La izquierda es hoy “un rotundo fracaso”: René Drucker Colín

“No tengo presupuesto suficiente; Peña Nieto dice que le interesa la ciencia, pero yo no veo claro; sería terrible la muerte de López Obrador”, comenta el secretario de Ciencia y Tecnología del DF.
René Drucker Colín, secretario de Ciencia y Tecnología del DF.
René Drucker Colín, secretario de Ciencia y Tecnología del DF. (Especial)

México

Su imagen y figura está asociada al impulso de la investigación y la ciencia en el país. Lo ha hecho casi en solitario y por todos los medios posibles. Ahora, por ejemplo, desde el gobierno capitalino:

¿Ya hizo ejercicio hoy?

Como todos los días, tempranito en la mañana.

¿Cuál fue la rutina?

Llevo muchos años haciendo ejercicios de fuerza, pesas y luego aeróbicos.

Da gusto ver hombres tan seguros…

Me gusta estar lo más seguro posible, que lo que estoy haciendo sirva para algo.

¿Directo?

Sí, hay que decir las cosas como son.

¿Nunca se equivoca?

Sí se equivoca uno, pero son los riesgos de decir las cosas con claridad.

¿Vanidoso?

Sí, creo que sí.

¿Sobrado?

Creo que también.

¿Mujeriego?

Pues lo he sido.

Por cierto, ¿es usted quien ha forjado su propia imagen?

Sí.

¿Una imagen de éxito?

No sé si sea de éxito, para algunos a lo mejor es de fracaso.

¿Como la cura contra el Parkinson?

Bueno, nosotros no curamos el Parkinson, hicimos un procedimiento para atenuar sus síntomas.

¿Neurocientífico exitoso?

Soy neurocientífico, lo exitoso lo tendrán que evaluar los de afuera.

En fin, ¿qué tal de su sistema nervioso central?

Está intacto y en buen estado.

¿De emociones?

Muchas, todos los días, algunas positivas, otras negativas.

¿Y le sigue emocionando ser de izquierda?

¡Desde luego, eso nunca hay que perderlo!

¿Y qué es eso?

Ser de izquierda es pensar en la gente, en generar una mejor calidad de vida.

¿Frustraciones?

Todos los días, porque no logramos, con la velocidad que uno quisiera, obtener lo que uno quiere.

¿Nos diría que todos los procesos sensoriales activos?

Los míos, sí.

¿Ya agudizó el olfato?

Ya, y además en mi laboratorio lo trabajamos como problema científico.

¿Incluso el olfato político?

Ese es un olfato muy complejo.

Por ejemplo, ¿ya aprendió a engañar sin que se den cuenta?

Bueno, a veces hay que hacerlo.

¿Ya desarrolló la habilidad de simular?

No, esa sí no me sale.

¿Ni simula su propia alegría?

No, no, la alegría la tengo o no la tengo.

¿Y todo lo que sabe lo ha enseñado?

No, no sé si eso sea una de mis funciones.

¿Generoso?

Procuro serlo.

Por cierto, ¿suele desconfiar de sus amigos?

No.

¿Y ya aprendió a utilizar a sus enemigos?

Sí.

¿Del sentido del oído cómo va?

Bastante bien. Se ha afinado con el tiempo.

A ver, ¿qué ha escuchado del regreso del PRI?

No he escuchado nada, salvo que el PRI ya regresó, lamentablemente.

¿Del descontento del gobierno de izquierda qué ha escuchado?

Hay mucho de qué estar descontento. La izquierda está totalmente dividida y tenemos muchos problemas.

¿Ya escuchó que no es lo mismo hacer cápsulas de ciencia que encargarse de una secretaría?

Ya lo entendí muy bien: uno es muy fácil, lo otro es muy complicado.

¿La divulgación de la ciencia es un deber social?

Sí, absolutamente.

¿A Peña Nieto le interesa la ciencia?

Él dice que sí, yo no veo muy claro que eso sea cierto.

¿A quién le conviene un país ignorante?

Pues a los grupos de poder.

¿A usted le molesta?

Sí, mucho.

¿Y ha vivido de ello?

No, pero me molesta mucho, porque esa es una forma de control.

Volvamos, ¿de calcio cómo anda?

No me he hecho la prueba, pero pienso que bien.

¿Algún ataque de epilepsia?

No, no.

¿Ni cuando está junto a Mancera?

No, no… no me dan temblores de esa naturaleza.

A propósito, ¿qué tal el jefe de sus nervios?

Bien… yo creo que no se le ve nervioso.

¿Incluso cuando tiembla?

¿Cuándo tiembla la ciudad o tiembla él? No, no se le ve nervioso.

Por cierto, ¿ha visto su ligero temblor en el ojo izquierdo?

¡Nooo!

Parece que con el derecho mira más fijamente…

Pues no… no lo había observado.

¿Presiones en el DF?

Hay muchas presiones, pero a mí no me han tocado ese tipo de presiones.

¿Angustias en el gabinete capitalino?

Debe haber, yo no tengo ninguna.

¿No siente que el gabinete pierde la ciudad?

Pues si falla el gabinete, si fallan los proyectos, se puede perder la ciudad.

¿Y están seguros de que están gobernando?

Hay que preguntarle a los que gobiernan.

¿Saben para quién trabajan?

Sí, para los ciudadanos.

¿O para los priistas?

No, para los ciudadanos.

¿Mancera lo sabe?

Estoy seguro de que sí.

¿También ya aprendió a no hacerle sombra a su jefe?

Bueno, he procurado siempre no hacerle sombra a nadie.

¿Quién está golpeando a Joel Ortega?

No tengo la menor idea, no sé a quién le pudiera interesar.

¿Hasta dónde quieren ver a Ebrard?

No sé, procuro no meterme en esos vericuetos, porque en realidad muchos son puros chismes.

¿Se levantará o se lo llevará el Metro?

¡Se levantará!

Usted que los conoce, ¿ya acordaron Bejarano y Mancera?

No tengo idea si están de acuerdo. No es mi papel como funcionario público.

Insisto, ¿quién se mete con Bejarano, la paga?

Dicen eso… a mí no me consta.

¿Sigue a las órdenes de “El Peje”?

Dicen… no me consta.

En fin, ¿vienen más golpes en el gabinete?

Los gabinetes se tienen que ajustar con el tiempo, desconozco en qué áreas habrá los cambios, pero frecuentemente es necesario hacerlo.

Por cierto, ¿Mancera es a Ebrard lo que Zedillo a Salinas?

No es que no quiera contestar, la verdad no he pensado mucho en ese detalle.

Sigamos, ¿puede decirnos qué es exactamente lo que hace en la secretaría?

Sí, la función es tratar de demostrar que la ciencia es una de las herramientas más poderosas, más capaces de resolver problemas de la ciudad.

¿Lo está logrando?

Estamos intentándolo y todo está orientado a tener proyectos que beneficien a los ciudadanos.

¿Lo escuchan?

A la fecha creo que sí.

¿Hay presupuesto?

No… bueno, hay presupuesto, pero totalmente insuficiente.

¿Atado?

Sí.

¿La simulación se puede medir?

Sí se puede medir… en la política pública vemos una enorme cantidad de simulación.

¿A más de 20 años del PRD en el DF estamos más preparados?

No… al contrario, estamos más divididos.

¿La izquierda ha fracasado?

¡Rotundamente!

¿Y usted?

A nivel personal creo que no he fracasado.

Por cierto, ¿sigue pensando en desaparecer el Conacyt?

No, quisiera que el Conacyt se transformara en una secretaría de Estado, porque eso elevaría la presencia de la ciencia en la política pública.

¿Y qué hacemos con la UNAM?

Este país no sería lo que es si no fuera por la UNAM y hay que apoyarla.

¿Qué ha hecho Narro por ella?

Es el rector, trabaja para que siga siendo la institución líder en educación.

¿No dicen que habla mucho y hace poco?

Eso se ha dicho, escrito. Sí, muchas cosas que se hacen son para la foto  y luego se olvidan.

Por cierto, ¿que el Alzheimer aumentará en el país?

Pienso que sí.

¿El gobierno lo tendrá en mente?

No, el gobierno no piensa en ello.

¿Le extraña que a este país no le quede memoria?

Bueno, hay gente interesada en no tenerla.

¿No recordar es una defensa y resistencia?

Es una estrategia.

En fin, ¿este país tiene cura?

Tiene cura, hay que ver si hay interés en curarlo.

¿Y todavía piensa que nos hubiera ido mejor con AMLO?

Definitivamente que sí.

¿Científicamente comprobado?

No se puede comprobar eso porque ya el experimento no se puede hacer.

¿AMLO para 2018?

Él dice que va por 2018… es una decisión que tomará.

¿El infarto de López Obrador les preocupó o los alertó?

El infarto me preocupó, porque lo considero mi amigo. Lo respeto, pudo haber fallecido y sería terrible.

En tanto, ¿todos a brincar del barco?

Yo no brincaré del barco. Soy un ciudadano independiente.

¿Morena les sobrevive?

Morena es una opción, habrá que ver qué pasa en el futuro.

Por cierto, ¿el hijo de AMLO es el elegido?

No, no creo… digo, no sé.

¿Hay ciencia que explique el nepotismo?

El nepotismo es algo que no debería existir.

Hablando de rigores, ¿México pasará del quinto juego en el Mundial?

No, creo que México no va a ganar ningún juego.

¿Eso es científicamente probable?

Bueno, de eso estoy casi seguro.