Parejas gay ya podrán casarse en Jalisco

Por unanimidad, el Pleno de la Suprema Corte invalidó las reformas al Código Civil del Estado que solo reconocían el matrimonio entre un hombre una mujer.
Con más del 50 por ciento de votos, los irlandeses votaron por el sí para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.
La ministra Piña dijo que la Constitución prohíbe la discriminación y las normas de Jalisco son incompatibles con nuestra Carta Magna. (AP)

Ciudad de México

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó las reformas al Código Civil del Estado de Jalisco que solo reconocían el matrimonio entre un hombre una mujer, por lo que a partir de ahora, las personas del mismo sexo que deseen casarse en esa entidad lo podrán hacer sin algún impedimento y sin tramitar algún amparo.

Por unanimidad, el Pleno de la Corte declaró inconstitucional los artículos 258, 260 y 267 del mencionado código, el cual discrimina a los homosexuales para entablar uniones a través del matrimonio.

La ministra Norma Lucía Piña Hernández dijo que si bien las legislaturas estatales gozan de libre configuración para emitir sus normas, a veces es necesario ponerles límites.

Recordó que los homosexuales han sido víctimas de una feroz discriminación, pero no existe razón para excluir a las uniones diversas.

Piña puntualizó que la Constitución prohíbe la discriminación y las normas de Jalisco son incompatibles con nuestra Carta Magna.

El ministro presidente de la Corte, Luis María Aguilar Morales, señaló que en la Constitución no hay una concepción que defina el matrimonio, motivo por el cual no puede afectar derechos humanos.

Mencionó que si nuestra Carta Magna no impone un modelo de matrimonio, el resto de las posturas son irrelevantes.

Aguilar Morales enfatizó que no hay razón alguna para discriminar a los homosexuales y apártalos de los beneficios a que cualquier ciudadano puede acceder.

El ministro José Ramón Cossío Díaz propuso declarar inconstitucional el artículo 260 del Código Civil del Estado de Jalisco porque dijo que discrimina a la personas del mismo sexo que buscan contraer matrimonio, situación que atenta contra la autodeterminación de las personas y contra el derecho al libre desarrollo de la personalidad de cada individuo.

El asunto llegó a la Corte, ya que por primera vez un presidente (Raúl González Pérez) de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) interpuso una acción de inconstitucionalidad en la que impugnó el impedimento a las parejas gay de contraer matrimonio.