Candidaturas independientes son una farsa: activistas

Liliana Flores Benavides y Tatiana Clouthier de Evolución Mexicana, señalaron que los requisitos que se piden para que un ciudadano participe en elecciones son complicados.
La abogada Liliana Flores Benavides.
La abogada Liliana Flores Benavides. (Foto: Archivo)

Monterrey

Las candidaturas independientes contempladas en la reforma político-electoral son una farsa y su aplicación será imposible, coincidieron Evolución Mexicana y la abogada Liliana Flores Benavides.

Esto debido a los candados que se plantean para los candidatos independientes, pues los requisitos que se piden son muy altos, según señalaron.

Para que un candidato independiente se registre para contender por la presidencia tendrá que reunir más de 780 mil firmas, indicó Flores Benavides.

El mismo criterio será utilizado en los distritos locales donde se pedirán de 5 mil a 6 mil firmas, que deberán ser ratificadas por los ciudadanos ante la Comisión Estatal Electoral.

"Jurídicamente existirán las candidaturas independientes, pero en términos de viabilidad, de posibilidad real, está la canasta muy alta, difícilmente alguien podrá lograr los requisitos que puedan exigir para poder contender.

"Si López Obrador para el registro de MORENA, tuvo que juntar 600 mil firmas de apoyo, con todo lo que implica que es López Obrador, con las 'N' veces que le ha dado la vuelta al país y lograr 600 mil firmas de apoyo sudaron para lograrlo, un individuo no va a poder hacerlo", señaló

Tatiana Clouthier, en representación de la organización Evolución Mexicana, señaló que las candidaturas independientes son una farsa y que además violentan la constitución de la forma en que se establecen en la reforma político-electoral.

Además de que para la recolección de firmas se solicitará una copia de la credencial de elector, lo que dijo está en la línea de lo que pudiera ser ilegal, ya que no se puede solicitar el documento original al ciudadano.

"La manera en que quedaron las candidaturas independientes, lo que vienen siendo al final de cuentas es una farsa, es decir te doy un derecho, pero un derecho que es inalcanzable.

"Llego a tu casa a pedirte la firma pero te digo vaya y saque una copia o se te pide la credencial y yo saco la copia, está en el límite de posible y de lo ilegal", señaló.

Ambas criticaron que si bien el proceso electoral local iniciará en octubre de este año, algunos políticos que tienen puestos públicos ya están en campaña promoviendo su imagen con recursos públicos y valiéndose de programas estatales y municipales.

"Por otro lado los castigos, si un candidato independiente viola o violenta algunos de los procesos puede perder hasta su registro, y un candidato por partido político ni siquiera está visto como una posibilidad", dijo Clouthier.

Señalaron desventajas en el tiempo para hacer campañas, los recursos económicos para las mismas y la cantidad de firmas que son cuatro veces más la que tendrá que presentar un candidato independiente a diferencia de un candidato de partido político.

Mientras en el proceso electoral anterior en el 2012 se puso un tope de 336 millones de pesos para campañas, a un candidato independiente se le darían cerca de 36 millones de pesos para gastos de campañas.

Lo que aseguran pondrá una vez más en desventaja a los candidatos ciudadanos, que posiblemente se verían obligados a hacer coalición con partidos "chiquitos" para lograr la cantidad de firmas, con el riesgo de perder esa "independencia política".