Diputado presenta iniciativa para erradicar trabajo infantil

José Everardo Nava Gómez afirmó que el 42 por ciento no estudia, 38 por ciento sufre una situación inestable en la escuela y 2 de cada 10 cubren irregularmente sus estudios.
Los adolescentes podrán trabajar desde los 15 años.
Archivo (Milenio Digital/Archivo)

Ciudad de México

En los últimos 12 años el número de niños, niñas y adolescentes que trabajan para aportar al sustento familiar aumentó en 12 por ciento, es decir tres millones 270 mil menores de edad, señaló el diputado José Everardo Nava Gómez.

Indicó que el 42 por ciento no estudia, 38 por ciento sufre una situación inestable en la escuela y 2 de cada 10 cubren irregularmente sus estudios, alcanzando en su mayoría el cuarto y sexto año de primaria.

Ante esta situación propone reformar la Ley Federal del Trabajo y la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para contribuir a erradicar el trabajo infantil.

Con esta modificación, explicó, se busca armonizar la legislación secundaria con la reforma a la fracción III del apartado A del artículo 123 de la Constitución, mediante la cual se estableció que la edad mínima para laborar será de 15 años de edad y que fue publicada el 17 de junio del 2014.

Mencionó que de acuerdo con el Centro de Análisis Multidiciplinario (CAM) de la Facultad de Economía de la UNAM, en el primer trimestre de 2012, dos millones 125 mil 500 niños y un millón 144 mil 500 niñas, de cinco a 12 años de edad, desempeñaron una actividad laboral.

Que según la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, los sectores agropecuario, industrial, de la construcción, servicios, comercio y trabajos domésticos, son los que más emplean a menores. A esto se suma un 39.1 por ciento (1.2 millones) que no asiste a la escuela, 72.3 son niños y 27.7 niñas.

El legislador del Revolucionario Institucional explicó que además de recibir muy bajos salarios, el 28 por ciento de estos niños se encontraba en riesgo de trabajo, cuatro por ciento había sufrido alguna enfermedad o accidente que requería atención médica y 5.5 laboraba en lugares no apropiados.

Hizo notar que de acuerdo a un reporte de 2012 elaborado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y el Centro de Investigación y Docencia Económicas, en el cual refieren que el trabajo infantil es un fenómeno que afecta a la niñez de las zonas urbanas y rurales.

Alertó que éste es un fenómeno trasnacional del que ningún país queda exento y está rigurosamente prohibido por legislaciones internacionales y nacionales.

Sin embargo, señaló, “la dramática realidad y las estadísticas confirman a millones de niñas, niños y adolescentes siendo objeto de explotación laboral en todos partes del mundo y México no es la excepción”.

Consideró que al encaminar a millones de niñas y niños mexicanos exclusivamente al trabajo, se continúa “el mismo círculo familiar de carentes condiciones de vida y oportunidades para desarrollarse”, se trasgreden sus derechos humanos a la salud, al bienestar, al sano desarrollo y a una educación para aspirar a trabajos mejor remunerados.

La situación que enfrenta la niñez mexicana que trabaja para cubrir necesidades del hogar, escolares y personales, admitió, representa una gran preocupación para el Estado, pues el trabajo infantil ha lacerado su desarrollo integral, por lo que urgió su intervención para considerar las disposiciones del Convenio 138 de la Organización Internacional del Trabajo.