Faltan alimentos y asistencia médica en estaciones migratorias

México no garantiza los derechos humanos de las personas extranjeras alojadas en estaciones migratorias, ni las condiciones de alojamiento previstas en la Ley de Migración, de acuerdo con un informe. 
Migrantes centroamericanos esperan el tren para continuar su camino a Estados Unidos.
Migrantes centroamericanos esperan el tren para continuar su camino a Estados Unidos. (Cuartoscuro )

Ciudad de México

México incumple condiciones de estancia de las personas extranjeras alojadas en estaciones migratorias o estancias provisionales, de acuerdo con el informe “Personas en detención migratoria en México”, elaborado por organizaciones de la sociedad civil.

De acuerdo con la Ley de Migración, las estaciones migratorias deben prestar servicios de asistencia médica, psicológica y jurídica, ofrecer alimentos de calidad y garantizar la seguridad e integridad de quienes permanecen en ella, especialmente de las personas en situación de vulnerabilidad.

TE RECOMENDAMOS: Empeora la situación de centroamericanos en México 

Sin embargo, las personas migrantes denunciaron abusos sistemáticos cometidos por personal del Instituto Nacional de Migración (INM) en 17 centros en el país, principalmente relacionadas con discriminación, negación de alimentos o productos de higiene básica para forzar la deportación.

El informe fue elaborado a partir de diversas fuentes de observación, la revisión documental de 150 expedientes de procedimiento administrativo, entrevistas con autoridades y personal de seguridad y 122 entrevistas realizadas en 17 centros distribuidos en nueve estados.

A continuación te presentamos los principales hallazgos:

1. La mayoría de las personas detenidas presentaban algún nivel de ansiedad y de depresión.

2. La prestación de servicios de salud es insuficiente y en la mayoría de los expedientes sólo aparece el certificado médico de salida, pero no el de ingreso.

3. Los niños enferman constantemente por la calidad de la comida que se les proporciona y se les brinda solo tres alimentos al día.

4. Los centros de detención no cuentan con espacios para realizar actividades recreativas ni educativas, salvo el centro de Acayucan.

5. Las mujeres en situación de detención enfrentan situaciones de acoso. La mayor parte de la vigilancia de áreas asignadas para mujeres en algunos casos es realizada por guardias de sexo hombre.

6. Los mecanismos para identificar a mujeres víctimas de  violencia sexual y género son insuficientes: en muchos casi no reciben atención médica adecuada (profilaxis, revisión ginecológica, prueba de VIH y embarazo), ni orientación sobre la interrupción del embarazo ni atención psicoemocional.

7. Todas las personas LGBTTTI manifestaron haber sido víctimas de agresiones y acoso por parte de otros detenidos y de personal de atención en los centros.

8. No existen protocolos para atender a personas “con problemas de salud mental” que presentan episodios críticos, incluido intentos de suicidio.

9. Las personas entrevistadas no fueron informadas sobre su derecho a contar con defensa legal, ni sobre las instituciones y organizaciones que pueden apoyarlas.

10. Entre las personas entrevistadas había solicitantes de la condición de refugiados en centros de detención migratoria.

11. Las autoridades no entregan copia de la declaración a las personas, ni les informa su derecho a realizar una llamada, ni a solicitar asilo.

12. En las instalaciones detectaron escasez de agua potable e insumos higiénicos, entre ellos pañales, papel sanitario y compresas.-

13. El sistema de resguardo no es fiable y hay robos recurrentes de celulares con fines de extorsión.

El informe presenta una serie de recomendaciones a las autoridades, entre ellas  evitar periodos prolongados de detención, proporcionar intérpretes y traductores a quienes no hablan español, evitar sobrepoblación en los centros, asegurar insumos y alimentos en buen estado y garantizar la privacidad de las personas.

También crear protocolos de atención médica y la administración de profilaxis a personas que han sido víctimas de violencia sexual y garantizar asistencia consular.



OVM