Violentos de siempre manchan las marchas

Luego de casi 80 minutos, cuerpos de seguridad lograron replegar a los agresores; el GDF reportó por la noche que en total fueron detenidas 31 personas tras los choques de ayer.

México

Las tres movilizaciones para exigir el regreso con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa que arribaron de manera pacífica al Zócalo capitalino terminaron de forma violenta, por los ataques de encapuchados y anarcos que se enfrentaron con granaderos y policías federales, quienes lograron contenerlos y dispersarlos.

El saldo fue 31 detenidos, entre ellos un chileno y un menor de edad, que están a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) y de diferentes coordinaciones territoriales de la PGJDF.

De acuerdo con cifras oficiales del Gobierno de la Ciudad de México el número de participantes en las marchas fue de 30 mil, aunque los organizadores aseguraron que se unieron cien mil personas.

Por la mañana, antes del arribo a la Ciudad de México de las caravanas del sureste, norte y Guerrero que participaron en la movilización, un grupo de aproximadamente 300 encapuchados que pretendió bloquear las terminales 1 y 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) se enfrentó a los granaderos y causó destrozos; en ese lugar dos policías resultaron heridos por quemaduras.

CONDENAN VIOLENCIA

Por la noche, en entrevista con Joaquín López-Dóriga, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que el gobierno federal no tolerará que grupos ajenos al movimiento de apoyo a los normalistas ataquen a las instituciones y a las fuerzas de seguridad, "por lo que hemos actuado con firmeza y con determinación".

El funcionario dio a conocer un reporte preliminar de 15 detenidos, entre ellos 12 hombres, de los cuales uno es extranjero, y tres son mujeres.

"Llama la atención que una de las personas que actuó con mayor violencia es extranjero (de nacionalidad chilena)", expresó.

Señaló que las autoridades federales cuidarán y respetarán las expresiones de solidaridad con las familias de los normalistas desaparecidos, pero advirtió que evitarán que grupos violentos se mezclen con este tipo de manifestaciones, pues lejos de llevar a soluciones generan más violencia.

"Es inadmisible (la violencia), grupos ajenos a este movimiento, que se caracterizan por su violencia, y no es la primera vez que lo hacen, agredieron y atacaron a las fuerzas de seguridad", señalo Osorio Chong.

A su vez, el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, afirmó que se decidió actuar contra los grupos violentos cuando se detectó que portaban bombas molotov y artefactos con los que podían hacer daño a la ciudadanía.

Subrayó que en coordinación con el gobierno federal se apoyó para resguardar Palacio Nacional con el fin de evitar posibles daños, como ocurrió hace unos días.

Mancera y su gabinete, entre ellos el secretario local de Seguridad Pública, Jesús Rodríguez Almeida, monitoreó el desarrollo de las marchas y giró instrucciones para evitar que fuera afectada la operación del aeropuerto y para detener a los violentos.

MOVILIZACIONES

Después de la fallida toma de las instalaciones del AICM, estudiantes de la preparatoria número 7, de la UNAM, se manifestaron pacíficamente afuera de Televisa Chapultepec.

Junto con ellos se encontraban alumnos del Instituto Politécnico Nacional que "clausuraron" de manera simbólica la entrada principal de la empresa.

Los manifestantes no afectaron la circulación en avenida Chapultepec ni en el entronque con Balderas, y permanecieron por un lapso aproximado de una hora con 50 minutos, retirándose de forma pacifica.

Al mismo tiempo, integrantes del Sindicato de Telefonistas se manifestaron frente al Senado, en un mitin en el que el dirigente Francisco Hernández Juárez acusó que el PRD tiene gran responsabilidad en esta crisis, pues "fue el principal apoyador de (José Luis) Abarca (ex alcalde de Iguala), (a quien) quiso proteger y por eso es el reclamo de Cuauhtémoc Cárdenas y (advirtió que) algo tiene que hacer (el partido) si no quiere tener una catástrofe en las elecciones del año próximo".

CARAVANAS

Las caravanas hacia el Zócalo capitalino partieron de tres puntos: la de Guerrero, del Ángel de la Independencia; la del norte, del Monumento a la Revolución y la del sureste, de la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco. Entre ellos, había maestros de la Ceteg, organizaciones civiles, colectivos de estudiantes, activistas y ejidatarios de Atenco con machetes.

La Secretaría de Seguridad Pública del DF calculó que en este contingente marcharon alrededor de 5 mil personas.

El grupo que partió de Tlatelolco estuvo integrado en su mayoría por estudiantes de diferentes universidades de la capital, como la UNAM, IPN, Universidad Iberoamericana, ENAH, UACM, preparatorias del DF, bachilleres y vocacionales.

En su recorrido, padres y familiares de las víctimas, así como simpatizantes exigieron la entrega con vida de los estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos"; además, colocaron cartelones que simulaban nomenclaturas de calles con las leyendas "Ayotzinapa", "Corrupción" e "Impunidad".

Después de las 16:00 horas, más de una veintena de autobuses arribó al Ángel de la Independencia, en la que los organizadores exigieron a las personas encapuchadas que se descubrieran el rostro durante la marcha.

A las 18:00 horas de la explanada del Monumento a la Revolución y de la Plaza de las Tres Culturas salieron el resto de las caravanas hacia la Plaza de la Constitución.

Después del mitin en el Zócalo, en el que los padres y familiares de los normalistas exigieron el regreso de éstos con vida, encapuchados y anarquistas comenzaron a lanzar bombas molotov, piedras y palos contra Palacio Nacional y después dirigieron su ataque hacia policías, iniciándose el enfrentamiento que duró más de una hora.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos reprobó el carácter violento en que concluyó la marcha porque aseguró que "no es éste el camino del reclamo legítimo para exigir al Estado mexicano la investigación del paradero de los jóvenes normalistas"

Consideró que la marcha tuvo también una expresión pacífica, valiosa y significativa, con gran cantidad de participantes. M

Con información de: Rubén Mosso, Ignacio Alzaga, Daniel Venegas, Liliana Padilla, Alejandro Madrigal, Érika Flores, Eugenia Jiménez, Angélica Mercado, Eduardo Galván, Moisés R. Durán, Édgar Sandoval, César Velázquez, Omar Brito, Stephanie Ochoa, Nadia Venegas y Pedro Domínguez

Enfrentamiento en bulevar puerto aéreo

El Agrupamiento de Granaderos y la Policía Federal lograron someter a encapuchados que causaron destrozos y atacaron a la autoridad en su intento por llegar a las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Los uniformados encapsularon a los jóvenes, quienes entregaron pasamontañas, piedras, palos, navajas, puntas, tijeras, cúters, boxers, petardos, cadenas, cohetones, bombas molotov y mariguana, tras una hora de negociación con observadores de la ONG Marabunta.

Lo anterior se derivó porque los encapuchados y granaderos se enfrentaron en Calzada Ignacio Zaragoza y bulevar Puerto Aéreo, cerca del AICM, cuando el contingente, conformado por activistas, colectivos y estudiantes, bloqueaba carriles laterales en dirección al norte.

Los supuestos estudiantes prendieron fuego a dos patrullas, quemaron llantas, lanzaron cohetones y diversos objetos a la policía; ahí un agente fue alcanzado por una bomba molotov y se pudo detener a dos personas.

Los granaderos siguieron a los agresores y en la calle Aviación Militar, frente a una bodega de la colonia Industrial Aeropuerto, encapsularon a los rijosos, con el apoyo de la Policía Federal. Ahí se capturó a 14 más. (Redacción/México)


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]