Darán estímulos a empresas con 40 % de mujeres en su plantilla

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformas legales sobre igualdad de género y relativas a adquisiciones, arrendamientos y servicios públicos.
Las enmiendas aprobadas mandatan a las empresas a elaborar un código de ética que prohíba la discriminación de la mujer.
Las enmiendas aprobadas mandatan a las empresas a elaborar un código de ética que prohíba la discriminación de la mujer. (Especial )

Ciudad de México

La Cámara de Diputados aprobó por 354 votos a favor, 4 en contra y 19 abstenciones el dictamen de la minuta que reforma las leyes de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, y General para la Igualdad entre Hombres y Mujeres.

Esto con la finalidad de incentivar la igualdad de género en las actividades empresariales y fortalecer la participación laboral de las mujeres en el país.

Con estas enmiendas, las empresas que sometan sus servicios o productos a procesos de licitación pública podrán obtener una nueva puntuación al comprobar que promueven la inclusión de la mujer y hacen efectivo su desarrollo de forma permanente. La puntuación es asignada por autoridades y organismos facultados para ello, e influye en el grado de experiencia y confiabilidad del licitante.

Además, las enmiendas mandatan a las empresas a elaborar un código de ética que prohíba la discriminación de la mujer y a aplicar sanciones en caso de infringirlo, para poder acceder a los estímulos y certificados de igualdad que otorguen anualmente las autoridades correspondientes.

También estarán obligadas a integrar su plantilla laboral con un 40 por ciento de mujeres, por lo menos, y un 10 por ciento los puestos directivos, además de aplicar procesos igualitarios en la selección de personal, con el propósito de obtener dichos estímulos y certificaciones.

En la fundamentación del dictamen, la diputada Blanca Jiménez Castillo (PAN) advirtió que en nuestro país persiste una profunda desigualdad en cuanto a oportunidades laborales así como importantes niveles de exclusión contra las mujeres.

Destacó que la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2011 señala que en la producción de bienes y servicios participan 42.9 millones de mujeres (53.5 por ciento) y 37.3 millones de hombres (46.5 por ciento).

 En la manifestación de posicionamientos, la diputada del Revolucionario Institucional, María de Lourdes Flores Treviño, destacó la importancia de las acciones para la promoción de los derechos económicos de la mujer, como eje principal de una agenda de desarrollo asistencial.

Asimismo, resaltó la importancia de avanzar en la concreción de acciones afirmativas que amplíen la responsabilidad del gobierno de promover la igualdad de oportunidades mediante la adopción de políticas, programas, proyectos e instrumentos compensatorios.

La diputada Lorenia Iveth Valles Sampedro, del PRD, recordó que en julio de 2012, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW- ONU), manifestó su preocupación al Estado mexicano por las prácticas discriminatorias contra la mujer en el ámbito del empleo, como la exigencia de pruebas de embarazo para obtener uno o mantenerlo.

Aseguró que tres de cada 10 mujeres denuncian haber experimentado violencia en el lugar de trabajo, como acoso o abuso, además de la considerable brecha salarial con los hombres, por lo que celebró estas reformas que “se inscriben en la tónica de las recomendaciones de la CEDAW” hechas a nuestro país, para combatir la problemática.