Aprueban comisiones del Senado órgano anticorrupción

Las comisiones dictaminadoras aprobaron el dictamen de ley que crea un nuevo órgano anticorrupción; lo turnaron al pleno para que este mismo viernes inicie la discusión.

Ciudad de México

Con una abstención, las comisiones unidas del Senado aprobaron la creación de un nuevo órgano autónomo de combate a la corrupción, que suplirá a la Secretaría de la Función Pública, y turnaron el dictamen al pleno del Senado en donde se le dará primera y segunda lectura, para comenzar su discusión este viernes.

La senadora del PRI, Arely Gómez, destacó que de acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción 2013, México se ubicó en el lugar 106 entre 177 países, y que con esta calificación se ubica en la última posición de la tabla entre los países que integran la OCDE. Por ello, dijo que es importante realizar una minuciosa revisión de la legislación secundaria de esta ley.

"Lo lamentable de la corrupción es que representa un mal que resienten en los más desfavorecidos, es sin duda unos de los grandes pendientes que tiene México a nivel internacional. Es un problema que afecta a ciudadanos como a autoridades y la viabilidad del sistema democrático está de por medio", explicó.

En tanto, el senador panista Javier Lozano y el perredista Alejandro Encinas lamentaron que la Cámara de Diputados haya cerraron su periodo de sesiones para comenzar la discusión de la creación de este nuevo órgano.

En ese sentido, la senadora panista Laura Rojas pidió a la Cámara de Diputados que para el próximo periodo sea una prioridad la aprobación de esta reforma constitucional.

Este órgano anticorrupción se encargaría de perseguir la corrupción desde la perspectiva administrativa, dejando a las procuradurías el ámbito penal; sin embargo, las procuradurías coadyuvarían con este órgano, proporcionándoles las investigaciones realizadas e información para integrar las averiguaciones previas.

El órgano anticorrupción actuaría de oficio, por denuncia, por atracción, o a petición de una instancia fiscalizadora, como la Auditoría Superior de la Federación o por contralorías.

De acuerdo a lo propuesto por las comisiones unidas, si el órgano anticorrupción determina que existen elementos que puedan constituir un delito, lo turnaría a la Procuraduría General de la República para que realice la investigación e integre elementos al expediente; con el expediente completo, el órgano podría proceder a la sanción administrativa.

El titular de este órgano será nombrado por el Senado, los candidatos serán propuestos por los grupos parlamentarios en esa cámara, y deberá recibir el voto favorable de las dos terceras partes de los senadores.

Además, contará con un órgano consultivo que será presidido por el titular responsable de combatir la corrupción y tres integrantes designados por el Senado, uno del órgano garante de la transparencia, un representante del Ejecutivo Federal y otro de la Auditoría Superior de la Federación.

Este dictamen propone que el nuevo órgano sea profesional, es decir, contaría con un cuerpo de investigadores, peritos y especialistas en diversas disciplinas que serían los responsables de investigar, reunir las pruebas e integrar los expedientes.