Iglesias de CdMx tienen problemas para pagar diezmo

El cardenal Norberto Rivera Carrera presentó su último informe para detallar la situación en la que entrega la Arquidiócesis de México a Carlos Aguiar Retes.
El prelado consultó a los responsables de las principales instituciones y vicarías del territorio.
El prelado consultó a los responsables de las principales instituciones y vicarías del territorio. (Nelly Salas)

México

Algunas iglesias de la Arquidiócesis de México tienen problemas para dar el diezmo (10 por ciento de ingresos) que debían aportar al territorio, de acuerdo con el último informe ordenado por el cardenal Norberto Rivera Carrera al concluir su mandato como arzobispo primado. Algunos vicarios cuestionaron en el texto la viabilidad de ese pago, pues consideran que es elevado para los templos que perciben pocos ingresos.

Rivera Carrera hizo público el informe que entregará a su sucesor, Carlos Aguiar Retes. En ese texto se menciona que las finanzas de algunas instituciones, como la Universidad Pontificia, la Universidad Lumen Gentium y algunas vicarías, presentan problemas.

También señala que en la Plaza Mariana “aún quedan aspectos legales y administrativos por regularizar, que están detenidos en espera de la sentencia definitiva de las demandas impuestas por Grupo Autofin”, por lo que dependen de lo que determine el juez.

CONSULTA A VICARIOS

El informe de 84 páginas se integra con las consultas realizadas por Rivera Carrera a las vicarías, a las áreas administrativas y a otros organismos como los seminarios, la Catedral Metropolitana, la Basílica de Guadalupe, la Universidad Lumen Gentium y la Universidad Pontificia de México, entre otros.

El obispo auxiliar Antonio Ortega, responsable de la IV Vicaría, señaló que en ese territorio “ha sido un problema el 10 por ciento del decreto, algunos no lo dan, otros solo una pequeña cuota, y aproximadamente 50 por ciento da algo cercano a lo decretado. Unos no pagan el Fosopam y el Sigamed (fondos de prestaciones de retiro y médicas para los sacerdotes), lo que tiene descapitalizada a la vicaría. Se ha invitado a dar, además de 10 por ciento, un aporte vicarial, ya sea anual o mensual. Los siniestros, padres enfermos y fallecidos, se han atendido y apoyado, aún a quienes no han pagado sus cuotas”.

Aún en la Vicaría VI, que es la que más aporta a la economía arquidiocesana después de la Basílica, según reportó el obispo auxiliar Crispín Ojeda Martínez, se llegan a registrar problemas de pago. “La mayoría de las parroquias y rectorías aporta puntualmente el diezmo; solo cuatro son morosas en este sentido: Santa Úrsula Xitla, Santa Rosa de Lima, Señor de los Corazones y San Vicente Paul”, explicó el vicario en el informe. “Algunas comunidades no dan 10 por ciento real, existe un modesto fondo en la economía vicarial, en continua disminución, para ayudar a los sacerdotes necesitados”, subrayó.

OTROS INDICADORES

La VIII Vicaría dio a conocer que hay un gran número de templos que no ha regularizado la situación legal de sus predios ante la autoridad civil y en algunas parroquias se debe revisar el cumplimiento pleno de las obligaciones fiscales y el pago de servicios de agua y luz.

En el lado positivo, la Basílica de Guadalupe, informó el rector Enrique Glennie Grau (sin mencionar cifras), “los ingresos reales de 2016 presentaron un incremento de 15.3 por ciento respecto a 2015, y de 7 siete contra el presupuesto. Se ha visto un tendencia creciente de 35 por ciento a partir de 2011. Calculamos un crecimiento de 7.9 por ciento de los ingresos totales y un aumento de los gastos de 7.8 por ciento en el futuro próximo (...) 65 por ciento de los ingresos proviene de la Colecturía (tienda) y durante esta administración se han hecho innumerables obras de mantenimiento y restauración”.

EN PARÍS, LIMOSNAS DIGITALES

La diócesis de la capital francesa pondrá en marcha un sistema que permitirá recolectar limosnas en forma digital durante la misa del domingo en San Francisco de Molitor, una iglesia situada en un barrio lujoso y conservador de París.

La diócesis explicó ayer que durante el oficio circularán entre los feligreses cinco canastas para limosnas. Cada uno elegirá en una pantalla la suma que desea donar (de 2 a 10 euros). “Este nuevo gesto sigue siendo muy parecido al habitual”, pero los parroquianos que lo deseen podrán dejar su limosna en efectivo.

No es la primera vez que la Iglesia francesa intenta ponerse a la altura de las nuevas tecnologías. Desde hace dos años 28 diócesis y más de 2 mil parroquias emplean una app de teléfono celular para donaciones.

“La Iglesia se ha comprometido a apoyar a todos en las nuevas formas de vida y consumo. La desmaterialización de los medios de pago es uno de los retos que debemos asumir. Sea a través de una canasta conectada o un app para smartphone”, concluyó la diócesis parisina.

Con información de AP/Paris.