En el 68 había ideología, ahora la juventud está extraviada: Perelló

Uno de los dirigentes del movimiento del 68 calificó de deplorable los destrozos que realizaron encapuchados en la marcha del 2 de octubre; “anarquista no es andar saqueando Oxxos, es algo mucho ...
Encapuchados durante la marcha del 2 de octubre en la Ciudad de México.
Encapuchados durante la marcha del 2 de octubre en la Ciudad de México. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La diferencia entre el movimiento de 1968 y los actuales es que antes se tenía un discurso que incentivaba; ahora no hay discurso, no hay una ideología que los sustente, considera Marcelino Perelló, quien fue uno de los dirigentes estudiantiles en los años 60.

Si bien Perelló ve a la juventud extraviada, errante y sin una brújula clara, dice tener confianza en que aquellos vientos de libertad, inteligencia, alegría y energía vital que caracterizaron el movimiento del 68 volverán a recorrer y hacer vibrar las calles del mundo.

“Hay que recuperar aquel espíritu, no alzando las mismas banderas, esas ya están percudidas; pero sí recuperar el sentido que tenían entonces, salvar todo lo que aún es vigente, darle texto y contenido a las reivindicaciones actuales.

"Por ejemplo, el movimiento #YoSoy132 no supo salir de sus márgenes estrechos sobre el conflicto electoral; la reivindicación de los 132 fue pobre y mezquina, nosotros no nos proponíamos a defender unas siglas o en contra de otras, queríamos cambiar el orden electoral", puntualizó.

El ahora matemático recuerda que en el movimiento en el que participó “la alegría y la buena onda” eran lo que los regía, y que la muerte y la provocación vieron por parte de los represores; por lo que le impacta que hoy las cosas se hayan invertido, “en aquellos años los manifestantes teníamos que cuidarnos de los policías, ahora la policía cuida a los manifestantes y se cuida de ellos”.

Perelló califica de deplorable los destrozos que realizaron este miércoles encapuchados durante la marcha que se realizó para conmemorar la matanza del 2 de octubre. Resaltó que en el 68 nunca rompieron ni pintarrajearon nada, y que los destrozos y la brutalidad corrieron por parte de los represores y del gobierno.

“Provocadores, infiltrados y demás siempre ha habido, pero el nuestro era un movimiento con mucho cuerpo, era difícil que se infiltrará la gente; ahora con la CNTE y el SME todo está tan desfigurado y tan amorfo que es muy fácil que se les infiltre gente, ellos mismo no tienen control sobre lo que sucede”, señaló.

Perrelló comentó que Mijaíl Bakunin (teórico político y agitador revolucionario anarquista ruso) se ha de estar revolviendo en su tumba, ya que ahora vemos anarquistas que no saben de qué están hablando ni qué quiere decir la palabra anarquismo.

“Anarquista no es andar saqueando Oxxos, es algo mucho más serio y respetable; para saber eso hay que leer, hay que hablar, discutir. Convertir el anarquismo en una tribu urbana es un crimen”, aseguró.

Respecto al uso de las redes sociales en los movimientos, explicó que pueden ser una herramienta para organizar movimientos, pero hay que saberlas usar: “soy un tuitero y facebuquero apasionado y he visto muchas cosas notables ahí, pero también son un peligro pues en ellas se lanzan borregos y la gente se va con fintas”.

[b]El movimiento del 68 es más que el 2 de octubre[/b]

Perelló, quien fue representante de la Facultad de Ciencias de la UNAM durante el movimiento estudiantil del 68, resalta que es deprimente que se quiera recordar lo magnifico que fue el movimiento oscureciéndolo con lo que fue la represión del movimiento del 2 de octubre.

“El movimiento fue una fiesta, fue magnífico, inolvidable, un grito de esperanza y alegría, de generosidad en nombre de la libertad y la justicia; y sólo recordar la funesta negra es como querer conmemorar a Zapata recordando su asesinato”, aseguró

Explicó que ese movimiento sólo se puede entender por el tiempo, la década entera de los sesenta.

“Fue de las etapas más luminosas del mundo en lo político, marcada por la revolución cubana, la resistencia del pueblo vietnamita contra la agresión imperial gringa; en el campo de la cultura desde Julio Cortázar a Federico Fellini y en el mundo de la ciencia por la conquista del espacio hasta la píldora anticonceptiva”, dijo.

Detalló que los 60 representan dos entradas en escena: una la de los jóvenes, que hasta entonces no existían y no tenían voz ni voto en la sociedad; y la segunda la de los países pobres que ahora llaman en desarrollo. “Al sólo conmemorar el 2 de octubre, todo esto se olvida”, puntualizó.

Por último dijo que la consigna para hacerle un verdadero homenaje al movimiento del 68 “es la defensa de la belleza, la libertad, la inteligencia y la verdad”.