Salud investiga comida almacenada en Fuerza Civil

Luego de descartar que el proceso de preparación tuviese anomalías, tomaron muestras del alimento almacenado para analizarlas desde el aspecto microbiológico.
El funcionario estatal descartó que este tipo de situación sea replicada en otras dependencias.
El funcionario estatal descartó que este tipo de situación sea replicada en otras dependencias. (Raul Palacios)

Monterrey

La Secretaría de Salud en el Estado dio a conocer que ya están llevando a cabo la investigación de la comida con gusanos que reportaron elementos de Fuerza Civil a través de un video.

En entrevista, Manuel de la O Cavazos, titular de Salud en la localidad, explicó que la Subsecretaría de Regulación y Fomento Sanitario ya acudió al lugar donde se almacenan los alimentos para tomar pruebas y saber si es en este lugar donde el alimento se altera, pues descartaron que el proceso de preparación tuviera anomalías.

En este sentido, destacó que será en un lapso no mayor a 10 días cuando tengan los resultados y sean dados a conocer.

"Ya fue la gente de la Subsecretaría de Regulación y Fomento Sanitario y tomamos nuestras de la comida, tarda aproximadamente de siete a 10 días en tener el resultado y cuando tengamos el resultado se los haremos saber", comentó.

El funcionario estatal descartó que este tipo de situación sea replicada en otras dependencias ya que no se ha presentado ningún reporte.

Parte del análisis, detalló, implicaba detectar si había irregularidades en la preparación de los alimentos, lo cual fue descartado, y ahora realizaron tomas que serán analizadas para descartar cualquier riesgo en la salud de los elementos, desde el aspecto microbiológico.

Milenio Monterrey público este lunes que IFood SA de CV es el proveedor que brinda el servicio de alimentación a los elementos de la Fuerza Civil.

Dicho proveedor presentó anomalías ante el Gobierno Federal por proporcionar información falsa, lo cual los llevó a una inhabilitación por parte de la Federación hasta el 2017.

Pese a esta anomalía, el Gobierno del Estado le dio un contrato por 65 millones de pesos.