Expulsan del PRD al alcalde de Iguala

El Consejo Nacional exigió al gobierno de Enrique Peña Nieto apoyo incondicional e institucional al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, para esclarecer los hechos ocurridos en Iguala.
Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, y Xavier Garza, secretario de administración y finanzas del PRD.
Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD. (Cortesía)

Ciudad de México

En un posicionamiento avalado de manera unánime por el Consejo Nacional del PRD, se determinó expulsar del partido al alcalde con licencia de Iguala, José Luis Abarca. Además, se apoyará el juicio de procedencia en su contra.

En el pronunciamiento, el Consejo Nacional condenó los actos criminales contra estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y otros jóvenes en aquel municipio, pero advirtió que "el presidente de la República como jefe del Estado mexicano es el responsable principal de la paz, de la seguridad pública y la seguridad nacional y por lo tanto no debe eludir este mandato Constitucional".

El PRD exigió al gobierno de Enrique Peña Nieto apoyo incondicional e institucional al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, para esclarecer los hechos ocurridos en Iguala.

"El PRD exige al gobierno de la República que brinde incondicionalmente el apoyo institucional al gobierno del estado de Guerrero, mediante la coadyuvancia para el esclarecimiento inmediato de los hechos y el castigo a los autores materiales e intelectuales de estos actos criminales, con todo el peso de la ley".

El PRD demandó también el esclarecimiento de hechos de violencia en otros estados, como Tamaulipas, Michoacán y el estado de México, tras lo ocurrido en Tlatlaya.

"El Estado mexicano ha sido rebasado por la violencia irracional que está cubriendo de sangre al país y no podemos seguir que esto siga ocurriendo".

El Consejo avaló condenar que frente a estos hechos se pretenda utilizarlos con cálculos políticos y propósitos electorales".

Antes de la lectura del posicionamiento, Jesús Zambrano defendió al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, al señalar que no tiene nada que ver con lo ocurrido en Iguala y la aparición de las fosas, y acusó que hay intereses políticos.

"Me llamó la atención de (Enrique) Peña Nieto haciendo con Ángel Aguirre lo que no hizo en Michoacán, Tamaulipas, estado de México o Jalisco, a pesar de problemas muy graves de seguridad en esas entidades. Pretender que se quiera encarecer el clima político es algo muy delicado".

En entrevista antes de reanudar el Consejo Nacional dijo que la salida al conflicto no debe ser la de pedir la cabeza del gobernador guerrerense.
"En Guerrero no hay condiciones para la desaparición de poderes, eso es lo que quisieran los priistas. El gobernador no es responsable".