• Regístrate
Estás leyendo: La evolución biológica del correr
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 13:49 Hoy

La evolución biológica del correr

Correr es uno de los actos más naturales. Sin pretensiones, muestra nuestra verdadera personalidad y estado: con nuestra postura, la respiración y la facilidad del movimiento se notan el esfuerzo.

Publicidad
Publicidad

Sólo viéndolo correr se distingue a un aficionado de un profesional. Éste último, según menciona el escritor Haruki Murakami en "De qué hablo cuando hablo de correr", se gana el título cuando recorre un mínimo de sesenta kilómetros a la semana. Es la práctica la que diferencia al que casi nunca piensa en nada serio cuando corre, del que corre en medio del vacío. Casi flotando. "Los más vigorosos, los que corren golpeando con fuerza el suelo y cortando el viento al avanzar, parece que los persigue una cuadrilla de bandoleros. Por otro lado, están los corredores entrados en carnes, que corren con enorme sufrimiento: los ojos entornados, los hombros caídos y resoplando ruidosamente", dice el autor.

Lee aquí el artículo completo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.