Los magistrados del Tribunal Electoral, los mejor pagados

Reciben incremento presupuestal de 17% y salarial del 522 mil 538 pesos. Atenderán las impugnaciones de las cuatro elecciones de 2017 y de la presidencial de 2018.
Los nuevos integrantes de la sala superior.
Los nuevos integrantes de la sala superior. (Especial)

México

La nueva integración de la sala superior del Tribunal Electoral, encabezados por Janine Otálora Malassis, recibirán un incremento presupuestal de 17 por ciento, así como otro salarial de 522 mil 538 pesos.

Los nuevos magistrados que resolverán las impugnaciones que se presenten por las cuatro elecciones del próximo año, también tendrán que enfrentar a la elección presidencial de 2018, procesos que anticiparon sus antecesores.

En ese sentido, los siete magistrados de la sala superior se colocan, junto con los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), como los servidores públicos mejores pagados, incluso por el encima del presidente Enrique Peña Nieto.

Los magistrados también reciben una legado de amplios gastos para las comisiones en el extranjero, que sus antecesores utilizaron durante la década que permanecieron en el órgano jurisdiccional; solo por el concepto de boletos de avión sumó 5.1 millones de pesos durante los últimos dos años.

Contarán, en promedio, con un grupo de trabajo de 40 personas para poder atender las denuncias que se presenten y para las cuales, durante el último año, los magistrados destinaron más de 80 por ciento del total de la nómina asignada a todos los trabajadores con los que cuenta el órgano jurisdiccional.

De acuerdo con datos de tribunal, durante todo 2016 la ponencia del ex presidente José Alejandro Luna Ramos representó un gasto de 24.1 millones de pesos solo en salarios, a pesar de que dejó su puesto desde hace más de un año.

En tanto que la ponencia que integró el magistrado Pedro Esteban Penagos, con 38 plazas ocupadas, tuvo un costo anual de aproximadamente 38.3 millones de pesos.

Mientras, la más económica corresponde a la del magistrado Flavio Galván Rivera, con alrededor de 26.4 millones de pesos anuales.

No obstante esos gastos, el Tribunal Electoral solicitó un aumento en su presupuesto de 17.6 por ciento para el año siguiente, al considerar que se incrementará el número de impugnaciones en torno a las que recibieron este año con la celebración de 16 procesos locales.

Durante 2017 los magistrados Otálora Malassis, Mónica Soto Fregoso, Felipe de la Mata Pizaña, Felipe Fuentes Barrera, Reyes Rodríguez Mondragón, Indalfer González Infante y José Luis Vargas Valdés podrán ejercer un presupuesto de 3 mil 125.3 millones de pesos.

La nueva integración de la sala superior también deberá atender una decena de asuntos que se quedaron pendientes de resolución, a pesar de la última sesión que tuvieron sus predecesores, en donde se resolvieron casos que tenían más de un año en la congeladora.

Sin embargo, los magistrados que encabezó Constancio Carrasco Daza dejarán una Memoria Documental o Libro Blanco que entregarán a sus sucesores sobre los asuntos de su competencia y, en general, toda aquella documentación e información debidamente ordenada y clasificada que se generó en el ejercicio de sus funciones relacionada con asuntos jurisdiccionales.