Diputados aprueban en lo general ley de ingresos 2015

El proyecto fue aprobado con 427 votos a favor, 35 en contra y una abstención. Legisladores del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano hicieron 116 reservas para la discusión en lo particular.
El pleno de la Cámara de Diputados inició la discusión de la Ley de Ingresos.
El pleno de la Cámara de Diputados debe todavía discutir las reservas a la ley de ingresos. (@ALEIDAALAVEZ)

Ciudad de México

Con 427 votos a favor, 35 en contra y una abstención, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general la ley de ingresos para 2015, pero legisladores del PAN, PRD y MC hicieron 116 reservas para su discusión en lo particular durante las próximas horas.

Destacan los votos de los panistas Carlos Angulo, Esther Quintana y Elizabeth Yáñez contra el dictamen, mientras su correligionaria Patricia Lugo emitió la única abstención.

Entre los puntos más cuestionados por la oposición está el endeudamiento interno de 595 mil millones de pesos solicitado por el Ejecutivo Federal para el próximo año, más 6 mil millones de dólares de deuda externa.

De igual forma será tema de debate en lo particular el aumento único de alrededor de 3 por ciento al precio de las gasolinas en enero entrante, en lugar de las alzas mensuales aplicadas durante los últimos años.

La ley de ingresos prevé un volumen total de 4 billones 702 mil 951 millones de pesos, lo que representa 26 mil 714 millones adicionales con respecto a la iniciativa presentada por el Ejecutivo el pasado 5 de septiembre.

El dictamen de la Comisión de Hacienda redujo de 82 a 81 dólares la estimación del precio promedio por barril de petróleo y ajustó de 13.0 a 13.4 pesos por dólar en el tipo de cambio.

El documento mantiene sin cambios las expectativas de crecimiento (3.7 por ciento) e inflación (3 por ciento) previstas por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para 2015.

Ratifica asimismo el déficit fiscal de 1 por ciento del PIB solicitado por el Ejecutivo, pero sin considerar el financiamiento para proyectos de inversión de Pemex (hasta 2 por ciento del PIB) y de la CFE (hasta 0.5 por ciento del PIB), ni para inversiones "de alto impacto" como el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México.