Cambios en energéticas no evitan despojos: activistas

Miembros de Greenpeace dijeron que para proteger a los campesinos las leyes secundarias deben hacer explícito su derecho a negarse a dar su consentimiento para que sus terrenos sean ocupados.

Ciudad de México

Sustituir la palabra expropiación por servidumbre legal, ocupación o afectación superficial, no elimina el riesgo de destrucción en Áreas Naturales Protegidas, ni el despojo de los dueño de la tierra, alertó la organización ambientalista Greenpeace, por lo que convocó a la ciudadanía a sumarse a la campaña #CambiemosMéxico, a través del sitio www.renovablesya.org

"La sociedad mexicana debe exigir al Senado de la República que dé marcha atrás a estos atropellos y evite la destrucción de las áreas naturales protegidas que colocan a México en el 5° lugar de los 12 países megadiversos del planeta", dijo Alberto Rojas, vocero de la campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace.

A través de un comunicado, la organización denunció que con las leyes secundarias de la reforma energética, el Senado de la República está burlándose de los mexicanos, pues obliga a los dueños de tierras a entregarlas para la exploración y extracción de hidrocarburos.

"Quieren darnos atole con el dedo, la figura de servidumbre legal bajo ocupación temporal o afectación superficial trae graves desventajas no solo en el tema ambiental, sino también en caso de accidentes de cualquier tipo, en cuyo caso, ejidatarios, comuneros o pequeños propietarios serán obligados a compartir la culpa con las corporaciones y deberán pagar para reparar daños", explicó Alberto Rojas.

La organización ambientalista sostuvo que para proteger a los campesinos e indígenas, los legisladores deberían hacer explícito en la ley, el respeto a su derecho a negarse a negociar, o dar su consentimiento para que sus terrenos sean ocupados. Además, Greenpeace llamó a que se excluya a las áreas naturales protegidas de cualquier actividad relacionada con el sector de hidrocarburos, o "de lo contrario estarán avalando futuros abusos de las empresas trasnacionales y del gobierno".

De acuerdo con Alberto Rojas, al término de la "ocupación temporal", los dueños se quedarán con la responsabilidad de los contaminantes que se dejen en sus predios o también llamados "pasivos ambientales" y, por tanto, deberán compartir la responsabilidad en la remediación de la contaminación del suelo y agua.

Asimismo, el ambientalista aseguró que con la nueva legislación, se permitirá la extracción de hidrocarburos en zonas protegidas como Cuatro Ciénegas, Coahuila, Los Tuxtlas y el Sistema Arrecifal Lobos-Tuxpan en Veracruz, los Pantanos de Centla en Tabasco, entre otras áreas naturales que se encuentran dentro de la franja de reservas probadas y probables de hidrocarburos que el gobierno mexicano y empresas trasnacionales proyectan explorar para sacar gas y petróleo.

Rojas alertó que la ley de Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos también permitirá el cambio de uso de suelo en selvas tropicales con especies de difícil recuperación y en manglares. Además se fragmentarán corredores de fauna en peligro de extinción como el jaguar y el oso negro, que verán sensiblemente disminuido su hábitat.