Solo en Tamaulipas, Jalisco y Puebla hay excelencia educativa

A partir de hoy entran en vigor las nuevas disposiciones y según el director de Mexicanos Primero corren el riesgo de convertirse en “letra muerta”.

México

A dos años de haberse aprobado la reforma constitucional educativa y uno del aval de sus leyes secundarias en el Congreso de la Unión, 19 estados las cumplen "a medias" o simplemente se negaron a armonizar sus legislaciones locales con el mandato federal.

A partir de hoy entran en vigor estas disposiciones y, de acuerdo con Mexicanos Primero, únicamente tres entidades cumplieron en excelencia: Jalisco, Puebla y Tamaulipas; mientras que siete enfrentan una controversia constitucional de parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP) ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La organización civil, junto con México Evalúa, advirtieron que 2015 será crucial para instrumentar la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto, porque de no hacerlo corre el riesgo de ser "letra muerta".

Indicaron que si el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, no es capaz de aplicarla será necesario su cambio para no perder un sexenio más sin calidad educativa.

La ley educativa establece que este 2014 se realizaría un censo nacional por parte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para determinar el número de centros escolares, alumnos y maestros que componen el sistema educativo.

Sin embargo, hubo zonas de Michoacán, Guerrero y Oaxaca donde no se pudieron levantar los datos; al respecto, el titular de la SEP aseveró que en los lugares donde no se haya permitido el registro se cancelarán los pagos.

Asimismo, desde 2015 los estados dejarán de pagar la nómina magisterial y será la Federación la que pague los salarios de los docentes. De acuerdo con la ley, maestro que acumule tres faltas dejará de dar clase frente a grupo y será canalizado a otra área del sistema educativo.

Asimismo, cada profesor que desee una plaza deberá presentar un examen de oposición ante las autoridades del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, siendo el que tenga mejores resultados el que acceda a un lugar.

Pero toda esta transformación estructural, que contó con el aval de los partidos mayoritarios en el Congreso de la Unión y que fue aplaudida internacionalmente, está a punto de fracasar.

El director general de Mexicanos Primero, David Calderón, advirtió que 2015 es crucial en materia educativa para impulsar el ritmo reformador del presidente Peña Nieto, o bien, arruinar la reforma.

"Desde el arranque de esa aplicación hubo tropezones, retrasos, ausencias y omisiones que son muy graves, y que han limitado mucho del efecto positivo de esta reforma. 2015 es fundamental y si prevalece la omisión y la incapacidad va a quedar muy poco margen de corregir en el futuro", detalló.

Aseveró que el gobierno federal no supo instrumentar las normas constitucionales, toda vez que los funcionarios de la SEP nunca estuvieron relacionados con estos temas que provenían de la sociedad civil.

"La reforma tiene contenidos que fueron planteados por los académicos y la sociedad civil, pero no es un proyecto que trajera originalmente el grupo actualmente gobernante, no es, por ejemplo, una ampliación de la política educativa del Estado de México en el sexenio pasado. Es un cambio que ya se venía exigiendo, que ya se venía pidiendo, que ya se venía diseñando y que entonces, con mucha inteligencia política, tomó el grupo que recién ganó las elecciones", dijo.

Calderón indicó que las protestas encabezadas por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, así como el desinterés de las autoridades educativas federales han detenido el impulso de los cambios a la Constitución.

Recordó que en el caso de las zonas donde no se pudo aplicar el censo educativo, el secretario Chuayffet no se atrevió a detener los pagos ni el Congreso de la Unión los castigó con menos recursos para este año.

"Los verdaderos maestros que están en las escuelas sienten un gran desánimo, porque dicen ´nosotros nos portamos bien, sabemos que nos están observando con lupa, pero aquellos que marchan, roban y queman no les pasa nada y les va mejor, les suben el sueldo, les consideran, los escuchan", relató.

El director de Mexicanos Primeros aseveró que si el secretario Emilio Chuayffet no es capaz de aplicar la ley, será necesaria su remoción junto con los funcionarios que tampoco estén dispuestos a hacerla valer.

"Siendo honestos se corre ese riesgo de que sea letra muerta la reforma. Aquí vale mucho la regla de que si no hay agentes de cambio debe haber cambios de agentes, aquellos que están al frente de la educación tienen que hacerse responsables: secretario y subsecretarios federales y estatales", conminó.

Dijo que es momento de que la sociedad civil una sus demandas en la materia y presione a las autoridades a cumplimentar la ley y elevar la calidad educativa.

"Se va a necesitar un doble movimiento. Por un lado, en el gobierno federal, porque si fracasa esta reforma las otras se caen en efecto dominó, todas tienen su complejidad y sus elementos que no son tan fáciles de controlar. Pero ésta es la primera, fue la que más consenso produjo, es en la que todavía la gente —según las encuestas— cree más que en todas. Entonces no puede permitirse el lujo de desperdiciar esta reforma como el poste firme para el resto.

"Se necesita renovar el liderazgo de la SEP, si no cambiando a las personas, sí las actitudes", detalló.

Por separado, el director de investigación de México Evalúa, Marco Antonio Fernández, aseguró que hay una notable incapacidad del gobierno federal y de los estados por hacer valer la ley educativa.

"Creo que tenemos un reto mayúsculo para avanzar más rápido en la aplicación de la reforma, después del esfuerzo de organizaciones de la sociedad civil y del Congreso y de la propia autoridad federal y de los estados que aprobaron cambios a la Constitución", señaló.

El también integrante de la facultad de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey indicó que el presidente Peña Nieto no ha mostrado talante político ni el secretario Chuayffet decisión ante la negativa de los estados.

"Tenemos un problema de desafío este 2015 para impulsar la reforma educativa, a la que se suma la infraestructura tal y como lo demuestra el censo, que con la información que tenemos sabemos que hay problemas serios en las cosas mínimas: techo, piso firme, pizarrones, baños que funcionen; esto habla y trata de cómo se ha ejercido el gasto en educación", detalló.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]