La jornada de lucha, hasta hallar vivos a los otros 42

El Gobierno del Distrito Federal informó que todas las movilizaciones realizadas este sábado de las 10:00 a las 19:00 horas concluyeron sin que se reportara algún incidente.
No se pudieron acreditar como normalistas ni como maestros.
No se pudieron acreditar como normalistas ni como maestros. (Karen Alpide)

México

Padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa aseguraron que llegarán hasta las últimas consecuencias, “si es necesario entregar la vida”, para encontrar a los otros 42 estudiantes desaparecidos el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, y exigieron el encarcelamiento del ex gobernador Ángel Aguirre.

“Si piensan esos asesinos que con el hecho de haber coincidido uno de nuestros muchachos con el ADN nosotros  vamos a quedarnos a llorar, le queremos decir que  se han equivocado, que a partir de hoy esta jornada de lucha va a continuar hasta encontrar con vida a los 42 compañeros que siguen faltando.

“Para nosotros, el asesino sigue suelto, los materiales ya están en la cárcel, y exigimos cárcel para Ángel Aguirre, para Peña Nieto, que con todo descaro llegó a Guerrero a decir que tenemos que superar el dolor”, expresó Felipe de la Cruz, representante de los padres de los 43 jóvenes desaparecidos.

En un mitin, realizado después de marchar del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución, padres y compañeros de la Normal Rural de Ayotzinapa confirmaron que el ADN de Alexander Mora coincidió con las pruebas de ADN realizadas por  el laboratorio del Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Medicina de Innsbruck en Austria, según se los notificó el Equipo Argentino de Antropología Forense en una reunión en la normal la tarde del pasado viernes.

Ante miles de personas reunidas en la Plaza de la República, De la Cruz insistió en que no llorarán la muerte de Alexander, y advirtió que los bloqueos en la Autopista del Sol y las tomas de casetas en Guerrero no cesarán hasta encontrar justicia, pese a “las amenazas de Osorio Chong de utilizar la fuerza si seguimos manifestándonos”.

ESTABAN PAGADOS

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación detuvo a un grupo de 12 presuntos infiltrados que se hicieron pasar por normalistas de Ayotzinapa para botear en una caseta de Cuernavaca, mismos que liberó después ante personal de la Comisión de Derechos Humanos capitalina en una marcha en la Ciudad de México en la que participaron alrededor de 6 mil 500 personas.

Amarrados entre ellos con un lazo que rodeaba su cintura y con un letrero que decía “infiltrados”, los exhibieron, les gritaron, los acusaron, “pero no les pegamos”, dijo uno de los encapuchados.

Luis Ángel Hernández, recolector de basura, confesó: “A mí me contactó un amigo (Fernando Ulises Rivera Mota, que también se encontraba amarrado), prometieron pagarnos si íbamos a botear en apoyo a los normalistas y nos pusieron en casetas”.

Los activistas de la CNTE venían al Distrito Federal, específicamente a la estación San Antonio Abad de la Línea 2 del Metro, para participar en la conmemoración del centenario de la entrada de los ejércitos de Villa y Zapata a la Ciudad de México.

Otros contingentes se dieron cita a las 10 en Bellas Artes, el monumento a Lázaro Cárdenas y la Estela de Luz en Reforma para finalizar sus recorridos en  el Monumento a la Revolución.

A su paso, los grupos mostraron su solidaridad con el movimiento por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Al llegar al Monumento a la Revolución, los representantes de los distintos frentes subieron a la tarima y después iniciaron actividades como la representación del encuentro entre Villa y Zapata, además de recitar un poema sobre los desaparecidos de Ayotzinapa.

Cerca de las tres de la tarde terminó el acto. Los contingentes se reagruparon nuevamente para la marcha programada a las cuatro de la tarde.

El gobierno del Distrito Federal informó que las movilizaciones realizadas este sábado de las 10:00 a las 19:00 horas concluyeron sin que se reportara algún incidente.

En un comunicado, indicó que en los actos participaron unas seis mil 500 personas. (Con información de: Moisés Durán, Mónica García, Jéssica Constantino y César Velázquez)