Ex nuncio apostólico Justo Mullor falleció en Roma

Mullor fue nuncio apostólico en México entre 1997 y 2000, periodo en el que apoyó a los obispos Samuel Ruiz y Raúl Vera y se enfrentó a los Legionarios de Cristo.
Al irse de México, Justo Mullor fue  nombrado presidente de la Pontificia Academia Eclesiástica, donde se prepara a los diplomáticos de la Santa Sede y permaneció ahí hasta su jubilación.
Al irse de México, Justo Mullor fue nombrado presidente de la Pontificia Academia Eclesiástica, donde se prepara a los diplomáticos de la Santa Sede y permaneció ahí hasta su jubilación. (Archivo Cuartoscuro)

Ciudad de México

Justo Mullor, quien fuera nuncio apostólico en México entre 1997-2000, falleció hoy en Roma, después de permanecer varios días en terapia intensiva.

Mullor fue un eslabón importante en el establecimiento de las buenas relaciones entre México y la Santa Sede, participó en la organización de la última visita del Papa San Juan Pablo II y fue promotor de la canonización de San Juan Diego.

TE RECOMENDAMOS: Hay tolerancia cero contra pederastas: Norberto Rivera

Fue un nuncio que se caracterizó por ser discreto y sencillo, afín al Opus Dei, nació cerca de Jaen, España, en 1932. Se ordenó sacerdote a los 22 años, estudió en la Pontificia Academia Eclesiástica, de la que fue presidente, fue consagrado obispo por Juan Pablo II.

En 1979 comenzó a desarrollar su carrera diplomática cuando fue nombrado nuncio en Costa de Marfil y Burkina Faso, después trasladado a Nigeria, donde estuvo hasta 1985; fue nombrado oficial de la Secretaría de Estado hasta 1991 y después fue nombrado nuncio para Estonia, Letonia y Lituania. En 1997 fue nombrado nuncio para México.

Durante su estancia en el país apoyó a los obispos Samuel Ruiz y Raúl Vera, situación que disgustó a los integrantes del "Club de Roma" entonces en activo e integrado por los cardenales Juan Sandoval Iñiguez, Norberto Rivera Carrera, el arzobispo Emilio Berlié, el obispo Onésimo Cepeda y al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, quienes utilizaron sus influencias en Roma, principalmente con el secretario de Estado Angelo Sodano, para removerlo.

TE RECOMENDAMOS: Nuncio apostólico celebra misa en Catedral Metropolitana

Al irse de México fue nombrado presidente de la Pontificia Academia Eclesiástica, donde se prepara a los diplomáticos de la Santa Sede y permaneció ahí hasta su jubilación.

Él mismo reconoció que los ataques que recibió en México fueron promovidos por los Legionarios de Cristo.

Al darse a conocer su fallecimiento, el cardenal Norberto Rivera Carrera expresó sus condolencias.


ALEC