Asevera esposa de Medina que nadie le notificó del citatorio

Gretta Salinas señala que si la Fiscalía Anticorrupción la manda llamar legalmente, acudirá.

Monterrey

Tras declarar que no tienen nada qué esconder, la ex presidenta del DIF Nuevo León y esposa del ex gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz justificó el por qué no acudió el viernes al citatorio para comparecer, que le hizo la Fiscalía Anticorrupción.

TE RECOMENDAMOS: Ante la violencia y la furia política y social... la música

En entrevista para TELEDIARIO con Azucena Uresti, Gretta Salinas de Medina aclaró que no acudió porque no fue notificada en su domicilio habitual, y que probablemente le enviaron el citatorio a la casa que tienen en la zona de Las Misiones, en el municipio de Santiago.

"Quizá me citaron en algún otro domicilio, lo cual me extraña porque nosotros hemos recibido las notificaciones de mi esposo en el domicilio que ya conocen. Probablemente esté en la casa de Las Misiones, esa casa está a mi nombre", señaló.

Explicó que ella trabaja desde los 16 años y tuvo un negocio durante 15 años, aunado a los ingresos que ha logrado su esposo a lo largo de su vida, es así como han logrado el patrimonio que tienen.

"Yo no tengo nada qué esconder, yo empecé a trabajar desde años 16 años, tuve un negocio propio 15 años y yo creo que todo está perfectamente como debe estar, como todo y siempre lo he hecho", expresó.

TE RECOMENDAMOS: Rescatan tortuga en peligro de extinción en Santiago

Aseguró que permanecerá en el país mientras duren las indagatorias del caso y que vive algunos días del mes en el Distrito Federal y otras veces en la ciudad de Monterrey, debido a las ocupaciones de su esposo, el ex gobernador Medina.

La versión de Gretta Salinas surge luego de que MILENIO Monterrey publicara que ella no acudió el viernes a la comparecencia ante la Fiscalía Anticorrupción y que a raíz de eso, el titular de la dependencia, Ernesto Canales, declaró que podrían hacerla comparecer por medio de la fuerza pública, a raíz de las investigaciones contra su marido, por presunto crecimiento del patrimonio personal injustificado, entre otras cosas.

FSAD