No hay nada que festejar con promulgación energética: Barbosa

Miguel Barbosa, líder del PRD en el Senado, dijo que con la promulgación de las leyes secundarias de la reforma energética se legaliza el desmantelamiento de Pemex y CFE.
Miguel Barbosa, coordinador del PRD en el Senado.
Miguel Barbosa, coordinador del PRD en el Senado. (Tomada de Twitter / @SenadoresPRD)

Ciudad de México

La promulgación de las leyes secundarias en materia energética concretará el atraco a México de grupos de poder político y económico interesados en desmantelar los recursos patrimoniales, aseguró el senador perredista Miguel Barbosa Huerta.

"Nada que festejar", dijo el coordinador de la bancada del Partido de la Revolución Democrática en el Senado de la República.

El presidente Enrique Peña Nieto promulgará el lunes las leyes secundarias de la reforma energética que aprobó el Congreso en un acto se tiene previsto a las 11:00 horas en Palacio Nacional.

"Existe un antes y un después de la promulgación de la privatización de nuestros recursos energéticos. En el fondo la decisión fue plegarse al Poder, esta sumisión tendrá costos graves para la autonomía del Congreso de la Unión y para nuestra vida democrática", opinó el senador.

En un comunicado, Barbosa Huerta explicó que el Congreso de la Unión dio su aval, a través de la mayoría conformada por PRI y PAN, a una reforma contraria al interés del pueblo, pero bajo el argumento de que en todo momento se respetó la ley.

Señaló que con la reforma energética se privatizan los recursos naturales, se entrega la renta petrolera a las empresas privadas, se legaliza el desmantelamiento de Pemex y CFE, se afecta la estabilidad laboral de miles de trabajadores dedicados a la exploración, extracción, refinación, distribución y comercialización de hidrocarburos.

Barbosa dijo que el PRI y el PAN dieron absoluta libertad al poder Ejecutivo para dilapidar el patrimonio nacional.

"Con esta reforma cambia de manera sustancial nuestro pacto social. Han excluido a la izquierda del gran acuerdo nacional que ha posibilitado la estabilidad y la gobernabilidad del país", aseguró.

El senador Barbosa Huerta recordó que la exclusión sólo ha provocado polarización, confrontación y distanciamiento, y el poder no ha valorado la enorme contribución de la izquierda para circunscribir su lucha a la arena electoral e institucional.

Consideró que la nueva reforma de poco servirá sin controles para el combate a la corrupción y nada asegura su éxito, pues fue implementada por los mismos hombres que hicieron mal uso del modelo anterior, que se beneficiaron mediante negocios y que hoy son los reformadores, los mismos hombres que ya fracasaron, reiteró.

"Muy pronto se verán los saldos de esta reforma. Inevitablemente se derrumbará la fachada de éxito y quedarán al descubierto los resultados de una privatización fallida", afirmó.

El nuevo modelo energético tendrá el mismo resultado que en su momento tuvo la privatización del ejido, de los ferrocarriles, de las telecomunicaciones y tantas otras cosas que se entregaron al capital privado en aras de la productividad, será un rotundo fracaso, dijo.

Barbosa Huerta aseguró que con la fuerza de la ciudadanía en la consulta popular se podrá revertir la reforma energética, pues la gente está lista para ejercer su soberanía sobre temas de interés nacional y lo hará para derrumbar la privatización que hoy aparece como un hecho consumado, dijo.