La justicia cotidiana es larga, costosa y lejana a los ciudadanos: expertos a Peña

Los foros organizados por el CIDE para generar propuestas en materia de justicia cotidiana evidenciaron que en México los procesos son largos, costosos y tienen obstáculos de acceso a la justicia.

Ciudad de México

La justicia cotidiana en México tiene un "escenario profundamente preocupante", dijo el director del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Sergio López Ayllón, porque "carecemos de los medios y condiciones para solucionar conflictos a través de las instituciones".

Al presentar los resultados de los foros en la materia organizados por el CIDE y que encargó el presidente Enrique Peña Nieto como parte de la estrategia para garantizar el Estado de derecho, López Ayllón dijo que la mayoría de estos problemas son del ámbito estatal, por lo que explicó que muchas de las soluciones implican fortalecer las capacidades de los modelos de justicia local.

Dijo que el primer gran obstáculo de la justicia cotidiana "es que las personas desconocen sus derechos y cuando los conocen difícilmente saben cuáles son las vías para reivindicarlos".

De acuerdo con el "resumen ejecutivo de los foros y propuestas en materia de justicia cotidiana", elaborado por el CIDE, "el catálogo de problemas identificados es largo, variado, heterogéneo y complejo".

El documento entregado señala que el estado de la justicia cotidiana en México es poco alentador, los procesos son largos, costosos, poco flexibles, no se adaptan a las circunstancias y la justicia se percibe como lejana para los ciudadanos.

Los foros fueron convocados por el CIDE y 17 instituciones más, después de que el 27 de noviembre el presidente Enrique Peña Nieto pidió a esa institución un documento con propuestas para mejorar el acceso a la justicia cotidiana como parte de las acciones para garantizar el Estado de derecho.

Se detectaron "numerosos obstáculos tanto para el acceso a la justicia como para que el resultado contribuya a solucionar efectivamente los problemas de los ciudadanos".

Se determinó que "la justicia se percibe como lejana, que resulta mayormente incomprensible para los ciudadanos y que tiende a incrementar la desigualdad social".

También se encontró que "en general se tiende a privilegiar la forma procesal sobre la resolución del conflicto y que las personas que enfrentan un conflicto con mucha frecuencia no saben dónde acudir y cómo obtener servicios de asistencia jurídica de calidad y bajo costo".

En los foros se analizaron casos de acceso a la justicia para los trabajadores, para los ciudadanos en general, para las familias, para los emprendedores, para las comunidades, en los tribunales y en las escuelas.

Para generar las propuestas en cada uno de estos casos de acceso a la justicia cotidiana se escucharon testimonios que dieron cuenta de la situación por la que atraviesa el país y sus ciudadanos al tener que resolver un conflicto legal como un despido injustificado, acoso laboral, un divorcio, el registro de una empresa, entre otros.

En la consulta participaron más de 425 expertos en 15 foros realizados en distintas ciudades del país donde se recopilaron 550 testimonios y 600 propuestas.

Ante el panorama evaluado se elaboraron 20 propuestas que fueron presentadas este lunes al presidente Enrique Peña Nieto, las cuales representan posibles soluciones agrupadas en seis categorías:

1.-Información que tienen los ciudadanos cuando enfrentan un conflicto.

2.-Calidad de los conocimientos y condiciones de intervención de los agentes (abogados, jueces, defensores, ministerios públicos, etc.).

3.-Diseño de los procedimientos que suelen privilegiar la forma sobre el fondo y que tratan igual conflictos de naturaleza muy diversa.

4.-Falta de capacidades institucionales y recursos de los sistemas de justicia de las entidades federativas.

5.-Diseño institucional que resiste la renovación y adaptación (en particular en materia de justicia laboral).

6.-Mala calidad de la regulación en todo el país.

El documento del CIDE precisa que además de estas consideraciones se agregó una séptima categoría para considerar de manera especial a ciertos grupos especialmente vulnerables para mejorar o ampliar su acceso a la justicia.

Consulta las 20 propuestas aquí.

En la presentación de los resultados de los foros de justicia cotidiana, Ana Laura Magaloni, profesora investigadora del CIDE, dijo que "como bien señaló el Presidente, la justicia cotidiana es la justicia olvidada".

Magaloni recordó que para la consulta organizada por el CIDE se analizaron casos de justicia que se presentan en la interacción cotidiana con otros y con las autoridades inmediatas, "como la necesidad de una madre soltera para hacer efectivas las obligaciones económicas del padre, la forma en que un empresario puede cobrar una deuda, como una trabajadora doméstica no le pagan lo acordado o no le respetan sus días de descanso.

"Las historias y testimonios de los ciudadanos con respecto a los conflictos cotidianos, es una ruta simple pero novedosa se trata de ponerle rostro", dijo.

Pedro Salazar, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, dijo que "debemos entender a las propuestas como un conjunto armónico y no como iniciativas aisladas para sortear una crisis de injusticia social".

"El reto que encaramos es el de evitar una ruptura o un divorcio entre la sociedad y las instituciones del Estado", dijo.

Consideró que el Estado de derecho "es la condición necesaria para lograr la justicia cotidiana, debe traducirse en una sociedad de derechos".

"Llamémoslos derechos humanos o fundamentales que debemos bajar desde las normas a la realidad y de los discursos a los hechos", dijo.

Agregó que "el principal problema de las reformas estructurales es que no están completas, les falta la pieza fundamental, eso que llamamos justicia cotidiana. Podría desfundarse. Debemos sumar esfuerzos para evitar que este derrumbe suceda, es responsabilidad de todos, de ello depende el futuro de nuestra democracia".

Consulta el informe completo del CIDE aquí.