Ley de movilidad trae “un alto riesgo autoritario”: Navarrete

“Una represión a la opinión, a la protesta pública, es regar gasolina y lanzar un cerillo”, dijo el presidente del PRD quien aseguró que los senadores de su partido intentarán frenarla.
Carlos Navarrete, presidente nacional del partido.
Carlos Navarrete, presidente nacional del partido. (Javier García)

Ciudad de México

Para Carlos Navarrete, presidente del PRD, la Ley de Movilidad aprobada en la Cámara de Diputados trae “un alto riesgo autoritario” ya que en el PRI hay quienes se están cansando de la tolerancia y urgen a dar un manotazo a la mesa.

“Veo al PRI  muy decidido, creo que está haciendo mal, está saliendo lo peor del PRI, creo que está saliendo la vena priista más autoritaria. El PRI no puede imponer impunemente una medida de esa naturaleza que luego de pie a que el gobierno diga que tiene la protección legal para impedir manifestaciones y que con el argumento de la movilidad ya no se pueda salir a la calle a expresar públicamente el punto de vista de los ciudadanos”, comentó el perredista en entrevista.

Aseguró que son tiempos en lo que la gente exige respeto a sus derechos, por lo que hay que entender el clima que se vive en el país donde la sociedad está movilizada, unos en las calles y otros en las redes sociales, hay mucha efervescencia en muchos estados del país.

“Una represión a la opinión, a la protesta pública, es regar gasolina y lanzar un cerillo”, dijo el presidente del PRD quien aseguró que los senadores de su partido intentarán frenarla.

En otras condiciones, dijo, podría traer otras consecuencias pero hoy da la impresión de ser una ley que pretende acotar o definitivamente impedir la libre manifestación en la vía púbica. “El gobierno debe entender que hay un ánimo social de reclamo y el gobierno tiene que dar respuesta a los planteamientos y no impedir que se expresen”, comentó.

Ahumada contra las cuerdas

Navarrete aseguró  que el PRD logró revertir la demanda en contra del partido interpuesta por el empresario argentino Carlos Ahumada por un supuesto adeudo de 520 millones de pesos. “Ya lo tenemos contra las cuerdas, ahora es al revés”.

El perredista explicó que se logró “parar el intento de chantaje y extorsión”, por lo que ese presunto adeudo de millonario ya quedó de lado, al partido le resta saladar una deuda de 108 millones de pesos, mismos que terminarán de pagar en diciembre.  

En cuanto a Ahumada, comentó que el empresario deberá enfrentar un juicio por intento de extorción ya que “colocaron un juicio por un supuesto adeudo en una provincia alejada de Argentina con un juez ya grande, con más de 70 años, en un juzgado abandonado, de donde salió una rogativa a México que ordena el embargo para pagar toda la deuda. Era un fraude maquinado y ya lo demostramos”.