Campa: romper cadenas de impunidad, única salida contra desapariciones

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa, dijo que en los casos de Ayotzinapa, Tierra Blanca y Papantla ya hay detenidos.
Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, en el programa 'En 15' con Carlos Puig.
Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, en el programa 'En 15' con Carlos Puig. (Milenio )

Ciudad de México

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa, admitió que México enfrenta un problema de desapariciones a manos de policías aunque destacó que en los tres casos más recientes ya hay detenidos y dijo que para evitar que esto siga ocurriendo se deben romper las cadenas de impunidad.

“La única salida es romper las cadenas de impunidad y mandar la señal de que todos aquellos que corran riesgo de desaparecer personas van a ser perseguidos. En los casos de Ayotzinapa, Tierra Blanca y ahora con los tres muchachos de Papantla hay personas detenidas. Por Ayotzinapa son 120 personas sometidas ante el juez. Por Tierra Blanca están detenidos 8 policías y 5 integrantes del crimen. Hoy también ya hay detenidos en Papantla”, dijo.

En entrevista con Carlos Puig para Milenio Televisión, Campa dijo que como autoridades les “toca perseguir a los responsables, dar con ellos y ejecutar las acciones más altas”, al reconocer que en los tres casos los involucrados y acusados de las desapariciones han sido policías.

Consideró que su trabajo actual en el que, entre otras cosas, tiene a su cargo la atención a familiares de desaparecidos es uno de los retos más difíciles y complejos que ha tenido.

Para el subsecretario el mayor reto en estos casos es que “por distintas razones los grupos de la delincuencia muchas veces han considerado que desaparecer un cadáver implica desaparecer el delito”, por ello que la cifra de desaparecidos en el país siga aumentando.

El subsecretario también se refirió a las evaluaciones que organizamos internacionales han hecho en materia de derechos humanos en México y descartó que en todos los casos se esté respondiendo de manera negativa, por el contrario, dijo, el país tiene apertura a seguir colaborando con ellos, reconociendo coincidencias, pero también exponiendo los puntos en los que no está de acuerdo.

“México está absolutamente abierto a este escrutinio. Yo creo que la Cancillería ha explicado y me parece que deja en claro que la posición del gobierno es de apertura a visitas de relatores y escrutinios. Vamos a tener visitas, México no está cerrado. Seguiremos trabajando en el tema de tortura”, dijo.

Campa agregó que “México reconoce que tiene retos importantísimos en materias como desaparecidos, tortura, uso legítimo de la fuerza y protección a defensores de derechos humanos”.

Y negó que se estén minimizando los problemas al responder a los informes de los organismos internacionales en esas materias.

“Frente al informe de la CIDH, el del Alto Comisionado de la ONU, los Estados tienen derecho a decir en qué coincidimos y en qué no. Tampoco son infalibles. Cuando decimos que no coincidimos hay poca tolerancia al cuestionamiento”, dijo.

Del trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH en el caso Ayotzinapa confirmó que el mandato termina a finales de abril porque cuando terminó la primera etapa el secretario de Gobernación le dio instrucciones para preguntar al Grupo cuanto necesitaban y eran 6 meses más.

“Necesitaban 6 meses. Eso lo pedimos. El Grupo tiene 3 tareas: la investigación, la búsqueda y la atención a las víctimas”, dijo.

De una probable reparación del daño a los familiares de los desaparecidos aclaró que “la reparación no excluye a la búsqueda” por lo que ésta continúa.