El funcionario más joven de BC está en Rosarito

Eligio Valencia tiene 19 años de edad, cursa el segundo semestre en la universidad y ya tiene bajo su responsabilidad a tres delegaciones integradas por más de 100 mil personas
Eligio Valencia López (tercero der-izq) en recorrido por delegaciones
Eligio Valencia López (tercero der-izq) en recorrido por delegaciones (Cortesía/Ayuntamiento de Playas de Rosarito)

Playas de Rosarito

Miles de personas vitoreaban dentro del recinto en turno. Todos los hombres y mujeres que lo rodeaban rebasaban sus cuatro años de edad, pero a todos los miraba por encima, desde el pódium. No quería sucumbir ante el miedo y cuando los nervios le ganaban apretaba más fuerte la mano de su padre.

Así fueron los primeros roces con la política de Eligio Valencia López, un joven priista de 19 años de edad que a menos de dos meses de su cumpleaños número 20 fue nombrado coordinador de delegaciones de Playas de Rosarito, un municipio con más de 140 mil habitantes.

En algunos pasillos del Ayuntamiento, donde trabaja por orden del alcalde panista, Silvano Abarca Macklis, se le conoce como el funcionario más joven del estado, pero a él, eso no le molesta.

"Recuerdo a mi padre siempre dando discursos en el ámbito sindical, porque bueno... él es el dirigente estatal de la CTM. Recuerdo acompañarlo a las asambleas nacionales de la CTM. Me miro de 4 o 5 años sosteniendo la mano a mi papá... en un pódium", recordó.

No mide más de un metro con setenta centímetros y su rostro refleja juventud, aunque su actitud, en extremo formal, contrasta con su edad. Habla poco y responde con frases cortas; entre una y otra pregunta dibuja una sonrisa pero no pierde la compostura.

Al hablar de su vida privada, revela que su recámara no parece la de un joven de 19 años. Hace unos cuantos meses, de las paredes colgaban cuadros con paisajes; eran sus favoritos. Ahora esas imágenes fueron reemplazadas por las fotografías de su boda.

En el armario guarda trajes de vestir, camisas de manga larga y sacos. Los usa todos los días desde marzo pasado, cuando asumió el cargo como funcionario de primer nivel.

"No tengo compromisos con nadie"

"No tengo compromisos ni responsabilidades con nadie. La juventud implica nuevas ideas y proyectos, pero no contamos con la experiencia que muchos políticos tienen; va de la mano apoyarse también en consultar y preguntar cómo se trabaja", dijo.

Para llegar al cargo primero se creó la Delegación Centro del quinto municipio, la cual quedó a cargo de Marco Antonio Morales, quien antes era el coordinador de delegaciones, puesto que ahora pertenece al joven que aún estudia Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana.

Admite que su edad ha sido un arma de doble filo para él. Por un lado, asegura que esto le ha permitido acercarse a la gente de las colonias, pero por otro, ser un joven que tiene a su cargo personas de mayor edad y con más trayectoria, también es un problema.

Para Eligio, el mayor reto es terminar los tres años de esta administración, al lado de un alcalde emanado de un partido diferente, pero que, dice, "rompió con todos los esquemas" al integrarlo en su gabinete.

"He escuchado varios comentarios sobre acuerdos políticos, pero ha sido algo que los medios manejaron. Sí, al principio hubo dudas y comentarios, pero yo creo que ya me han visto activo y proponiendo. Yo creo que esa imagen ya cambió", consideró.

No tuvo experiencia en otros empleos, pero recuerda que dentro de la política empezó desde adolescente en los grupos juveniles del PRI. Asegura que su padre ha sido y sigue siendo su ejemplo para convertirse en el tipo de servidor público que quiere.

"Mi héroe"

Eligio Valencia también es el nombre de su padre, un hombre de 74 años, propietario de un periódico regional, quien además fue diputado local y regidor de Tijuana por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y que hace dos años fue candidato a senador.

"Mi padre viene de la Sierra de Aranza, Michoacán... él a los 14 años no conocía los calcetines, a esa edad no tenían para eso. Es una persona que viene desde abajo. Él llega a la central camionera; más por pena que por poder decidir a dónde ir él escoge Tijuana. Me dice que él solo llevaba una 'coquita' sin saber dónde iba a dormir y dónde iba a trabajar", narró.

Su héroe, como él lo llama, también es conocido por señalamientos en su contra, pero esto a él no le preocupa; dice que él conoce sus dos caras. Valencia Roque fue acusado de evasión fiscal, y para evitar su detención, escondido en la cajuela de un carro entró al recinto legislativo para rendir protesta como diputado y recibir fuero constitucional.

"Desde antes se le criticaba mucho, que ratero, que esto y el otro, pero no los conocen. Los políticos no son sólo robar. Claro, la política se presta para hacer negocios, pero también para servir, y eso yo lo veo y lo he vivido con un político muy importante en el estado, que es mi padre", dijo.

Una juventud desilusionada

Para Eligio, la juventud necesita despertar. A pesar del partido al que pertenece, movimientos juveniles de izquierda como #YoSoy132 son importantes para él.

"Yo creo que más que nada existe el desánimo de que quieres y no puedes, no te dejan. Entonces te desanimas y yo creo que eso es lo que principalmente pasa... voy a mantenerme en contacto con la gente. Eso pasa con los políticos, se la pasan en su oficina, en los congresos, se olvidan de la gente", mencionó.

Aunque reconoce la trayectoria de su padre, el joven de 19 años quiere ser recordado por su trabajo y no por su apellido, pues asegura que su carrera no termina con esta administración, ya que pretende ir por más.