre se planteó como de largo plazo. Una estrategia que si bien se desarrolló en el contexto de una coyuntura electoral, no estaba encaminada a incidir en el proceso”, aclaró.

En entrevista, la canciller garantizó que durante este periodo de transición, así como con la administración entrante, México mantendrá la agenda que ha venido impulsando con Estados Unidos durante los últimos años, aun cuando reconoció que las prioridades habrán de cambiar.

Por ello, destacó la importancia de esperar a conocer los planteamientos del presidente Trump en términos de políticas públicas sobre distintos temas, en los que se buscará que en todo momento se salvaguarden los derechos de los mexicanos.

Ante este escenario, la canciller afirmó que trabajarán durante el periodo de transición para buscar los espacios de diálogo con el equipo del republicano para identificar las coincidencias entre ambos países, las que, dijo, serán muchas.

Agregó que para el gobierno de México en todo momento fue una posibilidad el que ganara cualquiera de los dos candidatos, por lo que aseveró que desde el principio se contempló el escenario de que triunfara el magnate.

En este sentido, la canciller aseguró que la estrategia para mejorar la imagen de nuestro país en Estados Unidos y empoderar a la comunidad mexicana se mantendrá, ya que recordó que ésta fue una idea a largo plazo.

Por ello, señaló que se mantendrá, a través de la embajada y sus consulados, una labor continua para fortalecer vínculos y diálogo con todos los interlocutores políticos de todos los partidos, así como con la comunidad empresarial.

CLAVES

SOBRE EL MURO

En anteriores ocasiones la canciller criticó la retórica del republicano y calificó de absurda la propuesta de construir un muro fronterizo.

Asimismo, Ruiz Massieu descartó que México pague su eventual construcción, al considerar que es contrario a la visión de integración regional que se tiene en la actualidad.