“El éxodo de infantes, por la posible reforma migratoria”

Esa expectativa ha motivado que 12 mil niños no acompañados viajen hacia EU este año, cuatro mil más que el total en 2013.
El mandatario dijo que no tiene recursos para frenar la migración.
El mandatario dijo que no tiene recursos para frenar la migración. (Luis Soto/AP)

Washington

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, aseguró ayer que el aumento de la migración de menores de edad sin acompañantes hacia Estados Unidos es producto de la expectativa de ser incluidos en una eventual reforma migratoria.

“Con la reforma migratoria anunciada en Estados Unidos aumentó no solo el número de niños o jóvenes migrantes no acompañados, sino también de guatemaltecos que, con la expectativa de que ellos puedan ser parte de esa reforma, nos ha incrementado el número”, dijo a la cadena Univisión.

El Senado de Estados Unidos aprobó en junio de 2013 una iniciativa de reforma migratoria que legalizaría a millones de inmigrantes indocumentados, pero el proceso legislativo no fue completado toda vez que no ha sido votada en la Cámara de Representantes.

Pérez Molina señaló que la migración de niños guatemaltecos no acompañados se mantenía en niveles de mil a mil 200 al año en ruta a Estados Unidos, pero en 2012 aumentó a tres mil, en 2013 a ocho mil y en 2014 van 12 mil “motivados por esa expectativa realmente”.

El presidente guatemalteco reconoció que carece de recursos para intentar frenar esa migración y sostuvo que tampoco dispone de una autoridad legal para hacerlo.

“Ellos pasan legalmente, aquí hay un convenio centroamericano en donde pueden sencillamente cruzar la frontera con su identificación, no necesitan visa ni pasaporte, sino que ellos pasan a Guatemala con toda la legalidad y no tenemos la autoridad para poderlos detener”, precisó.

Pérez Molina señaló que el año pasado se registraron dos mil 82 repatriaciones de menores guatemaltecos no acompañados, la mayoría deportados desde territorio mexicano y 314 desde Estados Unidos.

El mandatario sostuvo que en Guatemala lo que se requiere en este momento es privilegiar una solución “humanitaria”.