Envían al Ejecutivo Ley de Ingresos de Hidrocarburos

Con 87 votos a favor y 26 en contra, el Senado aprobó en lo general y en lo particular la Ley de Ingresos de Hidrocarburos y el Fondo Mexicano del Petróleo.
Esta tarde se aprobó en lo general las leyes de Ingresos de Hidrocarburos y del Fondo Mexicano del Petróleo.
Esta tarde el Senado aprobó en lo general las leyes de Ingresos de Hidrocarburos y del Fondo Mexicano del Petróleo. (Twitter Senado)

Ciudad de México

El Senado envió al Ejecutivo el penúltimo dictamen de las leyes secundarias de la reforma energética que tiene que ver con la Ley de Ingresos de Hidrocarburos y el Fondo Mexicano del Petróleo, luego de que se aprobara en lo general y lo particular en una sesión que duró más de 11 horas.  

Con 87 votos a favor y 26 en contra, los legisladores aprobaron la minuta proveniente de la Cámara de Diputados sin cambios, a pesar de las reservas a numerosos artículos de los perredistas.   

Durante el debate en lo particular, el PRD insistió en que la carga fiscal de Pemex continuará siendo un problema para la empresa que no le permitirá ser competitiva ante las privadas.

El PRI y el PAN aseguraron que se fortalecerá a la paraestatal al darle autonomía de gestión.

En tribuna, los perredistas Dolores Padierna y Armando Rios Piter protagonizaron un encontronazo con el panista Javier Lozano al grado que tuvo que intervenir el presidente del Senado, Raúl Cervantes para pedir respeto entre los legisladores.

“Tenga pantalones y venga a decírmelo aquí”, expresó Padierna contra el panista Salvador Lopez Brito, quien gritó: “y la ligas”, recordando cuando René Bejarano, esposo de la senadora, recibió dinero del empresario Carlos Ahumada.

Ante esto, Lozano pidió respeto. Los perredistas reclamaron al panista solicitar respeto, cuando en una red social les falta a todos los oradores de izquierda.  

Al cerrar la sesión hoy, Raúl Cervantes, citó para este miércoles a las 10:30 de la mañana para continuar con la discusión del último dictamen que tiene que ver con la deuda pública y los pasivos laborales.  

Antes, con 92 votos a favor y 25 en contra, el pleno del Senado aprobó en lo general el dictamen, en sesión donde la izquierda criticó la creación del Fondo Mexicano del Petróleo, que estará encabezado por el secretario de Hacienda, al señalar que será un órgano opaco sin obligaciones de rendir cuentas al Congreso.

Con el voto a favor del perredista por Tabasco, Fernando Mayans, y luego de seis horas de debate, el pleno aprobó en lo general la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, la Ley Federal de Derechos, La Ley de Coordinación Fiscal y la Ley del Fondo Mexicano del Petróleo para laEstabilización y el Desarrollo, aunque PRD y PT presentaron reservas al articulado.

Los artículos reservados se discutirán en tres temas: régimen fiscal de asignaciones, contratos y transparencia; renta petrolera; y Fondo Mexicano del Petróleo.

Aunque la noche anterior el PRD consiguió que PRI y PAN honraran su palabra de debatir, la izquierda debió posicionar el tema en un salón semivacío, donde senadores de esos partidos entran y salen sin permanecer de fijo en el recinto.

Por la mañana, los perredistas colocaron un tercer letrero en la marquesina de las oficinas senatoriales, desde el que se lee “PRI-PAN México no los perdonará”.

El priista y presidente de la Comisión de Hacienda, José Yunes, resaltó que con la nueva normatividad se reduce la carga fiscal de Pemex al eliminar tres de los seis derechos aplicables en la actualidad y conservar sólo el pago por el derecho de utilidad compartida con una tasa aplicable del 65 por ciento.

De acuerdo a Yunes Zorrilla, el Fondo servirá como medio de recepción y ejecución de los pagos en las asignaciones y en los contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos, con facultades para orientar los recursos a condiciones de ahorro de largo plazo y a inversión productiva.

Sin embargo, desde tribuna los perredistas Dolores Padierna y Alejandro Encinas evidenciaron que con esta reforma, dicho fondo manejará información reservada en materia de contratos y asignaciones, por lo que el secretario de Hacienda que lo encabezará no deberá rendir cuentas al Congreso, pese a las facultades que tiene la Cámara de Diputados en materia fiscal, porque se trate de un régimen especial.

En cuanto a los ingresos, Padierna y Encinas aseveraron que el régimen fiscal será inequitativo para Pemex, porque en conjunto las petroleras tendrán condiciones para pagar tasa cero de IVA y un pago de regalías que va del 7 al 14%, mientras que en otros países como Canadá ronda el 45%.

En su turno, el también perredista Luis Sánchez agregó que la nueva Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos modifica sustancialmente el régimen fiscal de este tema en México, pero no cambia el sistema expoliatorio que hasta el día de hoy se le ha aplicado a Petróleos Mexicanos.

Puso de ejemplo que la estrategia de comercialización del petróleo crudo que beneficiará a coyotes y contratistas, desplazando a Petróleos Mexicanos Internacional (PMI), filial de Pemex con gran experiencia en el mercado mundial de hidrocarburos, pues hoy cuenta con tiene firmados contratos con cerca de 25 clientes en toda América, Europa, Oriente y el resto del mundo, para comercializar nuestro crudo Maya, Istmo, Olmeca y Altamira.

“Desplazar a PMI de su función será una de las decisiones más absurdas en materia económica y de graves consecuencias al interés nacional;  desplazar  a PMI de su función de único comercializador del crudo mexicano. Corremos el riesgo de perder el posicionamiento estratégico y la rentabilidad de esa empresa, así como valiosos ingresos que benefician al erario público; y todo ello a cambio de beneficiar a los comercializadores privados, personas físicas o morales, con un opaco marco jurídico de licencias y contratos que abre las puertas de par en par tanto a la especulación, como a las malas prácticas comerciales y a la corrupción”, agregó el senador Sánchez.

En cuanto al Fondo Mexicano del Petróleo, explicó que operará como un Fideicomiso Público Autónomo, que no se sujetará a las reglas de los fideicomisos de la administración pública federal y se convertirá así en la nueva caja chica del gobierno, con grandes recursos, administrado por el secretario de Hacienda.