“Yo entregué a Maciel”, la última entrevista de Justo Mullor a Milenio

El 9 de abril de 2012, Milenio publicó la última entrevista que Justo Mullor, quien fuera nuncio apostólico en México, diera a un medio mexicano. El diplomático católico falleció hoy en Roma.
Justo Mullor aseguró que Girolamo Prigione Pozzi debía rendir cuentas sobre el encubrimiento y el silencio que guardó por los crímenes cometidos por Marcial Maciel.
Justo Mullor aseguró que Girolamo Prigione Pozzi debía rendir cuentas sobre el encubrimiento y el silencio que guardó por los crímenes cometidos por Marcial Maciel. (Archivo Cuartoscuro)

Ciudad del Vaticano

El 9 de abril de 2012, Milenio publicó una entrevista con Justo Mullor, ex nuncio apostólico en México que sustituyó a Girolamo Prigione a quien señaló de ocultar los "crímenes abominables" de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.

Justo Mullor murió hoy en Roma después de permanecer varios días en terapia intensiva. Esta fue la última entrevista que Mullor otorgó a un medio mexicano:


El hombre que logró reunir un poder eclesiástico y político único en México durante 19 años como representante del Vaticano, Girolamo Prigione Pozzi, debe rendir cuentas sobre el encubrimiento y el silencio que guardó por los "crímenes abominables" cometidos por el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, dijo Justo Mullor García, sucesor de Prigione.

Prigione Pozzi, religioso de origen italiano que llegó a México el 7 de febrero de 1978 y que fue el operador del Vaticano para el reconocimiento jurídico de las Iglesias en 1992, mantuvo una estrecha relación con Maciel Degollado, y hasta la fecha es un hombre que se ha mantenido al margen del escándalo de la doble vida del fundador de los Legionarios y de las diversas denuncias sobre abusos sexuales.

Para el ex nuncio Justo Mullor García, su antecesor en la sede diplomática del Vaticano en México, Prigione Pozzi, debe "entregar cuentas" porque "él estuvo muchos años y no puede ser que no se haya dado cuenta del comportamiento de Maciel". Y añade: "Tan sólo en los primeros seis meses de haber llegado a México me di cuenta de las denuncias en contra del fundador de los Legionarios... Y yo fui quien le quitó la máscara a Maciel", puntualiza.

La información que él mismo elaboró y la documentación que daba sustento a sus investigaciones, las entregó a un "alto jerarca" de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien le dio procedimiento.


(El 9 de abril de 2012, M Semanal publicó una entrevista con Justo Mullor. Foto: Archivo MILENIO)

En la plaza de San Pedro

Mientras caminaba por la Plaza de San Pedro, en donde se le encontró, Mullor García, nuncio en México de 1997 al 2000, accedió a opinar para M Semanal sobre lo que denomina "los crímenes abominables de Marcial Maciel".

El caso de Maciel, dijo, "marcó parte de mi carrera, porque tuve que enfrentarlo" en mi estancia en México. Irónico, puntualiza: "Maciel se encontró conmigo y yo me encontré con Maciel".

Durante 10 años Mullor guardó silencio y sólo decidió hablar sobre el caso Maciel con su amiga, la periodista Valentina Alazraki, a quien afirmó que Juan Pablo II fue engañado por el fundador de los Legionarios de Cristo.

Le comentó que antes de que concluyera 1997, al poco tiempo de haber llegado a México apareció en las páginas culturales de una conocida revista la síntesis de un libro que acusaba a Maciel y a otro notorio eclesiástico de graves faltas morales, aunque de diverso signo.

"Naturalmente, como tantos otros, pensé en una posible osadía y grave calumnia. Por mi experiencia romana, sabía que no era la primera vez que ese tipo de calumnias se difundían con la intención de hacer mal a una obra católica. Y la Legión de Cristo se había extendido sobre todo en América Latina, España, Irlanda y Estados Unidos. Sabía, igualmente, que era opinión corriente en Roma, donde Maciel contaba con no pocos amigos y admiradores, que tales acusaciones eran consideradas absurdas e infundadas, por lo que no merecían que se les diera peso alguno. De todas formas, como era mi obligación profesional, informé con precisión a quien debía informar".

Le recordó que un legionario que trabajaba en la nunciatura como secretario local, le pidió que defendiera públicamente a su fundador y que también lo hiciera la Conferencia Episcopal. "Mi respuesta fue: 'Lo haría con gusto si su fundador fuera el primero en tratar de probar la falsedad de las acusaciones que le son hechas por personas concretas que no ocultan sus nombres'. En tal situación, el primer paso debía darlo él", insistió Mullor. "El padre Maciel, como Cristo, no se defendería", fue la extraña e inesperada respuesta de aquel legionario.

Mullor agregó que "ante la firme insistencia de aquel legionario de que en su fundador era atacada la misma Iglesia, comencé a pensar que, por muy fundador que fuera, podría haber algo de verdad en la pretensión de abstenerse de afrontar a sus calumniadores".

Y mientras recuerda su estancia en México, Mullor comenta que se mantiene informado de algunos sucesos que ocurren en tierras mexicanas, como el hecho de que se han presentado varios libros sobre la vida de Maciel.

Pero sobre el reciente libro La voluntad de no saber, presentado en León, Guanajuato, el sábado 24 de marzo durante la visita del papa Benedicto XVI a México, y el cual da a conocer documentos del archivo del Vaticano en los que se denunciaban los abusos de Maciel, dijo no conocerlo, pero sí al grupo que desde hace varios años hizo públicos los abusos.

Denuncias en M Semanal desde 1997

Recordó que él se enteró por la revista M Semanal (8 de diciembre de 1997) de las denuncias por abusos sexuales de los ex legionarios en contra de Marcial Maciel.

Comentó haber recibido después una llamada por parte de uno de ellos (José Barba), en donde se le informaba de esa carta que dirigían al papa Juan Pablo II; sin embargo, en esta comunicación le dijo que no podía ayudarlos porque la carta ya se había hecho pública y era una forma anómala de proceder.

Para Mullor, quien guarda un breve silencio y reflexiona, las denuncias de los ex legionarios "fueron demasiado tarde, tardaron mucho en hablar", y eso, consideró, fue utilizado por los amigos de Marcial Maciel "para evitar que se conociera la verdad".

Sin embargo, recuerda que a uno de ellos (José Barba) lo recibió en Roma, ya en su nuevo cargo, pero no acepta haberlo asesorado, como lo mencionó el ex legionario, para canalizar una carta entregada el seis de noviembre de 2002 por el fallecido sacerdote Antonio Roqueñí a la sede papal, que consta de cuatro cuartillas en las que se menciona que, a cuatro años de haber denunciado los abusos sexuales del padre Maciel, no se había recibido respuesta alguna. (MILENIO Diario, cuatro de enero de 2011).


(Durante su estancia en México, Mullor apoyó a los obispos Samuel Ruiz y Raúl Vera, situación que disgustó a los cardenales Juan Sandoval Iñiguez y Norberto Rivera. Foto: Archivo Cuartoscuro)

Sobre las denuncias donde se responsabiliza a Joseph Ratzinger de no actuar desde su cargo al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, considera Mullor García que son "falsas".

Es "injusto que al papa Benedicto XVI se le intente acusar porque él ha demostrado que tomó cartas en el asunto, no sólo en el caso de Maciel, quien cometió crímenes a los que se les puede calificar de abominables, sino en otros casos donde los sacerdotes cometieron abusos".

Por una "persona como Maciel no se puede responsabilizar a toda la Iglesia Católica. Fue un hombre con una doble vida que hizo mucho daño", puntualizó el ex nuncio apostólico en México.

Con firmeza, Mullor García agregó que, pese a la intervención del Papa en la organización de los Legionarios con el cardenal Velasio de Paolis, la Congregación de los Legionarios de Cristo debe "desaparecer". Esta organización, reflexionó, sostuvo una estrecha relación con el ex nuncio Girolamo Prigione, quien tenía la obligación de informar al Vaticano las acciones de Maciel y "no quiso hacerlo. Nadie le ha preguntado por qué no lo hizo".

El Club de Ginebra

Mullor García, quien señala haberse encontrado con Maciel Degollado en tres o cuatro ocasiones, fue víctima del poder que éste mantenía, e incluso a él se debe su salida de México, que significó un regocijo para los Legionarios.

Los ataques en contra de su estancia en México se iniciaron por parte de los Legionarios de Cristo, y a su salida en abril del 2001 hicieron circular un panfleto titulado "Iglesia Dividida. Gestión del Nuncio Mullor", en donde se afirmó que formó el Club de Ginebra, y que desde su nuevo cargo en Roma, en la Pontificia Academia Eclesiástica, pretendía dirigir la nunciatura en México de manera virtual.

Además, se dijo que había dejado un Episcopado Mexicano dividido y había llegado con dos metas: rescatar de su renuncia al cardenal Adolfo Suárez y salvar el proyecto doctrinal del obispo Samuel Ruiz, efecto que, según el texto, fue mal calculado.

Sobre este panfleto, Mullor tranquilamente comentó: "Lo crearon para desprestigiarme. No estuve en México para crear clubes, sino para ser representante del papa Juan Pablo II. No dividí a los obispos, siempre busqué la unidad de ellos... Y este fue tan sólo uno de los ataques que enfrenté no sólo en México, sino también en Roma por parte de los Legionarios".


(Al irse de México, Mullor fue  nombrado presidente de la Pontificia Academia Eclesiástica, donde se prepara a los diplomáticos de la Santa Sede y permaneció ahí hasta su jubilación. Foto: Archivo Cuartoscuro)

La despedida de Prigione

El 21 de abril de 1997, en un encuentro privado en la Universidad Anáhuac -al que sólo permitieron el acceso a tres reporteras: Alma Muñoz (La Jornada), Claudia Flores (Televisa) y quien esto escribe (entonces por parte de La Afición)-, Maciel le ofreció una comida de despedida al nuncio Girolamo Prigione.

Se sirvieron aguacates relleno de cangrejo al eneldo, crema de queso, filete chambertin e islas flotantes. A la derecha de Prigione estaba el cardenal Norberto Rivera, y a su izquierda el superior general de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

Ahí se habló de que en estos tiempos "resulta muy fácil criticar sin fundamento y descalificar el quehacer de alguna autoridad". Sin mencionarlo, se hacía referencia a las denuncias públicas en contra del fundador de los Legionarios.

Durante la comida se destacó el trabajo que Prigione había realizado en México, y se condenó a "aquellos que con mirada chata buscan impedir los frutos de su esfuerzo: una Iglesia viva y pujante, con una jerarquía sólida y una relación propositiva con el gobierno y el Estado".

En su oportunidad, el aún representante papal Prigione puntualizó: "Nunca me he preocupado de lo que dice la opinión pública, si critica o alaba, uno tiene una meta, una función... En fin, yo sigo, trato de alcanzarla con todos los medios lícitos y posibles para llegar a esta realización. Algunos me dicen que no soy 'monedita de oro' para todos; esto es normal en la vida, pues lo que cuenta es actuar, sembrar semillas de bien y construir para justificar nuestro paso por este mundo".

Mullor García continuó sobre su papel como sustituto de Prigione: "Al final de este periodo muchos dicen: 'Termina la era Prigione'. Me parece demasiado halagador. Yo hice lo que tenía que hacer, lo que pensé que había sido bueno, ventajoso para la Iglesia y para este gran país que es México... Quedó vinculado para siempre. Veinte años no pasan en balde en la vida de una persona. Las raíces de árbol son demasiado profundas para poderlas quitar completamente, de manera que más que decir adiós, decir hasta luego, hasta siempre".

En esa reunión, de las pocas que se hicieron públicas a los medios de comunicación, participó Maciel, pero no dio ningún mensaje. Una alumna de la Anáhuac le manifestó: "Pese a todo, lo sigo admirando mucho".

Dos meses antes, el 23 de febrero de 1997, el periódico estadunidense The Hartford Courant hizo públicas las acusaciones de abusos sexuales a menores por parte de Maciel.

En aquella despedida también se le agradeció al nuncio Girolamo Prigione que el ocho de enero de 1987 la Santa Sede aceptara la propuesta de éste de extender la sede de los Legionarios de Cristo en Chetumal a una prelatura que integraba Cancún-Chetumal, y que mantiene al único obispo legionario en México.

ALEC