Tamaulipas falla en la ley contable gubernamental

Hay avances en implantación de normas, pero aún no se emite totalidad de reportes contables; falta personal capacitado, asesorías y recursos.

Tampico

En un análisis de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el estado aparece con retrasos e incumplimientos en el proceso integral de armonización contable, que tiene como fin propiciar una efectiva rendición de cuentas, ya que coadyuvará a transparentar la gestión pública.

El organismo indicó que el objetivo principal de la Ley General de Contabilidad Gubernamental (LGCG) aprobada desde el año 2009 es establecer criterios generales que rijan la contabilidad gubernamental y la emisión de información financiera de los entes públicos.

El estudio se orientó sobre las 27 normas emitidas hasta 2013, de las que a las entidades federativas correspondió implementar 21; a los municipios con más de 25 mil habitantes, 19; y a los de menos de esa población, 20 normas.

La ASF dio a conocer que una encuesta sobre sistemas de contabilidad gubernamental mostró significativos incumplimientos en Tamaulipas, principalmente en materia de información sobre las clasificaciones de gasto económica y funcional.

Asimismo, en los registros por fuente de financiamiento y programática y en la clasificación de bienes, registros de los momentos contables del egreso, padrón de contribuyentes, unidades de recaudación, administración de bienes muebles e inmuebles, nóminas, timbrado electrónico y administración de cuentas por cobrar.

El ente fiscalizador concluyó que la entidad cuenta con avances en la adopción e implantación de las normas emitidas por el Consejo Nacional de Armonización Contable, sin embargo, aún no se pueden emitir la totalidad de los reportes y procesos requeridos (momentos contables).

Falta personal capacitado, asesorías, y recursos económicos. En el diagnóstico anterior su avance en la implantación de la normatividad era del 80% y en el de 2013 fue de 96%.

La ASF precisó que todos los municipios cuentan con sistemas; el más utilizado es el SACGINDETEC, para cuya contratación el gobierno del estado apoyó con recursos económicos, en algunos casos hasta por el 100%.