“Hay insatisfacción, pero el gobierno hace su esfuerzo”: Barbosa

El legislador observa que hay una falta de responsabilidad de decisiones en materia económica y de seguridad; afirma que el sistema legal tiene los elementos necesarios para garantizar protección.
Advierte que, de no haber comicios, habrá ruptura constitucional para renovar a la autoridad y los mecanismos serán complicados.
Advierte que, de no haber comicios, habrá ruptura constitucional para renovar a la autoridad y los mecanismos serán complicados. (Juan Carlos Bautista)

Ciudad de México

Para Miguel Barbosa, presidente del Senado y líder de la mayor bancada de la izquierda en esta cámara, "sí hay un estado de insatisfacción, un ánimo social complejo; focos rojos en materia electoral en Michoacán, Guerrero y Oaxaca... pero hay que reconocer que los poderes del Estado están haciendo su esfuerzo para corregir esta situación. Veo un país con enormes fortalezas".

Se dice convencido de que, pese a la presencia de "grupos desestabilizadores" en la organización de las elecciones, de un peso inestable y de la caída en los ingresos petroleros, así como de una sociedad insatisfecha con la seguridad pública, el gobierno y el Estado mexicano "sí hacen su parte para corregir la situación. Hay salida a esta crisis y no hay que apostarle a la catástrofe".

—¿Qué diagnóstico tiene del país, con un precio del petróleo caído, reformas que no logran consolidarse y un clima internacional complicado?

—Creo que hay que hacer una opinión diseccionada. Primero, la situación económica de México, como la de muchos países, es complicada cuando su economía es influida enormemente por los precios internacionales del barril del petróleo y del gas; cuando tenemos una economía en donde la llegada de inversiones internacionales fue tan anunciada, tan promovida y no empieza a verse presencia de ellas, tenemos una complicación social.

De acuerdo con el legislador, hay un ánimo social alterado y "esto significa que la gente se siente insatisfecha, que está esperando muchas más cosas de esta realidad que la rodea y por tanto una aplicación de la ley oportuna, porque la seguridad pública para las personas debe estar garantizada por el Estado".

No obstante, el líder de izquierda apunta: "Sí encuentro un estado de insatisfacción, pero hay que reconocer que también los poderes del Estado, el gobierno actual, están haciendo su esfuerzo para corregir esta situación de complicación. Así que veo un país con enormes fortalezas".

—¿Lo ve así?

—Habría que viajar a otros países para ver que otros están peor, pero eso no nos debe llevar a la conformidad, tenemos que ir haciendo más cosas, mucho mejor ejercicio en el gobierno y una sociedad que aporte lo mejor que tiene... creo que lo está haciendo.

—Cuando la oposición se levantó de la mesa del INE, el consejero Lorenzo Córdova dijo que veía una situación peor a la de 1994...

—Es distinta a la de 2015. En ese tiempo había una guerrilla, un grupo armado permanentemente identificado que se pronunció contra el régimen de las instituciones del Estado. Hoy no lo hay, hoy existe un ánimo social complejo, de insatisfacción, que tiene como cauce la vía electoral, las vías institucionales para que este ánimo social se mejore.

"Vamos a ver el nivel y calidad de los candidatos que postulan los partidos. Está en curso una reforma política, una autoridad que tiene que cumplir con los propósitos y fines de la reforma política. Encuentro que sí hay complicaciones, pero no veo un escenario como el de 1994".

—¿Ve focos rojos en Guerrero o Michoacán para la elecciones?

—Sí, pero estamos a tiempo de construir las condiciones para que haya proceso electoral. No debemos, con declaraciones, abonar a que ya no hay condiciones. De no haber comicios en México habría ruptura constitucional para renovar a la autoridad y los mecanismos que se aplicarían serían muy complicados.

"Así que, si bien reconocemos que hay focos rojos en Michoacán, Guerrero, Oaxaca y otros estados donde el crimen organizado tiene el control de diversas zonas, observamos, afirmamos y queremos contribuir para que se creen las condiciones a fin de que el proceso electoral genere autoridades legítimas y no autoridades que emerjan de un proceso manipulado por el crimen organizado".

—¿Cree que la Ceteg y estos grupos son crimen organizado?

—Yo no veo a la Ceteg y a la sección 22 de Oaxaca como crimen organizado. Yo no los calificaría así; se han vuelto grupos desestabilizadores del orden social, no del crimen organizado, pero sí se han vuelto, evidentemente por sus prácticas, en desestabilizadores del orden social.

—¿Habrá manera de controlarlos, quizá con diálogo?

—Que se aplique la ley. Cada vez que la ley no se aplica por acuerdos se afecta el orden social, porque se demerita ante la sociedad lo que debe ser motivo de respeto, que es la aplicación de la ley.

—¿Hay que resolverlo antes de las elecciones?

—Habrá que garantizar que esos grupos no van a impedir la celebración de las elecciones.

Respecto de la situación económica y de seguridad, Barbosa considera que no se puede aceptar una crítica como la del PAN a este gobierno, "no porque yo lo defienda", sino porque no se sabe dónde quedaron los ingresos extraordinarios que se recibieron por los altos precios del petróleo.

—¿Hay una crisis?

—Hay una crisis. Salidas las hay y las instituciones del Estado se están esforzando para encontrarla y alcanzarla, porque si vemos que todo es catástrofe y que no hay posibilidades de resolverlo, pues digámoslo. La oposición debe actuar con responsabilidad y ésta debe verse en el acompañamiento de políticas públicas adecuadas.

El legislador observa que hay una falta en la responsabilidad de decisiones en materia económica y otros rubros, como la seguridad, que sigue siendo un pendiente; no obstante, asegura que el sistema legal mexicano tiene los elementos necesarios para que la sociedad esté dotada de la seguridad pública.

"No faltan leyes para que el Estado, aplicando esas normas, garantice la seguridad de los mexicanos. Que no se confunda eso diciendo que la autoridad no tiene instrumentos legales para garantizarla, eso es falso. Hay que cambiar la estrategia y el cambio lo han situado a través de tres cosas:

"Uno, el mando único, que lo quieren presentar como 32 policías únicas, y eso es diferente. Segundo, la desaparición de los poderes municipales por autoridades federales con la intención de cercenarlos; a nosotros nos parece que sería un atentado contra el federalismo y el municipio libre, así que tenemos que revisar esa parte para que no sea una vulneración a los principios en la carta magna. Tercero, el tema de las competencias para volver más eficaz y eficiente la actividad policial en todo el territorio.

"Así que pronto habrá esas reformas, pero no depende de ellas que hoy siga creciente la inseguridad. Los instrumentos vigentes son suficientes para que el Estado garantice la seguridad pública de sus habitantes".