• Regístrate
Estás leyendo: Hay un niño que escribirá este texto
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 01:12 Hoy

Hay un niño que escribirá este texto

Estoy convencido de que uno puede jalar la cuerda de cualquier problema en México y al final aparecen ciudadanos desprovistos de mecanismos de control político y judicial frente al poder.

Publicidad
Publicidad

Con eso en mente regresé a México para encontrar un país que había hecho poquísimo para redistribuir poder de su clase política a sus ciudadanos. Una democracia que había dejado intocadas instituciones autocráticas al tiempo que cumplía con los requisitos de una democracia procedimental. Un Estado en el que a lo público antepusimos lo político o lo privado: el acceso al Estado pasa por estructuras corporativas y/o por el acceso privilegiado al poder. Un sistema sin mecanismos de rendición de cuentas verticales y con mecanismos de rendición de cuentas horizontales atrofiados. En pocas palabras, una democracia que desde su propio diseño institucional margina y desprovee de herramientas para combatir esa marginación.

Lee el texto completo aquí.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.