Iglesia: informe del GIEI sobre Ayotzinapa exhibe torpeza de PGR

La Arquidiócesis de México dijo que si las autoridades federales estaban consternadas, ahora se encuentran angustiadas ante la crisis del sistema de procuración de justicia.
El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), nombrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos entregó las primeras conclusiones en torno a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), nombrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos entregó las primeras conclusiones en torno a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La Arquidiócesis de México afirmó que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes con su informe sobre la desaparición de los 43 normalistas en Iguala "exhibe los principales males del sistema de justicia: el enquistamiento de la corrupción y la impunidad".

En el semanario Desde la Fe en su editorial "Vergüenza Internacional" señala que los crímenes de Iguala "destapan el gran vacío del Estado de Derecho". Y el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes "exhibe la gran vulnerabilidad en la que estamos los ciudadanos por la incapacidad y torpeza de las instituciones responsables de la impartición de justicia, ahora dispuestas a analizar detalladamente lo que debieron indagar desde el primer momento de las desapariciones".

A casi un año de los hechos de Iguala, el informe presentado por del GIEI "resultó demoledor al echar abajo varias de las hipótesis del ex procurador Jesús Murillo Karam, quien el 7 de noviembre de 2014, unos cuantos días después de la comisión de los delitos en Iguala, explicó el resultado de las indagatorias reunidas en un escueto informe donde se expuso la verdad histórica de la desaparición de 43 estudiantes, tras 487 dictámenes periciales, la detención de 99 personas, 385 declaraciones y las reconstrucciones de los hechos para concluir que los normalistas habían sido calcinados".

Consideró el Arzobispado que "los expertos independientes han puesto de manifiesto la falta de pericia e ignorancia del personal de la Procuraduría General de la República (PGR). Las aseveraciones suponen que el ministerio público actuó sin diligencia, no realizó el debido procesamiento en la recopilación de pruebas e información para el esclarecimiento de la verdad. Contra lo que afirmó la PGR, el GIEI sentenció: los normalistas no fueron incinerados".

Para la Arquidiócesis "si las autoridades federales estaban profundamente consternadas, ahora se encuentran profundamente angustiadas ante la más grave crisis del sistema de procuración de justicia en nuestro país, un sistema profundamente descompuesto, viciado y corrupto, un sistema del que la mayoría de los mexicanos desconfía, y nos lleva a la convicción de que en México no existe una verdadera impartición de justicia".