• Regístrate
Estás leyendo: Funcionarios ahogados por las deudas, cobran hasta $34
Comparte esta noticia

Funcionarios ahogados por las deudas, cobran hasta $34

Deducciones por préstamos y obligación de pagos de manutención, absorben salario de empleados públicos.
Publicidad
Publicidad

Las obligaciones que adquieren los trabajadores del servicio público a través de prestaciones que les otorga su empleo, inciden de manera directa en la percepción salarial de cada uno de ellos pues se trata de responsabilidades de las cuales no se pueden librar y en muchas ocasiones, se convierten en una pesadilla de deducciones que adelgaza sus cheques al grado de que llegan a cobrar cantidades que representan apenas el uno por ciento de su salario total.

En las nóminas de los municipios metropolitanos se pueden observar pagos a sus colaboradores por cantidades que se acercan a los cien mil pesos mensuales, sin embargo, también hay cobros que registran empleados por apenas 64 pesos a la quincena, una situación que no corresponde al salario asignado, pero sí a lo que reciben, algunos por cortos periodos de tiempo, otros, por lapsos más prolongados.

El titular de la dirección de recursos humanos del ayuntamiento de Guadalajara, Jorge Ibarra Morales, explicó que este tipo de circunstancias obedece a deducciones que se hacen a los empleados. “Existen dos tipos de deducciones para el trabajador, las generales y las particulares”, mencionó.

Las primeras señaladas obedecen al descuento de pagos “de carácter ineludible”, pues se trata de impuestos hacendarios cómo lo son el pago del Impuesto Sobre la Renta, conocido como ISR, el cual puede variar de entre el 15 y 35 por ciento sobre el salario bruto, además se suma el pago correspondiente a la prestación de la seguridad social que representa un descuento del 11.5 por ciento sobre el sueldo total.

Todo tipo de servidores públicos integran las listas, auxiliares de intendencia y hasta jefes (Especial)

Estos impuestos establecidos por la ley no representan gran afectación al salario del trabajador, además de que se trata de descuentos que aplican para todos los empleados públicos sin distingo alguno.

Los que sí representan un golpe a los bolsillos de los servidores públicos, son todos aquellos descuentos que obedecen a compromisos particulares y que se pueden clasificar básicamente en dos conceptos: los que se originan por una prestación como lo puede ser un crédito hipotecario o personal y aquellos que son de carácter legal como la retención por mandato de un juez.

En el primero de los casos expuestos, los trabajadores pueden acceder a un préstamo personal de corto mediano o largo plazo a través del Instituto de Pensiones del Estado, que establece con el trabajador un programa de pago de deducción vía nómina.

El esquema funciona de manera similar con empresas particulares con las que algunos municipios suelen firmar convenios para así facilitar a los empleados la adquisición de muebles para el hogar, programas funerarios, contratación de planes de viaje u otros servicios.

Estos créditos pueden llevar cierto control, incluso ser rechazados si la institución o el propio patrón consideran que comprometen o superan la capacidad de pago del trabajador, “nosotros procuramos que no exceda el 30 por ciento de su capacidad de pago, pero si el trabajador en ese lapso adquiere obligaciones no voluntarias, nosotros no podemos hacer nada”, mencionó Jorge Ibarra, mientras que para asegurar el pago a empresas particulares, el municipio no aprueba la deducción de créditos que no se puedan saldar en el transcurso de la administración vigente, es decir, los trabajadores del actual gobierno no podrán tener deudas con empresas privadas a partir de que concluya el ejercicio 2015 – 2018.

408 pesos percibe un auxiliar de la salud tapatío cada quince días (Especial)

Otra deducción posible al salario de los empleados corresponde a la resolutiva de un juez, ya sea por demanda de pensión alimenticia o algún asunto mercantil, que en ambos casos pueden llegar a representar una deducción de hasta el 100 por ciento de la percepción del trabajador si así lo considera el juez, “tenemos el caso de trabajadores que sufren el requerimiento de varias pensiones alimenticias vía nómina, a nosotros nos llega el requerimiento, lo que hacemos aquí es la retención y entregarlo al juzgado para que ellos lo hagan llegar a los beneficiarios”.

Salvo el último de los planteamientos expuestos, en lo general cualquier trabajador podría solventar alguna de las deducciones posibles pero cuando el salario se somete a múltiples deducciones de manera paralela y durante determinado lapso de tiempo, el resultado resulta catastrófico para el empleado.

Los casos abundan en los municipios metropolitanos y los casos corresponden a situaciones similares, deducciones sobre deducciones que llevan a los trabajadores a recibir pagos que no les sirven ni para asegurar el traslado a sus lugares de trabajo.

Buscan chambas alternas

Un policía del municipio de Tlajomulco que se encuentra en esta condición salarial de múltiples deducciones, dio testimonio de lo complicado que resulta el encontrarse en una situación de este tipo, la cual asegura que en ningún momento buscó, sino que las cosas se fueron dando de tal manera que ahora cerca del 90 por ciento de su sueldo no se refleja en el cobro quincenal.

Su salario de acuerdo a la nómina publicada en el portal oficial del ayuntamiento es de poco más de 13 mil pesos mensuales, que se distribuyen en pagos quincenales de 6 mil 383 pesos, ya incluidas las deducciones obligatoria se corresponden impuestos hacendarios.

Pero el elemento de seguridad pública está muy lejos de percibir esa cantidad cada quincena debido a que para la remodelación de su vivienda solicitó un crédito personal en Instituto de Pensiones del Estado, que según lo señala el propio policía, le descuenta poco más de 3,100 pesos por quincena. Además, por obligación debe aportar una cuota de casi 2,600 pesos quincenales para cubrir la pensión alimenticia de su hijo, por lo que su percepción real apenas supera los 600 pesos por quincena.

“La verdad es que sí está difícil, de haber sabido que las cosas se iban a dar de esa manera nunca hubiera pedido el préstamo para construir”, explicó el oficial que prefirió que su nombre se mantuviera reservado.

Los elementos policiacos son de los funcionarios que más padecen estos casos (Especial)

El préstamo con pensiones del estado está fijado a cubrirse en aproximadamente un año, mientras que la pensión de su hijo, de apenas 3 años de edad, está obligada a entregarse a la madre del menor hasta que el pequeño cumpla la mayoría de edad o se emancipe, aunado a ello, si el juez lo considera, la cuota que entrega por pensión se incrementará debido a que los gastos del niño también crecerán conforme crezca y comience a estudiar y tener otras necesidades.

Para solventar la merma salarial de cada 15 días, el elemento aprovecha que cuenta con un horario laboral de 24 horas de trabajo por 48 de descanso y así realiza algunas actividades que la ayudan a complementar su ingreso y de alguna manera sobre llevar las cosas.“Ahorita con amigos y con la familia estoy juntando ropa, zapatos y algunas otras cosas para venderlas”. - ¿En dónde las vende? – “en los tianguis, en la cochera de mi casa, ahora sí que en dónde se pueda, hasta con los mismos compañeros. Hay que sacar para la papa”, señaló.

Al hablar del tema, el semblante del oficial se tornó un tanto serio, incluso señaló que prefiere trabajar en tianguis alejados del municipio en el que se desempeña como policía, pues no le gustaría que lo reconocieran y porque considera que se trata de oficios que no son compatibles por la exposición que ambos tienen.

Policías, los más golpeados en la cartera
En Guadalajara, los casos más extremos involucran a un policía, un paramédico y un custodio, que en las últimas quincenas han recibido una percepción de 401, 408 y 440 pesos respectivamente, mientas que en Zapopan, las percepciones más bajas se reparten entre un policía primero, un operado y un policía tercero. Estos funcionarios registraron depósitos de 3.85, 4.24 y 4. 59 pesos en sus cuentas respectivamente.

Otra de las demarcaciones donde se registran funcionarios públicos con escasos ingresos, debido a las deducciones que sufre su salario es Tlajomulco, donde los tres salarios más bajos registrados en las ultimas quincenas, corresponde a un auxiliar administrativo con una percepción de 34.81 pesos, un auxiliar operativo que recibió 151.36 pesos y un empleado de soporte técnico con una percepción de 196.25 pesos por quincena.


SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.