Hay indicios de que EU espió el celular de Merkel

El periódico "Le Monde" refuta dichos del jefe de las agencias de inteligencia de EU.

Alemania y París

El gobierno alemán confirmó la existencia de indicios de que los servicios secretos de Estados Unidos habrían pinchado el móvil personal de la canciller alemana, Angela Merkel, aunque el presidente norteamericano, Barack Obama, negó que estén vigilando sus llamadas.

El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, solicitó al gobierno de Estados Unidos una “explicación inmediata y completa” de las informaciones que apuntan a que la Agencia Nacional de Seguridad habría intervenido las llamadas de la mandataria alemana durante años.

Seibert confirmó así las informaciones aparecidas poco antes en la revista alemana Der Spiegel.

Las sospechas de que la NSA haya espiado las conversaciones privadas de la mandataria llevaron ayer a Merkel a llamar a Obama para pedirle explicaciones.

“La canciller alemana le dejó claro que este tipo de prácticas, si las acusaciones resultan ser ciertas, son claramente condenables e inaceptables”, explicó Seibert. “Supondría una fuerte ruptura de la confianza. Hay que evitar de inmediato este tipo de prácticas”, agregó.

Sin embargo, Obama le aseguró personalmente a Merkel que los servicios de inteligencia estadunidenses no están vigilando sus conversaciones telefónicas.

Obama aseveró a la mandataria alemana que “Estados Unidos no está monitoreando y no monitoreará las comunicaciones de la canciller”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney; no obstante, declinó aclarar si las llamadas de Merkel habían sido monitoreadas en el pasado.

Seguimiento Francia

El diario Le Monde ratificó sus informaciones sobre las operaciones de espionaje masivo de la NSA en Francia, catalogadas de “falsas” por el director de los servicios de inteligencia estadunidense, James Clapper.

Clapper, que encabeza 16 agencias de inteligencia de Estados Unidos, entre ellas la NSA, afirmó que las informaciones de Le Monde sobre las operaciones de espionaje de Estados Unidos eran “inexactas y engañosas”.

“La información de que la Agencia de Seguridad Nacional ha realizado más de 70 millones de grabaciones de datos telefónicos de franceses es falsa”, dijo Clapper, sin mayores precisiones.

“No vamos a extendernos en los detalles de nuestras actividades, pero ya hemos dicho claramente que Estados Unidos reúne elementos de inteligencia del mismo tipo que aquellos recogidos por todos los países”, agregó.

En respuesta, Le Monde publicó en su portal el “documento procedente de la NSA cuestionado por Clapper”. Se trata de un “gráfico que describe la magnitud de las vigilancias telefónicas en Francia”.

Ese gráfico “indica claramente que los datos de 70,3 millones de comunicaciones francesas fueron grabadas por la agencia” entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de enero de 2013, insiste Le Monde, reiterando sus informaciones publicadas el lunes.

El diario francés, basándose en documentos Snowden, publicó asimismo el martes nuevas revelaciones sobre las escuchas de las embajadas de Francia en Washington y ante la ONU en Nueva York.

Tras la publicación de esas informaciones, el presidente francés François Hollande comunicó a su homólogo estadunidense Barack Obama su “profunda reprobación” por tales “prácticas inaceptables” de su aliado.

Paralelamente, la cancillería francesa convocó al embajador estadunidense en París.