“Es un hombre de todos los tiempos”: Cristina Díaz

Prueba de ello, asegura, es que el pensamiento del sonorense mantuvo la cohesión en las filas de su partido.
En aquellos años, a la priista se le encomendó una parte de la campaña presidencial en Nuevo León.
En aquellos años, a la priista se le encomendó una parte de la campaña presidencial en Nuevo León. (Especial)

Monterrey

Encabezaba la reunión del consejo político del PRI como presidenta de la mesa directiva en el Congreso.  Entonces Cristina Díaz Salazar estaba en aquellos días preocupada por la salud de su hermano y con una carga de trabajo importante con la campaña presidencial encima.

Recibió una llamada que al principio creyó una broma de mal gusto: “Mataron a Luis Donaldo”, así le dijeron sin más. No fue sino hasta la segunda o tercera llamada de confirmación que entendió la dimensión de lo que pasaba.

Su amigo, el candidato a la presidencia de la República, aquel que le confió una parte de la organización de la campaña en Nuevo León, había sido asesinado luego de un mitin en Tijuana.

Interrumpió la reunión, salió de las oficinas del PRI y se encaminó a la Iglesia de San José, donde paso un par de horas en silencio. Pero no hubo tregua, tuvo que dejar la meditación para atender otra llamada. Su hermano estaba grave, tenía que ir a hospital a despedirse de él.

Partiría cuatro días después que su amigo Luis Donaldo.

Como casi todos los priistas, Díaz Salazar señala que el ideario de Colosio mantuvo vivos y unidos a los priistas durante los gobiernos del PAN, que ahora sus ideas ahora son retomadas por el presidente Enrique Peña Nieto y que esto es una prueba de que el ex candidato es un “hombre de todos los tiempos”.

Como al resto, no le gusta hablar del periodo que sucedió al salinismo, cuando Ernesto Zedillo Ponce de León ganó la contienda y gobernó para el PRI desde 1994 hasta el 2000.

¿POR QUÉ ZEDILLO NO RETOMÓ ESTE IDEARIO?

“Habrá que preguntárselo a él”, responde tajante.

Señala que para Colosio Murrieta, los números macroeconómicos eran muy importantes, pero de nada servía si no se reflejaban en los bolsillos de los ciudadanos.

“Me enseñó que siempre debo tener los pies sobre la tierra, ponerme en los zapatos de los demás para poder sentir lo que sienten y pensar lo que piensan; y creo que la congruencia, salir a la calle con la gente.

“Colosio decía que las políticas públicas deberían estar centradas en la gente, en las familias; porque al final todos queremos para nuestros hijos lo mejor”, insiste.

No pasó mucho tiempo después para que se despidiera de Diana Laura Riojas, viuda de Colosio, quien la visitó unos días antes de partir a un viaje al Vaticano, a donde llevaba a su hijo Luis Donaldo a que recibiera la comunión de manos del Papa Juan Pablo II.

“Diana Laura me dijo: ‘amiga te va a ir muy bien, por tu perseverancia, pero nunca vayas a despegar los pies de la tierra, siempre camina con paso firme’ y creo que eso me ayudado a superar las dificultades de los últimos 20 años…”, recuerda la senadora plurinominal y líder nacional de la CNOP.