Cada iniciativa avalada en la Cámara costó 90.4 mdp

Ejerció un presupuesto de 6,960 millones de pesos para analizar 365 propuestas, de las que aprobó 77, desechó 224 y dejó pendientes 64.

México

En 2013, año en que se consolidaron las principales reformas del presidente Enrique Peña Nieto, cada una de las 77 iniciativas aprobadas en San Lázaro costó 90 millones 400 mil pesos, mientras que las 32 sesiones, 217 millones 525 mil pesos.

De acuerdo con la Cuenta Pública de ese año, la Cámara de Diputados ejerció un presupuesto de 6 mil 960 millones de pesos para cumplir su principal objetivo: formular, discutir, analizar y, en su caso, aprobar iniciativas de ley.

Con esos recursos se realizaron 32 sesiones —ordinarias, solemnes y de Congreso General—, en las cuales se presentaron 365 propuestas legislativas. De estas últimas, se aprobaron 77, se desecharon 224 y quedaron pendientes por dictaminar 64.

El presupuesto que recibe la Cámara de Diputados, casi en su totalidad, es destinado al gasto corriente: 6 mil 849 millones de pesos. De esta partida, casi 930 millones de pesos sirven para el pago de las dietas de los 500 legisladores y para el sueldo del personal administrativo.

Mientras que 881 millones de pesos se canalizan para la contratación de personal bajo el régimen de honorarios y 816 millones de pesos en el pago de prestaciones.

Pese a los altos pagos, el documento de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público destaca que “se aplicaron acciones tendientes al ahorro y eficiencia presupuestal del gasto, como la de cero incrementos a dietas y sueldos de funcionarios”.

Se detalla que 52 millones de pesos se ejercieron para cubrir los contratos suscritos en San Lázaro para la dotación de vales de alimentos y de gasolina para los legisladores.

Otra partida de 27 millones de pesos sirvió para la adquisición de materiales y útiles de oficina, consumibles de cómputo, periódicos y revistas.

En servicios generales, mil 587 millones de pesos fueron para atender las funciones legislativas de los diputados, como asistencia parlamentaria, atención ciudadana y apoyo para transporte.

Los principales gastos en el rubro de bienes muebles, inmuebles e intangibles, por casi 70 millones de pesos, fueron para adquirir los sistemas de iluminación escénica del salón de sesiones, de alarma sísmica, humo, fuego y voceo, así como para la compra de elevadores y transformadores de energía eléctrica.

La Cuenta Pública 2013 destaca que “la austeridad y disciplina presupuestaria ha sido parte fundamental para la consolidación de las acciones llevadas a cabo en la Cámara”, como la reducción de la flotilla vehicular, consumo de energía eléctrica, telefonía convencional y agua potable.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]