“Si hubiera mandado matar a Luis Donaldo Colosio, estaría en el poder”: Manuel Camacho Solís

“No me perdonan tener independencia. Nunca hice negocio ni recibí nada que no fuera legítimo. Salinas es mentiroso, vengativo y trata de sobrevivir. Los priistas van al autoritarismo” comentó ...
Manuel Camacho Solís, senador del PRD
Manuel Camacho Solís, senador del PRD (Especial)

México

Hace 20 años, tres prominentes políticos se batían en duelo como el país mismo. A uno lo mataron, a dos los marcaron las heridas. Los tres sobreviven a la impunidad y el olvido.

¿Padece amnesia, don Manuel?

No.

¿Visiones fantasmagóricas?

Pues de los que las quieren ver.

¿Diría que en pleno uso de sus facultades mentales?

Hasta ahorita.

¿Incluso para la manipulación?

También.

¿Es posible que las personas cambien?

No mucho.

¿Usted ha cambiado?

He aprendido.

“Este Manuel no cambia porque no aprende”, ¿eso es verdad?

He aprendido de la derrota.

¿Eso se lo dijo Colosio?

Se lo dijo a quienes no les tenía confianza.

¿Qué ha aprendido de las traiciones?

Poco, procuro no fijarme en ellas.

¿Qué es lo que no le perdonan?

Tener una independencia personal.

¿Qué es lo que no se perdona?

A veces, decir no.

En fin, ¿lo suficientemente grande para que no lo intimiden?

A veces pueden generar alguna preocupación, pero me sobrepongo.

¿Ni Salinas?

Pasado.

¿Salinas le es irrelevante?

Ya no es importante.

¿Los dos son irrelevantes?

Puede que yo sí.

¿Quién miente con mayor veracidad?

Yo no miento…

¿Salinas?

Sí.

¿Salinas con amnesia?

¡Ya lo dije!

¿Parece que recuerda tan bien como para mantenerse resentido?

Creo que él trata de sobrevivir también.

¿Vengativo?

Eso dicen.

¿Peligroso?

No tanto.

¿Qué podría decir Salinas que lo comprometa a usted?

Puede decir lo que quiera…

¿Que le pagaron en especie del erario, don Camacho?

Eso que dice de Santa Fe y esas cosas... Salinas sabe perfectamente que nunca hice un negocio ni recibí nada que no fuera legítimo.

¿Algo de cola tendrá para que le pisen?

Pues sí, no soy perfecto, pero en las cosas importantes me atrevo a seguir siendo combativo.

¿Nos dirá que usted no miente?

No, no me gusta decir mentiras.

¿Ni al amanecer?

Menos.

¿Ni después de comer sapos?

Hay veces que se tiene uno que callar, pero no es necesario mentir.

Parece que al ex presidente le gusta guardar y aumentar expedientes…

A lo mejor tiene una acumulación grande de expedientes, no sé.

¿Eso es propio de un estadista?

No.

¿Salinas lo fue?

Le faltó.

¿Y tiene cuentas por pagar?

¡Conmigo no!

¿Salinas se llevó la partida secreta?

Él tendría que dar una explicación.

De la Madrid también reveló que a los dos se les filtró el crimen organizado…

Se filtró a muchos, por mucho tiempo.

¿Usted por qué le ofreció protección a su familia?

Estaba siendo atacada y la información que tenía me permitía hacer ese ofrecimiento.

¿Qué peligros corrían?

Los peligros de corrupción de Raúl.

En fin, ¿cuáles son los mayores temores de Salinas?

Que los esfuerzos que hizo no le sean reconocidos.

¿Qué tanto se valora, don Manuel?

Pues me respeto a mí mismo.

¿Cree que los mexicanos lo valoremos?

No importa, estoy tranquilo conmigo mismo.

¿Quizá su mayor valor radique en dejar de guardar cosas?

Mi mayor valor es saber escuchar y respetar los acuerdos a los que llegué.

¿Qué le parece si nos va diciendo quién mató a Colosio?

Lo que tendrían que explicar, quienes hicieron investigaciones, es la lógica de todo lo que se hizo… lo que he visto son materiales parciales.

¿Qué imágenes guarda de hace 20 años?

Fuertes, lo que todos los mexicanos recordamos.

Por cierto, qué difícil la mañana del 28 de noviembre de 1993…

¿Cuando se dio el destape?... Sí, fue un momento difícil.

¿El presidente que no fue?

Eso ya no importa.

“Cuánta razón tuvo el PRI de no hacerlo candidato en el 94”, le acaban de decir…

Bueno, con esa lógica él tampoco hubiera sido presidente.

¿Los egos andan sueltos?

Pues hay que dominarlos.

¿El PRI era Salinas?

No, el PRI es más que Salinas.

¿Hoy Salinas es el PRI?

No hay que exagerar.

Por cierto, ¿cuando cenó con Colosio, ya intuía que lo iban a asesinar?

No.

¿Qué mirada recuerda de él?

De preocupación por la situación, también de afecto.

¿En esa cena empeñaron su palabra?

En esa cena nos hablamos con sinceridad.

¿Se abrazaron?

Sí.

¿Creyó en el compromiso acordado?

Creí que estaba hablando sinceramente.

¿A qué acuerdos llegaron?

A que íbamos a cerrar bien Chiapas y que nos íbamos a aliar para hacer la transición a la democracia.

¿Sospechaba que lo estaban espiando?

Sabía que…

¿Salió de ahí pensando que lo podría manipular después?

No, salí pensando que podía cerrar bien Chiapas.

¿Le ofreció dinero?

No, no se hubiera atrevido.

¿Le garantizó protección?

No la necesitaba.

¿Lo invitó a su gobierno?

Sí.

¿Colosio traicionó a Salinas?

No creo.

¿Cuál fue su error?

Él hizo lo que pudo.

¿Salinas pudo haber ordenado su asesinato?

No lo creo.

¿Hasta dónde debemos guardar las verdades?

Deberíamos darle a la nación esa respuesta.

¿El Estado es asesino?

En algunos casos.

¿El crimen de Estado es el perfecto?

No hay que sacar implicaciones adicionales a la realidad.

¿Quién lo convenció de saludar la candidatura de Colosio aquel 22 de marzo de 1994?

Nadie… mi instinto político.

Casi 24 horas antes del crimen…

Sí.

Apenas el tiempo para deslindarse...

O sea, si yo hubiera tenido otra idea, no hubiera hecho nada.

Por única vez el reloj político le dio su tiempo exacto…

Tomé la decisión correcta.

¿En política nada es coincidencia?

No, es claro que hay coincidencias y hay circunstancias.

Sería el sospechoso número uno, don Manuel…

Pues a los ojos de quien quiera...

¿Usted lo mandó matar?

Si lo hubiera mandado matar, estaría en el poder…

¿Todos lo matamos?

No, lo mataron quienes lo mataron. Éste es un tema penal, judicial…

¿Todos lo seguimos matando?

No, no. No hay que hacer de una tragedia un melodrama.

¿No se habrá suicidado?

¡Desde luego que no!

A propósito, ¿a usted lo interrogaron?

Claro que sí.

¿Qué les faltó por preguntarle?

Me interrogaron y me echaron al régimen varios años encima, con todo.

¿Qué le faltó a usted por decir?

Dije lo que me preguntaron.

¿Ha ido a ver a Mario Aburto?

No.

¿Ni por curiosidad?

No.

¿Qué le preguntaría?

No tengo nada qué preguntarle.

¿Ha hablado con Córdoba Montoya?

Sí.

¿Dónde está?

No sé, lo he visto dos, tres veces.

¿Él sabe más cosas de lo que calla?

No sé. No conozco tanto a Córdoba.

Insisto, ¿quién mató a Colosio?

Ahí está la explicación del crimen, de la parte política habría que hablar en serio.

¿Se siente atrapado en ese pasado?

Para nada.

¿Cuándo supo que ese crimen jamás se resolvería?

Nunca supe qué iba a pasar porque no supe por qué pasó.

¿Se ha puesto a pensar que de haber sido elegido a usted lo hubieran matado?

Eso sí lo he pensado.

¿Y?

Estoy vivo…

¿Corrían los mismos peligros?

Quizá en algún momento, sí.

¿Iban por él?

No sé.

¿Qué intereses dañó?

No sé, no sé cuáles dañó.

Bueno, no nos diga quién, sino ¿por qué lo hicieron?

No sé… no sé. Sé que le causaron un gran daño a México.

¿Se ha sentido culpable por esa muerte?

No.

¿Ha hablado con los hijos de Colosio?

No.

¿Algo qué advertirles ahora?

Nada.

¿De quién les diría que se cuiden?

No me atrevería a decir una cosa así a nadie.

Tiene a Colosio frente a sí… ¿qué le faltó por decir?

Lo recuerdo con afecto. Finalmente trabajamos juntos.

¿Qué tanto conoció Colosio a Salinas?

Lo conoció muy bien.

¿Qué tanto conoció usted a Colosio?

Lo conocí muy bien.

Parece que el que acabó conociéndolos mejor fue Zedillo, ¿no?

Los conoció a los dos muy bien.

¿Zedillo jugó mejor?

Fueron circunstancias. No, no, no fue cálculo.

¿Ganó?

Fue presidente.

¿Le ganó incluso a Salinas?

Fue presidente.

Es la guerra interna que viene, ¿no?

Es lo que pasó entonces y hoy vivimos otra circunstancia.

¿Usted se uniría a Zedillo?

Puedo hablar con Zedillo.

¿Hacia dónde van los priistas?

Hacia un autoritarismo competitivo.

¿Tendrá Peña temple para no caer en la represión?

Espero que tenga cálculo.

¿Cómo ve a Videgaray?

Un técnico competente.

¿Y a Osorio?

Un jefe de Gobernación dedicado.

¿Le recuerda al 94?

No.

En tanto, Beltrones al acecho…

Beltrones cuida su espacio.