La izquierda atraviesa su peor división: Navarrete

“Hay una realidad que nos estalla en las manos; lo rescatable es que los habitantes del DF siguen siendo progresistas”, considera.
El presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática.
El presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática. (Enrique López/MicPhotopress)

Ciudad de México

El presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, declaró que la izquierda en México vive la peor división de su historia; sin embargo, negó que el PRD sufra una debacle tras la derrota en algunas delegaciones del Distrito Federal. "Es una recomposición de las fuerzas políticas".

En conferencia de prensa, señaló que después de los resultados del pasado domingo en las urnas, lo que viene es un proceso de reconstrucción del organismo político. "Todo partido que prolonga demasiado tiempo su estancia en el poder sufre un desgaste natural, lo que se refleja en los procesos electorales. En el DF yo no hablaría de debacle, sino de recomposición de fuerzas políticas", insistió.

"Hay una realidad que nos estalla en las manos, la izquierda hoy tiene la peor división en su historia desde 1988, cuando se fundó el PRD. El tema que estará en las otras dirigencias y el electorado va a ser si la izquierda va a recibir el mensaje de las urnas o no", mencionó.

El perredista agregó que lo rescatable es que los habitantes de la Ciudad de México conservan una característica muy propia, "siguen siendo progresistas y de izquierda".

En ese sentido, detalló que entre PRD y Morena tendrán más de 30 mayorías distritales de las 40 que hay en la ciudad, que PRI y PAN solo les quitarán nueve.

Navarrete explicó que en el resultado delegacional falta ver el tema poblacional, porque las delegaciones que el PRD ganará en el DF son las más pobladas.

"Morena está ganando dos importantes delegaciones y tres rurales... No menos importantes, pero más pequeñas. Trae delantera en Azcapotzalco y en Cuauhtémoc; las otras tres son del área rural, no es que las haga menos, pero son más pequeñas".

Por ello, expresó, "mi impresión es que la mayoría de los habitantes de la Ciudad de México seguirán siendo gobernados por el PRD y que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal el PRD tendrá que impulsar una política de amplias alianzas para conformar mayoría parlamentaria y sacar un conjunto de reformas".

Adelantó que en los próximos meses se realizará el congreso nacional del partido, donde se hará la evaluación de los resultados de la contienda del 7 de junio, por lo que continuará al frente de ese partido.

Sobre si la corrupción en las delegaciones contribuyó al castigo del electorado, Navarrete precisó que se debe evaluar todo, que la explicación del panorama político electoral nunca es en blanco y negro ni debe partir de fobias o filias, sino se debe evaluar con detenimiento para no sacar conclusiones erróneas.

"Viene un balance y un proceso de reconstrucción del partido en su vida política, en su organización, en su ejercicio de gobierno, en su estructura interna y en su planteamiento con los electores", reiteró.

Navarrete contestó hostil a las preguntas de la prensa con respecto a su permanencia en la dirigencia.

El dirigente nacional del PRD enfatizó que la evaluación de las elecciones del pasado domingo se debe hacer en comparación con los resultados de 2009 y no con las presidenciales de 2012. "Debemos ver cómo nos fue en las pasadas intermedias, porque no hay que andar revolviendo las semas con el pan de huevo", aseguró.