• Regístrate
Estás leyendo: Madero: “no le daremos un cheque en blanco a AMLO”
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 19:34 Hoy

Madero: “no le daremos un cheque en blanco a AMLO”

Ofrece apoyar reformas para la cuarta transformación

“Van a poder hacer lo que se les dé su gana, tienen los votos, pero nosotros vamos a dar los argumentos en la lucha, el debate a fondo”
Publicidad
Publicidad

Gustavo Madero no se descarta como próximo coordinador del PAN en el Senado, desde donde ofrece apoyar las reformas que propone Andrés Manuel López Obrador para logar la cuarta transformación, la creación de la Secretaría de Seguridad, aprobar el desafuero, la desconcentración del aparato burocrático y hasta discutir temas que Acción Nacional ha negado, como la despenalización de la mariguana, que plantea la ex ministra Olga Sánchez Cordero.

Sin embargo, advierte que no le darán un cheque en blanco al tabasqueño, pues van a demandar reciprocidad en el manejo de las cámaras, como hizo el PAN con las minorías opositoras.

En ese sentido, se opone a la creación de los “superdelegados” estatales, al señalar que son una figura paralela a los gobiernos locales. Tampoco apoyará la revocación del mandato que puede llevar a López Obrador a las urnas otra vez en 2021.

“Ahí no lo vamos a apoyar. Estas medidas, aunque parecen dotadas de pueblo, en realidad tiene una estrategia de control, como lo hacía el PRI, como es la revocación de mandato. Porque la sorda estrategia que tiene López Obrador es aparecer en la boleta otra vez en 2021 para tener el efecto de contagio, porque él no tiene un partido, encabeza un movimiento de caudillo”.

En entrevista, el senador electo habla del decálogo que enviará López Obrador a partir de septiembre.

—¿Van a apoyar esas iniciativas?

—Es que todo tiene rasgos de ir para un lado y para el otro. Por ejemplo, eliminar las delegaciones, imponer representantes personales, virreyes en los estados... puede parecer bueno si es ahorro de costos, pero si tiene un propósito político de ir construyendo gobernadores con un marcaje personal para el de turno, y para construir candidatos futuros, eso será muy lamentable.

—¿Regresar la Secretaría de Seguridad Pública, que tenían los gobierno del PAN?

—Sí, es una buena propuesta. Reforzar la seguridad pública y no que esté en el control político.

—Hay otras propuestas, como la de legalizar la mariguana, que impulsa la ministra Olga Sánchez Cordero, ¿qué harán?

—Hay que estar abiertos para ver si se legisla a favor, no solo medicinal, sino lúdico. Estados Unidos, que es el principal consumidor, lo está haciendo, no veo por qué no debamos también abrir esta discusión, lo que no se vale es tratar de evitarlo.

—¿Diría que todos los temas son discutibles, pero no le dan un cheque en blanco?

—Claro, todo a revisión. Ellos van a poder hacer lo que se les dé su gana, porque tienen los votos, pero nosotros vamos a dar los argumentos en la lucha, el debate a fondo dentro de cada uno de estos temas.

Madero critica que desde ahora López Obrador pretenda intervenir en decisiones de las cámaras, como nombrar al presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. “Son de esos exabruptos autoritarios, ¡y todavía no toma protesta, imagínate! Vamos a tener que dar ahí una lucha perseverante para contener esos impulsos que tiene”.

—¿Se va apuntar para coordinar la bancada?

—Me han mencionado algunos, vamos a ver qué posición jugamos, pero sin duda ahí estaremos actuando de una manera muy comprometida, directa, participativa. Es un proyecto en que voy a estar muy activo, no sé si como coordinador.

—¿A qué atribuye el fracaso de la campaña?

—Me han dicho reiteradamente que fue un tsunami, y me gusta mucho esa imagen, porque son sacudidas profundas. La verdad es que este tsunami no se explica por los 90 días de campaña, sino por lo que sucedió antes.

El senador electo considera que hay una crisis de representatividad en los partidos, que rompieron lazos de comunicación con los ciudadanos, además de que México es parte del momento global que genera nuevos formatos de democracia, como sucedió con Donald Trump o el Brexit.

“Hay que decirlo: la forma en que se llevó acabo la campaña igual no ayudó mucho. Buenas ideas del Frente se quedaron nada más como expresión o estrategia para asignar y distribuir candidaturas, para llevar a un proyecto social colegiado que nunca apareció y que se convirtió en un proyecto más personal que de país. Faltó esa conexión con los sentimientos de la gente”, termina.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.