La ley no reconoce 85% de las incapacidades laborales

Las secretarías del Trabajo y Salud preparan una norma que permita actualizar el tabulado de padecimientos de manera permanente.
incapacidades laborales.
(Juan Carlos Fleicer)

México

Desde hace 45 años la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) no actualiza el catálogo de enfermedades laborales y en la actualidad más de 85 por ciento de las incapacidades están relacionadas con padecimientos no reconocidos en la ley.

El secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, dijo que junto con la Secretaría de Salud, la STPS prepara una norma oficial mexicana que permita "actualizar" el tabulado de padecimientos laborales de manera permanente.

"Debemos ver si se tiene que abrir nuevos nichos y entonces cambiar o actualizar los protocolos de salud en el trabajo. El sector empresarial está muy interesado, porque el cambio tiene un impacto directo en la actualización de las cuotas obrero-patronales", expresó.

Aunque la dependencia es responsable de modernizar las tablas de enfermedades de trabajo y de evaluación de incapacidades permanentes, no lo hace desde 1970.

La tabla de enfermedades laborales incluye 161 padecimientos y 409 valuaciones para que los médicos legistas determinen si se trata o no de una incapacidad permanente.

De acuerdo con la reforma laboral, publicada el 30 de noviembre de 2012 en el Diario Oficial de la Federación, la STPS debió expedir los tabulados seis meses después de la entrada en vigor del decreto.

Originalmente las tablas figuraban en el artículo 514 la Ley Federal del Ttabajo, pero ahora aparecen como un anexo.

***

Primero fue el miedo a hablar en público. Después un temor irracional a las figuras de autoridad. Luego simplemente fue incapaz de salir a la calle por días, incluso por semanas.

Tenía 19 años cuando Gerardo F. supo el nombre de su padecimiento. Acompañado de sendas dosis de paroxetina —un antidepresivo— y Clonazepam —útil para tratar convulsiones y ataques de pánico—, el joven estudiante de física y auxiliar académico se enteró que padecía fobia social, hoy conocida como Trastorno de Ansiedad Generalizado, que además de sumirlo en una especie de ostracismo le impidió continuar con sus estudios y su incipiente trabajo como auxiliar de investigación durante cuatro años.

"A los 19 años me resultaba muy difícil tener amigos, realizar mis actividades en la escuela, incluso tener novia. Empecé a sentir pánico al salir de casa, cuando caminaba y la gente se reía, pensaba siempre que lo hacían de mí. Dejé de salir, de estudiar. No pude seguir trabajando", narró.

El especialista le advirtió que el uso de los medicamentos sería de por vida. La Paroxetina le resultaba útil para combatir los ataques de ansiedad y el Clonazepam bajaba su actividad nerviosa y lo tranquilizaba para el día a día.

Casi 21 años después de mantener el tratamiento tiene una relación estable, una hija de 11 años y un empleo de más de seis años como editor de un diario en provincia.

En el caso de Gerardo, una "enfermedad no profesional" le impidió sacar avante su carrera.

***

Las enfermedades no profesionales representan más de 85 por ciento de las incapacidades laborales que se expiden en el país.

Un ejemplo es el caso de Petróleos Mexicanos (Pemex), que en 2014 giró 172 mil 400 certificados de incapacidad de los que en 170 mil 740 casos (99 por ciento), se trataron de malestares generales, entre los que destacan dolor de espalda, esguinces, afecciones relacionadas con la diabetes y trastornos de ansiedad y depresión.

La memoria 2013 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) muestra que 72.2 por cieno de los 8 millones 872 mil 206 certificados de incapacidad expedidos fueron relacionados con "enfermedades no profesionales", es decir, no contempladas en la ley.

De acuerdo con un informe elaborado por el organismo, el mayor número de incapacidades expedidas está relacionado con dolores de cuello y espalda baja, pérdida de fuerza en las manos, agotamiento y estrés.

El auge de las enfermedades emocionales ya es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la cuarta causa de incapacidad en materia laboral, y las estimaciones del organismo prevén que en 2020 será la primera en el mundo.

No obstante, en México la neurosis es el único padecimiento emocional reconocido en la ley como enfermedad profesional, aunque solo si se trata de pilotos aviadores y telefonistas.

"En la actualidad los trabajadores enfrentan nuevas enfermedades que limitan su desarrollo laboral y que tienen origen en la presión en la que viven y en algunos casos en el diseño del lugar o el uso prolongado de ciertas herramientas, como el mouse", dijo Mario Aguirre Arizmendi, subdirector de Promoción en materia de seguridad y salud en el trabajo.

El aumento de problemas emocionales relacionados con el entorno profesional derivó en la creación del Programa de Bienestar Emocional y Salud en el Trabajo, al interior de la STPS.

Jorge Mérida Puga, director del programa, explicó que desde septiembre de 2014 trabajan en la elaboración de un diagnóstico sobre el impacto de la salud emocional en la productividad en las empresas.

A mediados de febrero, la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad en el Trabajo iniciará la discusión y valoración para actualizar las tablas de enfermedades de trabajo al entorno laboral actual.

La posibilidad de incluir enfermedades emocionales y ergonómicas, relacionadas con el diseño de espacios laborales, enfrenta la oposición del sector empresarial.

Javier Moreno Padilla, presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Confederación Patronal de la República dijo que en México no se ha establecido todavía la vinculación entre los nuevos padecimientos y los sitios de trabajo.

Moreno Padilla propuso que además de la salud, la inclusión de las afecciones sea analizada desde una perspectiva jurídica y fiscal, porque "podría colapsar el sistema de salud".

Hasta entonces, si usted no es piloto o telefonista, no podrá argumentar que la presión y el estrés que le genera su trabajo es causa de que no pueda realizarlo.